Lado B
La guerra contra las drogas, un rotundo fracaso para el fin del narcotráfico”
La segunda fase del Proyecto Amapola México revela que además de no ser efectiva para llevar a cero el cultivo de ilícitos como la amapola y mariguana, la estrategia de erradicación de drogas se ha concentrado en un 99 por ciento en el Ejército
Por Pie de Página @
22 de abril, 2021
Comparte

Vania Pigeonutt

En la Mesa Violencia, seguridad y militarización: la erradicación de la amapola en México que, presentó la segunda fase del Proyecto Amapola México, la investigación demuestra que la estrategia de erradicación de drogas y militarización en territorios con cultivos ilícitos comenzó hace más de 50 años y no ha representado un combate efectivo al monolito “narco” al que la narrativa hegemónica atribuye el origen de las violencias.

Whats.png

En esta fase de investigación del equipo multidisciplinario coordinado por el Programa para México y Centro América Noria Research, y conformado por México Unido contra la Delincuencia (MUCD), el Centro de Estudios México-Estados Unidos de la Universidad de California, San Diego (USMEX), Revista Espejo y Pie de Página, revelaron que además de no ser efectiva para llevar a cero el cultivo de ilícitos como la amapola y mariguana, la estrategia  se ha concentrado en un 99 por ciento al Ejército.

En la charla virtual que moderó la periodista Gabriela Warketin, el coordinador del Proyecto Amapola, Romain Le Cour Grandmaison, expuso que durante los últimos 15 meses, el equipo multidisciplinario generó conocimiento para entender lo que representa el cultivo  de amapola en el panorama social, económico, político y agrícola del país.

En esta segunda fase principalmente intentan demostrar tres mitos importantes en torno a la guerra contra las drogas y la militarización del país.

También puedes leer: Goma de opio, una alternativa para los y las campesinas en pandemia

“Primero que la guerra contra las drogas y la militarización no empezaron en 2006, la guerra contra las drogas y la militarización del país llevan más de 50 años de implementación, la producción y el tráfico de drogas no se dan a espaldas del gobierno ni de los mercados legales, estos se articulan con ellos y sus agentes y hay que entender cómo es que esto sucede”, postuló.

En tercer lugar mencionó que las violencias en el país no son únicamente el producto de lo que vemos como el narco, “tienen que ver con explotación laboral, humillaciones, migración, discriminaciones, criminalización, desapariciones y muchas más manifestaciones violentas que son el hecho de que actores públicos sean parte del Estado, en este caso el Ejército, y privados donde desde luego hay narcotraficantes pero hay muchos más actores que usan la violencia como recurso político”.

El tema de estudiar de estudiar la guerra contra las drogas y el papel del Ejército, dijo, se da en este año 2021 como símbolo de los 50 años del discurso del presidente de los Estados Unidos Richard Nixon, que en junio de hace 50 años pronunció como un hito. Dio el giro internacional hacia la guerra contra las drogas.

“Lo que veremos hoy y en las próximas semanas es que México no había esperado la declaración de Estados Unidos para llevar a cabo su propia lucha antinarcótica, en el 1959 se lanzaba un operativo antinarcóticos en la Tierra Caliente de Michoacán, en 1966 se daba inicio a la operación Canador cuyo objetivo era la erradicación de cultivos de amapola y mariguana y la persecución de sus productores y traficantes en el famoso Triángulo dorado: Chihuahua, Sinaloa, Durango. En 1977 la operación Cóndor y desde esa fecha un sinfín de operativos destinados a aniquilar la producción y el tráfico de estupefacientes en decenas de regiones de México”, compartió.

Recordó que el Proyecto Amapola México hizo a través de diferentes enfoques, tanto el trabajo de campo en Guerrero, Nayarit, Sinaloa y Durango, un análisis de gabinete y una producción de datos cuantitativos. Producir análisis y conocimientos de un tema importante de la guerra contra las drogas en México es importante en el marco internacional del tráfico de drogas y sin embargo tiene poco espacio en el debate público en México.

México es el segundo productor mundial de amapola y este cultivo, ilícito, representa una fuente de ingresos fundamental para campesinos de varias zonas rurales del país. Pero los eslabones que permiten esta cadena productiva no se habían analizado de manera integral. Hasta ahora.

En abril, las temáticas que son centrales alrededor de la tema de la producción de amapola son las referentes a la violencia, seguridad y militarización.

“Lo que estamos buscando es responder preguntas básicas como quienes son las y cultivadoras de amapola en México, cómo se regulan los mercados ilícitos, cómo se comportan los mercados, cuál es el peso económico y político de la amapola en México y cómo se vinculan las economías lícitas e ilícitas en el país. Nos faltan muchos datos para entender lo que sucede en México en términos generales de la violencia. Este proyecto y estas segundas entregas buscan aportar datos y conocimientos en una temática centrada en los cultivos de amapola”.

Asegura que: “si hoy en día pensamos que la guerra contra las drogas tenía y tiene como objetivo el fin del narcotráfico, parece evidente que es un fracaso absoluto. Si analizamos lo que representan 60 años de lucha antinarcótica en ciertos de los territorios más emblemáticos del país, donde se da acabo, podemos aprender mucho de la forma en la que se construye el poder en México y la forma en la que se relaciona el Estado con sus poblaciones más marginadas”.

 

Continuar leyendo en Pie de Página

 

*Foto de portada: Lenin Mosso | Pie de Página 

Comparte
Autor Lado B
Pie de Página
Suscripcion