Lado B
Divulgación de contenidos o diseño de entornos de aprendizaje ¿cuál es la principal tarea docente?
Por Espacio Ibero @
12 de octubre, 2021
Comparte

Mtro. Omar Gutiérrez Peral

¿Cómo ha ido el regreso presencial a clases? Es una pregunta breve que, sin embargo, puede abrir paso a un torrente de opiniones con contenido para varias horas de conversación.

Whats.png

Para empezar, no todos los estudiantes han vuelto presencialmente a clases, así que algunos responderán argumentando las razones para mantenerse en modalidad a distancia. Otros, los que decidieron optar por el regreso a las aulas, hablarán del reacomodo, de lo bueno y no tan bueno, de las emociones, de la vuelta al trayecto casa-escuela y demás experiencias vividas.

Otros más, las y los docentes, responderán desde una perspectiva distinta, la de quien se ha encargado de hacer posible la continuidad de las clases, ajustando lo necesario para atender a quien vino al salón, a quien no, y a quien lo hizo a veces sí, a veces no.

Y es que hoy se ha hecho necesario plasmar en la práctica una idea de la que se ha estado hablando desde hace varios años en los círculos académicos: la de reformular el rol de los docentes para no restringir su quehacer a la simple exposición de contenidos curriculares y permitirles asumir la tarea de concebir escenarios de aprendizaje capaces de ofrecer a sus estudiantes las estructuras y dinámicas necesarias para el logro de aprendizajes relevantes, adaptables a la situación particular de cada chico o chica manteniendo al mismo tiempo un hilo conductor, pues no se trata de diseñar tantos cursos como alumnos o alumnas hay en un grupo escolar.

Pensar a la o el docente como diseñador de entornos de aprendizaje, significa hacer visibles muchas actividades que hasta ahora han permanecido ocultas, o bien disminuidas en su importancia. El tiempo dedicado a explicar, es decir, a divulgar contenidos, toma solo una fracción de la jornada y se acompaña de la preparación cuidadosa de ingredientes diversos para que estudiantes tengan la oportunidad de expresar hallazgos, debatir y dialogar constantemente, ensayar ideas, probar nuevos enfoques, pilotar procesos, colaborar, resolver retos, establecer contacto con expertos, entre otras experiencias enriquecedoras.

También puedes leer: Todo lo que forma, transforma

Por eso, un docente no solo explica contenidos, también selecciona y/o produce recursos de apoyo para facilitar el acceso a conocimiento archivado, diseña actividades de aprendizaje, acompaña y orienta, establece un marco lógico para que todo mundo entienda qué se espera —cuándo y cómo—, resuelve dudas, anima, sintetiza, corrige, y lleva a cabo otra buena cantidad de actividades agrupadas en cinco grandes áreas:

  • Académica. Considerada el corazón de la docencia, implica el seguimiento del proceso de aprendizaje a nivel individual y grupal.
  • Técnica. Se refiere a la atención de todas las configuraciones y orientaciones necesarias para el correcto funcionamiento de las herramientas y el apoyo a estudiantes para el desenvolvimiento exitoso de las actividades del curso.
  • Organizativa. Referida principalmente a la conformación de una estructura que permita el desarrollo en tiempo y forma de las actividades programadas y promueva la interacción entre los participantes.
  • Orientadora. El desarrollo exitoso de un curso requiere una constante presencia por parte del o la docente. La dimensión orientadora le brinda la oportunidad de incidir para evitar el aislamiento y posible abandono de las y los estudiantes, pero también en el crecimiento de las potencialidades cognitivas y afectivas.
  • Social. La diversificación de escenarios para el desarrollo de actividades de aprendizaje que ha resultado de la emergencia sanitaria vivida recientemente puede ser aprovechada en el diseño de recorridos híbridos (a ratos presenciales, a ratos virtuales) para las y los estudiantes. Desde la dimensión social, el profesor o la profesora tiene el compromiso, pero también la oportunidad, de establecer un clima en el que quienes participan se sientan confiados y animados a participar activamente.

Por lo anteriormente expuesto, como puede concluirse fácilmente, la principal tarea de los docentes ha sido siempre, y hoy es más notorio que nunca, la creación de entornos de aprendizaje que sí, incluyen la divulgación de contenidos, pero abarcan mucho más. Dejemos atrás ideas medievales (el modelo didáctico centrado en la cátedra nació en el siglo XII con las primeras universidades europeas) y entendamos todos y todas, de una vez por todas, que un maestro o maestra está haciendo su trabajo aun cuando no le veamos desarrollando un tópico frente a un grupo de colegiales, en un aula física o virtual. Del mismo modo, asumamos quienes nos dedicamos a la docencia, que nuestra labor principal no es enseñar, sino construir posibilidades para el aprendizaje de nuestros estudiantes.

* Foto de portada: Freepik

Comparte
Autor Lado B
Espacio Ibero
Suscripcion