Lado B
Revisión radical de política de drogas pone a los DDHH en la ecuación
Un nuevo análisis de las políticas de drogas globales estudia cómo las políticas de drogas de los países y su implementación se alinean con los principios de derechos humanos, salud y desarrollo de las Naciones Unidas
Por IPS Noticias @
16 de noviembre, 2021
Comparte

Ed Holt

Un nuevo análisis “radicalmente innovador” de las políticas de drogas globales ha puesto al descubierto el impacto total que las leyes represivas contra las drogas y su implementación tienen en millones de personas en todo el mundo, han dicho los grupos de la sociedad civil tras su creación.

Lunes.png

El Índice Global de Políticas sobre Drogas (GDPI, en inglés), desarrollado por el Grupo Coalición para la Reducción de Daños (HRC, en inglés), una colaboración de grupos de la sociedad civil, clasifica a los países en sus políticas de drogas en función de una serie de indicadores relacionados con la salud, el desarrollo y los derechos humanos.

Los grupos del HRC dicen que es la primera herramienta de este tipo para documentar, medir y comparar las políticas de drogas de los países y su implementación en todo el mundo.

Y los resultados del primer índice han subrayado cómo incluso los países mejor clasificados se están quedando notablemente cortos en la alineación de las políticas y su implementación con los principios de derechos humanos, salud y desarrollo de las Naciones Unidas.

También puedes leer: “La guerra contra las drogas, un rotundo fracaso para el fin del narcotráfico”

Ann Fordham, directora del Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC, en inglés), que participó en la creación del índice, dijo a IPS: “El mensaje es que ningún país lo está haciendo bien. Todos tienen un gran margen de mejora».

Las organizaciones de HRC señalan que durante décadas, supervisar qué tan bien (o mal) lo están haciendo los gobiernos en materia de políticas de drogas ha sido difícil.

Hasta ahora, muchos gobiernos han medido el “éxito” de las políticas de drogas no en función de los resultados en materia de salud, desarrollo y derechos humanos, sino priorizando indicadores como el número de personas encarceladas por delitos relacionados con las drogas, el volumen de drogas incautadas o el número de hectáreas de cultivos de drogas erradicadas.

También puedes leer: Drogas: de engaños a neuronas y adicciones

El resultado neto, argumentan los grupos de reforma de la legislación sobre drogas, es una grave falta de rendición de cuentas cuando se trata de los enfoques represivos a las drogas que favorecen muchos gobiernos y que arruinan la vida de millones de personas, invariablemente entre las poblaciones más vulnerables y marginadas.

Pero creen que el GDPI cambiará eso.

Utiliza 75 indicadores que abarcan cinco amplias dimensiones de la política de drogas: justicia penal, respuestas extremas, salud y reducción de daños, acceso a medicamentos controlados internacionalmente y desarrollo.

También puedes leer: Tres miradas sobre la política de drogas

Treinta países (el HRC planea expandir el proyecto para incluir más estados en el futuro) reciben una puntuación en cada una de estas cinco áreas y se clasifican de acuerdo con una puntuación general de 100.

Las puntuaciones se deciden no solo sobre la base de los datos existentes, sino, fundamentalmente, de las perspectivas locales de los expertos sobre la implementación de políticas.

Esto, dice el equipo detrás de la metodología del índice, ayudó a crear una imagen más precisa de cómo las personas estaban siendo afectadas por las políticas de drogas de un estado dado, cuantificando objetivamente los efectos de su implementación.

 

Continuar leyendo en IPS Noticias

*Foto de portada: Michael Longmire | Unsplash

Comparte
Autor Lado B
IPS Noticias
Suscripcion