Lado B
¿Aún no te vacunas contra COVID-19? Aquí resolvemos tus inquietudes
Cualquiera de las vacunas que se están aplicando a nivel nacional e internacional funcionan para protegernos de la hospitalización y la muerte
Por Valeria Rodríguez @Varona92
12 de agosto, 2021
Comparte

Ante la vacunación masiva para protegernos del SARS-CoV-2 y sus nuevas variantes, es normal que surjan numerosas dudas acerca de las vacunas contra la COVID-19: cuáles son sus efectos, si podemos contagiarnos aún después de la vacuna, y qué implica a nivel social el vacunarse.

Por ello, en LADO B te informarnos sobre lo que contienen las vacunas en general, sus alcances y lo que debes tomar en cuenta al vacunarte. 

Las vacunas son completamente seguras

Existen diferentes tipos de vacunas contra COVID-19, sin embargo todas tienen la misma función: preparar a nuestro sistema inmunológico contra la enfermedad. En México se están aplicando biológicos con tres estrategias diferentes:

De ARN mensajero (ARNm): en este caso una molécula entra a nuestras células y hace que estas produzcan la proteína S spike [los piquitos del virus]; al ser reconocida por nuestro sistema inmune, se generan anticuerpos contra ella. 

También puedes leer: 77% de personas hospitalizadas por COVID-19 no están vacunadas: SSA

Esta vacuna también contiene lípidos, esferas de grasa que protegen este ARN y hacen que se adhiera a las células de la persona, explica para LADO B la profesora investigadora en Inmunología Viral de la Facultad de Nutrición en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Vanessa López Guerrero. El biológico de Pfizer-BioNTech es de este tipo.

El segundo tipo de vacuna es el vector adenoviral: en ella se emplea un virus que ha sido modificado y es incapaz de replicarse en nuestro cuerpo, pero sí que pueda llevar la información necesaria para activar la respuesta inmune y se exprese la proteína S de la COVID-19. Esos virus van en solución salina. Este proceso lo utilizan las vacunas: Cansino, Sputnik V, AstraZeneca y Johnson & Johnson, que aunque tienen una estrategia distinta tienen el mismo resultado.

Por último, también hay vacunas con virus inactivado. Contrario a lo que algunas personas piensan, el virus dentro de los biológicos ya está muerto, pues es tratado con una serie de químicos que evitan que se pueda replicar; es como decir que se trata del esqueleto del virus. En realidad ninguno de los componentes de la vacuna hace daño de manera directa, aclara López.

Este proceso está presente en la vacuna Sinovac, agrega la investigadora, pero todas las vacunas contra la COVID-19 comparten un mecanismo similar, funcionan diferente, pero el resultado es el mismo.

El objetivo es prevenir la hospitalización

Foto: Olga Valeria Hernández

La vacuna genera una respuesta inmune sistémica, es decir, se producen anticuerpos que estarán en nuestra sangre y serán capaces de llegar a los pulmones y limitar la infección [enfermar gravemente], pero la respuesta de anticuerpos no llega a boca, nariz y  garganta, sitios donde comienza la infección.

Para que se produzcan anticuerpos en la nariz, boca y garganta, necesitaríamos vacunas que fueran intranasales y, entonces sí, la respuesta inmune generada en estos sitios nos protegería de infectarnos y no solo de la enfermedad grave. Ya se están diseñando estas nuevas vacunas, las cuales serían muy eficientes para esto”, aclara la profesora. 

El objetivo que tienen las vacunas, agrega la investigadora, es activar al sistema inmune de las personas pero, como ha explicado, no nos protegen del contagio. No obstante, una persona vacunada no produce las cantidades tan altas del virus que produce una persona no vacunada, y eso limita el contagio, además de ayudar a disminuir los índices de mortalidad y hospitalizaciones.

“Hay diferentes [porcentajes de] eficacias dependiendo de la [marca de la] vacuna, lo que sí es que todas nos protegen de llegar al hospital [es decir, de desarrollar una enfermedad grave]. Aunque se han disparado los casos y los hospitales están saturados, la mortalidad es baja, gracias a la vacuna. Si hay hospitalizados graves es porque no están vacunados, como lo dijo el secretario de Salud [Jorge Alcocer Varela]”. 

¿Cuáles son los efectos secundarios?

La activación del sistema inmune conlleva siempre tener un malestar, comenta López Guerrero. Así, todas las vacunas pueden provocar los mismos síntomas como: fiebre, dolor en el sitio de la aplicación y dolor de cuerpo y cabeza.

Estas son reacciones estándar del sistema inmunológico, lo que significa que el cuerpo está reconociendo lo que se aplica y hay toda una respuesta protectora, y la profesora detalla que los efectos secundarios dependen de la sensibilidad y de la reactivación del sistema inmune de la persona.

Tal vez te interese: Crítica la situación hospitalaria en Puebla por COVID: gobierno federal

Sobre el caso específico de efectos secundarios en la menstruación, a raíz de alteraciones reportadas en mujeres, como sangrado doloroso, acortamiento del ciclo o cambios en el flujo vaginal, luego de la vacunación, López Guerrero comenta que aún no hay un estudio que explique el porqué de estos cambios. 

¿Cómo podemos seguirnos cuidando?

La investigadora en Inmunología Viral comenta que, a pesar de estar vacunados y vacunadas, es esencial seguir usando el cubrebocas pues, como ha dicho, las vacunas no evitan el contagio. 

“En realidad, hubo una falsa co-seguridad con las vacunas para dejar de usar cubrebocas, como en Estados Unidos; sin embargo, no contábamos con la variante Delta, [que a] diferencia de la variante Alpha y la original, [de las cuales] ya se había determinado que las vacunas protegían hasta del contagio, puede [provocar contagios en] las y los vacunados”, explica.

Y recalca, por último, la importancia de una responsabilidad social a la hora de decidir vacunarse o no: una persona que se vacuna protege a su familia y a las personas a su alrededor.

 

*Foto de portada: Carina Hernández Mata

Suscríbase al boletín COVID-19 de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.
Comparte
Autor Lado B
Valeria Rodríguez
Lic. en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Me gusta investigar y hablar de diversos temas interesantes.
Suscripcion