Lado B
6 razones para vacunarte contra COVID-19
La Estrategia Nacional de Vacunación contra la COVID-19 avanza en todo el país. Y aunque el Gobierno de México ha administrado desde diciembre de 2020 a la fecha, poco más de 85 millones de dosis, aún existen dudas sobre su aplicación
Por Daniel Cruz Cortés @DanielCortesMx
02 de septiembre, 2021
Comparte

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que aunque las vacunas no detendrán la pandemia por sí solas, estas juegan un papel clave en minimizar sus efectos letales y acelerar su fin.

Martes.png

Actualmente, el reto en México es vacunar a más de 107 millones de personas a más tardar en marzo de 2022. Algunos factores como cadenas de suministro limitadas, acaparación internacional del fármaco, obstáculos en la logística y la resistencia de cierto sector de la población a ser vacunado, provocan que el objetivo establecido por el gobierno federal se vea poco optimista.

Según datos de la Secretaría de Salud (SSA) federal, de las más de 85 millones de dosis que han sido aplicadas en nuestro país, 1 millón 579 mil 490 han sido enviadas al estado de Puebla. Sin embargo, la entidad permanece muy por debajo de la media nacional en cobertura de vacunación a personas de 18 años o más, la cual se establece en 67 por ciento; en Puebla —la entidad con la tasa más baja de personas inoculadas—, solo el 41 por ciento de la población ha recibido por lo menos una dosis.

También puedes leer: Puebla, último lugar en vacunación y sin dosis nuevas

Por ello, en LADO B hablamos con el ex director de Atención Médica del Estado de Oaxaca y actual asesor médico de la Secretaría de Salud de aquella entidad, el Doctor Erick Azamar Cruz, para conocer cuáles son los principales datos sobre vacunación contra COVID-19 y las razones por las cuales es mejor que decidas vacunarte:

1. La inmunidad colectiva es la forma más efectiva de controlar la pandemia

Según el Doctor Erick Azamar Cruz, las formas más efectivas de controlar la pandemia y retornar las actividades masivas, son: la vacunación universal y el seguimiento sanitario de lavado de manos, uso de cubrebocas y distanciamiento social.

La estrategia prioritaria a nivel global es garantizar una inmunidad colectiva, mejor conocida como inmunidad de rebaño. Esto significa minimizar las oportunidades que un virus tiene para encontrar huéspedes y establecerse en ellos. Al respecto, el Doctor Azamar Cruz establece que en el caso de la COVID-19, a diferencia de pandemias pasadas, se desconoce exactamente cuál es el porcentaje necesario para garantizar esta condición; aunque, asegura, la comunidad científica habla de un 95 por ciento de la población, tal como ocurrió con el control del sarampión en el siglo pasado.

 Hasta el momento, según el sitio Our World in Data, se han administrado más de 5 mil millones de dosis en todo el planeta; esto equivale al 39.6 por ciento de la población global.

2. Todas las vacunas son seguras y efectivas

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ha otorgado autorizaciones para uso de emergencia a nueve vacunas: Pfizer-BioNTech, AstraZeneca, CanSino Biologics, Sputnik V, Sinovac, Covaxin, Johnson & Johnson, Moderna y Sinopharm.

Tras la administración de cualquiera de las dosis avaladas por los organismos sanitarios de cada país, el sistema inmunitario produce anticuerpos, los cuales son usualmente generados a partir de virus o bacterias muertas o debilitadas.

Te recomendamos: ¿Aún no te vacunas contra COVID-19? Aquí resolvemos tus inquietudes

El médico asegura que “es importante recordar que todas las vacunas contra COVID-19 se han desarrollado utilizando criterios de rigor científico (…) que han existido durante décadas. Entonces, las vacunas no son experimentales, es importante que la gente sepa que cuando nos ponen una vacuna es porque ya pasaron todas las etapas requeridas en ensayos clínicos”.

Acerca de la Estrategia Nacional de Vacunación coordinada por la Brigada Correcaminos del Gobierno de México, el Doctor Erick Azamar opina que se deberían dar mayores atribuciones a las entidades federativas para implementar la inoculación en sus respectivos territorios: “se debería descentralizar este proceso de vacunación, dado que cada estado tiene un conocimiento puntual de las características de la región”, cuenta el funcionario a LADO B.

3. Nos protege de nuevas cepas

virus-jpg1-2-2.jpg

Ilustración: Gogo

Respecto a las mutaciones, el también académico, asegura que este es un proceso natural de todos los virus y a lo largo del tiempo surgirán más variantes del SARS-CoV-2. Asimismo, comenta que tal como ha sucedido con la Influenza A (H1N1), se requiere la aplicación de refuerzos para aminorar la creación de nuevas cepas. 

Sobre este tema, recomienda: “No dejarse llevar por todos esos mensajes, de pronto amarillistas que vemos en redes (…) que ya salió una nueva variante Delta, que ya apareció la variante brasileña, y es que ya apareció la variante hindú. Es cierto que cada variante tiene distintas formas de actuación, algunas son más fáciles de contagiarse, algunas generan mayor complejidad clínica cuando nos pega, pero en su conjunto estamos hablando de la misma enfermedad [COVID-19]”.

De acuerdo con lo publicado por el sitio Health Desk, aquellas personas que contrajeron el virus SARS-CoV-2 deben esperar por lo menos 90 días después de haberse recuperado antes de poder adquirir una vacuna; dicha información es avalada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos de Norteamérica.

Además, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) asegura que las vacunas permanecen altamente efectivas ante el surgimiento de nuevas variantes del SARS-CoV-2.

4. Los efectos adversos son mínimos

Las vacunas no provocan enfermedades, sin embargo, sí pueden ocasionar reacciones o efectos secundarios considerados normales. Los CDC de los Estados Unidos de Norteamérica, informan que las molestias más comunes después de la aplicación de cualquier vacuna contra la COVID-19 son: cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre y náuseas; así como: dolor, enrojecimiento o hinchazón en la zona de aplicación. No obstante, los efectos pueden variar dependiendo del fabricante.

Los riesgos de efectos secundarios graves son minúsculos comparados con la inmunidad y efectividad que ofrecen las vacunas. De acuerdo con lo dicho por el Doctor Peter Hotez de la Escuela Nacional de Medicina Tropical de la Universidad de Baylor a CNN, la tasa de reacciones graves a la vacuna de Pfizer/BioNTech, fue de apenas el 0,0005 por ciento, es decir, aproximadamente cinco por cada millón de personas.

5. Es un acto solidario que nos protege ante la posibilidad de hospitalización o muerte

Después de recibir la unidosis o segunda dosis (dependiendo de lo que indique el esquema), se adquiere la inmunidad necesaria tanto para evitar sintomatología severa como las posibilidades de que la persona sea hospitalizada o fallezca a consecuencia de la enfermedad; además se reduce la probabilidad de contagiar el virus.

Además, según lo dicho por el funcionario encargado de la reconversión hospitalaria de los servicios de salud oaxaqueños, el proceso de inoculación aceleraría procesos de retorno a las actividades masivas que hacíamos antes de la pandemia. 

Sobre el regreso a clases presenciales, asegura que debe ser un proceso paulatino y adaptado a los contextos locales. En ese sentido, afirma que la vida social debe avanzar de forma cuidadosa y responsable y que el retorno a las aulas es buen comienzo para hacerlo: “​​Algunas cosas van a cambiar para siempre”, asevera.

6. Se reduce la carga de trabajo para los servicios de salud

Durante la conferencia de prensa del día de hoy, 2 de septiembre, el titular de la Secretaría de Salud de Puebla, José Antonio Martínez García, informó que de los mil 4 pacientes hospitalizados en el sistema de salud estatal, el 77 por ciento no han recibido ninguna vacuna o se encuentran con medio esquema completo.

Sobre la edad de las personas que han contraído el virus, la SSA federal informó en el informe técnico de hoy sobre COVID-19 en nuestro país, que durante las últimas cinco semanas la mayor parte de casos confirmados se encuentra en los grupos de 18 a 29 años, seguido del grupo de 30 a 39 años y 40 a 49 años.

El hecho de que la vacuna impacte directamente en la disminución del número de personas que podrían ser hospitalizadas, es considerado por el Doctor Azamar como “una esperanza a la sobrevivencia ante esta situación [la pandemia de COVID-19]”. De esta forma, también se reduciría la carga laboral para las y los trabajadores de la salud.

También puedes leer: Denuncian sobreexplotación laboral en área COVID del Hospital de Cholula

La protección de las vacunas es de gran utilidad, no obstante, es crucial mantener las medidas de prevención avaladas por la OMS: correcto lavado de manos constante, usar cubrebocas (sin válvulas) y guardar al menos un metro de distancia entre personas.

Razones para vacunarse contra la COVID-19

Ilustración: Gogo

Suscríbase al boletín COVID-19 de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.

*Foto de portada: Nataliya Vaitkevich | Pexels

Comparte
Autor Lado B
Daniel Cruz Cortés
(He/Him/Él) De la Ciudad de México, pero adoptado por Puebla. Estudio Comunicación en la BUAP. Me gusta hablar, escribir, hacer radio y estar en permanente estado de aprendizaje. Me apasiona el periodismo, la comunicación política y el cambio social. Con el objetivo de mantener y defender siempre el derecho a la libertad de expresión e información.
Suscripcion