Lado B
Congreso de Puebla: ¿brújula perdida o descompuesta?
Por Roberto Alonso @rialonso
23 de febrero, 2021
Comparte

De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, al 22 de febrero de 2021 había en el país 83 mil 651 personas en esta condición, de las cuales 2 mil 607 (3 por ciento) correspondían a Puebla. Desde el 15 de junio de 2018, hace más de dos años y ocho meses, el Congreso de Puebla debió haber contado con un marco jurídico en la materia, y a casi mil días de ese mandato del Congreso de la Unión, otros asuntos son los que han acaparado la atención de la actual Legislatura y sus integrantes.

búsqueda de personas

El estado no ha sido del todo omiso en esta agenda. En junio de 2019 se creó por acuerdo del Ejecutivo la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Puebla, misma que fue ocupada por su actual titular hasta enero de 2020 y que cuenta, a su vez, con un consejo ciudadano en el que figuran integrantes que han representado una voz crítica respecto a las acciones que se han implementado en la entidad en los últimos meses.

Pero, indiscutiblemente, el Congreso local tiene una deuda pendiente con las víctimas de desaparición y sus familiares. Las palabras de María Luis Núñez Barojas, fundadora del colectivo La Voz de los Desaparecidos en Puebla, deberían resonar hondamente entre las y los diputados de la LX Legislatura: “Tiene un año que se les puso el proyecto en sus manos, no le han puesto atención y sobre todo que no los pusimos a trabajar. No les dijimos ‘hagan el proyecto, estudien, analicen’. Se les hizo la tarea y ni por eso”.

También puedes leer: Pendientes democráticos en Puebla

Y es que así fue. Si bien fue el 15 de julio que se presentó formalmente la iniciativa de Ley en Materia de Desaparición de Personas para el Estado de Puebla, suscrita por la diputada Estefanía Rodríguez Sandoval, este fue un primer desenlace de un trabajo conjunto de revisión y retroalimentación a la propuesta elaborada por familiares de personas desaparecidas en armonización con la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas.

Fueron familiares quienes, en apego a esta legislación publicada en noviembre de 2017 y a sus réplicas en otras entidades, arrastraron el lápiz y entregaron al Congreso su propuesta, misma que fue retomada por la diputada Rodríguez Sandoval, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso local, y posteriormente dialogada y enriquecida con un grupo técnico en el que participaron integrantes del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, del Observatorio de Participación Social y Calidad Democrática y de la Licenciatura en Derecho de la Universidad Iberoamericana Puebla, fruto de lo pactado entre esta institución y el Congreso poblano representado por el presidente de su Junta de Gobierno y Coordinación Política, el diputado Juan Gabriel Biestro Medinilla.

Como lo recupera su exposición de motivos, esta iniciativa fue elaborada “observando la práctica del parlamento abierto”, la cual comenzó con un planteamiento ciudadano que derivó en la realización de foros itinerantes en cinco municipios, un conversatorio y la posterior revisión técnica hecha todavía en las instalaciones de la Universidad Iberoamericana Puebla, entre febrero y marzo de 2020. Por ello fue que el 15 de julio, estas instancias académicas participaron en la presentación pública de la iniciativa que hoy espera el proceso de dictaminación de las comisiones de Derechos Humanos y de Procuración y Administración de Justicia.

La iniciativa de ley establece la distribución de competencias y las formas de coordinación entre todas las autoridades involucradas en esta problemática; dispone la creación de un mecanismo estatal de coordinación en materia de búsqueda de personas y de un fondo con un presupuesto anual no menor al 0.05 por ciento anual del presupuesto de egresos del estado; fundamenta y regula el funcionamiento de la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Puebla; fortalece su consejo ciudadano; plantea indicadores de evaluación; garantiza la protección integral de los derechos de las personas desaparecidas y la participación de familiares en el diseño, la implementación, el monitoreo y la evaluación de las acciones de búsqueda e identificación de personas desaparecidas.

Tristemente, pese a ser un asunto prioritario respecto al que el propio presidente del Congreso de Puebla aseguró que existía voluntad política, pasando a comisiones para su discusión inmediata, han pasado más de siete meses desde aquella declaración y, hasta donde se sabe, dicha discusión no ha tenido lugar ni se ha programado. En cambio, tanto el diputado Biestro Medinilla como la diputada María del Carmen Cabrera Camacho, presidenta de la Comisión de Procuración y Administración de Justicia, andan solicitando licencia para aspirar a otro cargo de representación popular.

Hace unos días, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, escribía que el gobierno de la Cuarta Transformación “ha establecido como prioridad el combate a este flagelo”. Así, el hecho de que esta iniciativa se encuentre en la congeladora legislativa indica que el Congreso de Puebla tiene otras prioridades o no asume las orientaciones de la 4T, es decir, o tiene su brújula descompuesta o de plano ha quedado extraviada.

Para arreglarla o encontrarla, que sigan resonando las palabras de reclamo de María Luisa: “Yo les pido en respuesta a la confianza que en algún momento les dimos los poblanos, sea meramente por orgullo y dignidad, si es que aún les queda, que atiendan de manera inmediata la aprobación de esta ley. Como ciudadana y mamá de una víctima desaparecida yo puedo decir que la mejor campaña que puede hacer un político es hacer un buen trabajo y desempeñar con toda responsabilidad la función para la cual fueron elegidos”.

Por las víctimas y sus familiares –ese “reservorio de dignidad y ético que representa al México digno que lucha por la verdad y la justicia” en palabras del rector de la Universidad Iberoamericana Puebla, Mario Patrón–: #LeyDesapariciónPueblaYA

 

*Foto de portada: Olga Valeria Hernández

Comparte
Autor Lado B
Roberto Alonso
Coordinador de la Licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Iberoamericana Puebla y del Observatorio de Participación Social y Calidad Democrática.
Suscripcion