Lado B
Va por México: la apuesta engañosa y peligrosa
De acuerdo con el discurso de la oposición, el punto esencial de la elección de 2021 es detener a Morena y la forma de lograrlo es minando su poder en la Cámara de Diputados
Por Juan Manuel Mecinas @jmmecinas
25 de enero, 2021
Comparte

De acuerdo con el discurso de la oposición, el punto esencial de la elección de 2021 es detener a Morena y la forma de lograrlo es minando su poder en la Cámara de Diputados. En su lógica, a menor número de diputados, mayor límite al poder del presidente. Apuestan por una reedición de la elección de 1997, donde la oposición le arrebató el control de la Cámara de Diputados al partido en el poder. 

BANNER-2.jpg

Sin embargo, ese discurso de la oposición deja de lado que en la elección de 2021 no solo está en disputa la Cámara de Diputados, sino prácticamente la mitad de las gubernaturas del país y que esa misma oposición gobierna esas entidades. Exacerba la importancia de la Cámara Baja y minimiza la lucha electoral por 15 gubernaturas.

¿Por qué apuesta de esa forma? Porque conoce las encuestas y sabe que sus probabilidades de resultar triunfadora en las elecciones locales no son buenas: aunque Morena no gobierna hoy en día en 14 de las 15 gubernaturas en juego, podría terminar la noche del primer domingo de junio con la mitad de esas gubernaturas en el bolsillo, refrendando la gubernatura de Baja California, ganada en 2018. Perder la mayoría de la Cámara ganando Nuevo León —la joya de la corona— y seis gubernaturas más no parece ser una catástrofe para el partido de López Obrador. Por el contrario, ¿sería un logro para la oposición? 

Ganar la Cámara de Diputados en 2021 no debe colocarse en el mismo pedestal que cuando la oposición al PRI hizo en 1997. En el discurso de la oposición sería minar el poder de López Obrador, pero en la realidad siete gubernaturas —incluidas Nuevo León, Sinaloa o Sonora, por ejemplo— parecen demasiado botín. La Cámara de Diputados es un dolor de cabeza para el presidente si se ve en términos presupuestales, pero justamente la Historia muestra que los presidentes no deben preocuparse mucho: solo en contadas ocasiones han sufrido descalabros en los presupuestos a pesar de no tener mayoría en la Cámara. 

También te puede interesar: Entre ocurrencias y descalificaciones

Por el contrario, gobernar la mayoría de estados fronterizos (Baja California, Nuevo León, Chihuahua y Sonora) y, como cereza del pastel, conservar una presencia en la Cámara de Diputados que obligue a la oposición a negociar no es un resultado forzosamente malo. Perder la mayoría de gubernaturas en juego a cambio de que Morena pierda el control en la Cámara de Diputados parece que es un resultado que la oposición ha asumido como óptimo y esa es una apuesta peligrosa. La oposición tendría que minar el avance de Morena no solo en las elecciones federales, sino también en las elecciones estatales. En 2018 Morena ganó cinco gubernaturas; en 2019 sumó Puebla y en 2021 podría sumar siete gubernaturas.

Ganar casi la mitad de las gubernaturas en tres años se dice fácil pero no solo golpea a la oposición en términos estadísticos y simbólicos (ni siquiera el PAN en su mejor momento pudo gobernar la mitad del país localmente), sino también en el día a día de la política: no es fácil vivir en la oposición a nivel federal y a nivel estatal, y ya no hablemos de que dentro de esas gubernaturas encontramos estados importantes (Veracruz, Puebla, CDMX y podría añadirse Nuevo León). La apuesta parece arriesgada: que Morena pierda 40 diputados es una buena noticia para la oposición, pero si eso significa a su vez perder siete gubernaturas, más de un gobernante —incluido López Obrador— lo firmaría como un éxito al inicio de la contienda. 

Eso no es todo: si el resultado es aún más adverso para la oposición, esta podría perder 11 de las 15 gubernaturas en disputa, de acuerdo con algunas encuestas. Si perder siete gubernaturas ya es dudosamente exitoso, perder diez gubernaturas a manos del partido de AMLO resultaría catastrófico. Y 40 diputados no serían un bálsamo, por más que la oposición lo presuma como un éxito.

 

*Foto de portada:  Gobierno de México | Facebook 

Comparte
Autor Lado B
Juan Manuel Mecinas
Profesor e investigador en derecho constitucional. Ha sido docente en diversas universidades del país e investigador en centros nacionales y extranjeros en temas relacionados con democracia, internet y políticas públicas.
Suscripcion