Transparencia: esencial en tiempos de COVID-19
Por Cuauhtémoc Cruz @cuau_cruz
11 de junio, 2020
Comparte

En este espacio, múltiples ocasiones se ha señalado que la transparencia y el acceso a la información pública son elementos esenciales dentro de los sistemas democráticos. Reconocido como parte del derecho humano a la información, tanto a nivel nacional como a nivel internacional, el acceso a la información pública es uno de los engranes que permiten construir un sistema de rendición de cuentas.

En el contexto de la pandemia por COVID-19, es de suma importancia que las y los ciudadanos podamos acceder a información plural, oportuna y confiable. Este acercamiento no se limita únicamente a los anuncios oficiales que las autoridades emiten diariamente a través de conferencias de prensa o informes técnicos, sino también a la atención de los requerimientos realizados por la sociedad a través de los mecanismos diseñados para tal fin, como las solicitudes de acceso a la información pública (SAIP) y los portales de obligaciones de transparencia (POT).

Al respecto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su Resolución 01/2020, Pandemia y Derechos Humanos en la Américas, hizo un llamado a los Estados Parte a “asegurar el derecho de acceso a la información pública en el marco de la emergencia generada por el COVID-19 y no establecer limitaciones generales basadas en razones de seguridad u orden público”.

También puedes leer: No podemos pensar que la nueva normalidad se ponga en marcha como estaba prevista: Barbosa

En particular, el exhorto de la CIDH es que: “Los órganos que garantizan este derecho y los sujetos obligados deben otorgar prioridad a las solicitudes de acceso a la información relacionadas con la emergencia de salud pública, así como informar proactivamente, en formatos abiertos y de manera accesible a todos los grupos en situación de vulnerabilidad, de forma desagregada sobre los impactos de la pandemia y los gastos de emergencia, desagregados de acuerdo con las mejores prácticas internacionales. En los casos de postergación de los plazos de solicitudes de información en asuntos no vinculados a la pandemia, los Estados deberán fundamentar la negativa, establecer un espacio temporal para cumplir la obligación y admitir la apelación de estas resoluciones.”

En el caso mexicano, en el marco de la Jornada Nacional por la Sana Distancia los órganos garantes, tanto a nivel federal como a nivel estatal,  resolvieron declarar la suspensión temporal de los plazos para la atención de las SAIP, así como de la actualización de la información en los POT. Tras el llamado de diversas organizaciones de la sociedad civil, dicha suspensión fue revocada parcialmente, a nivel federal, por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI) para que se reanudara, a partir de principios de mayo, la atención en aquellas dependencias e instituciones con actividades esenciales durante la cuarentena. 

Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales

Foto: INAImexico | Twitter

Lamentablemente a nivel local, la suspensión de plazos y términos de atención determinada por el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (ITAIP) a partir del 17 de marzo para todas las dependencias y entidades, se ha extendido hasta el próximo 15 de junio, sin hacer excepción alguna. Dicha suspensión general, representa una vulneración al derecho a la información para la sociedad poblana, pues se limita el acceso a información particularmente aquella relacionada con la atención de la pandemia. 

La semana, los integrantes del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, respaldadas por varias organizaciones de la sociedad civil y medios de comunicación, entre ellas AMEDI Puebla, el Nodo de Transparencia y Lado B, hicieron llegar al Ejecutivo del Estado una petición para que proporcione diversa “información relacionada con la atención que el Gobierno del Estado está teniendo en el combate a la pandemia por el COVID-19”. 

Al momento no ha existido una respuesta formal por parte del Ejecutivo, sin embargo en conferencia de prensa anunció que, independientemente de la solicitud del CPC, se generará una página especial de transparencia donde se pueda consultar la información relacionada con la contingencia. 

Ante este escenario, es fundamental que dicho portal –que más vale tarde que nunca– cuente con información puntual, accesible, desagregada, en formatos abiertos y bajo las mejores prácticas internacionales, como ha recomendado la CIDH; además de que, independientemente de éste, las diferentes entidades y dependencias de gobierno, en sus diferentes niveles, atiendan las solicitudes de acceso a la información pública generada por la ciudadanía. Un portal no sustituye las solicitudes de información.

Para esto último, es urgente que el Instituto de Transparencia a nivel estatal siga los pasos del órgano garante a nivel nacional y reactive a la brevedad posible los plazos de atención a las SAIP, particularmente de aquellas instancias vinculadas con la atención de la pandemia. La continuidad de la suspensión general abre el espacio a la opacidad y deja a discreción de los sujetos obligados qué información sí abrir y cuál no, limitando el derecho a la información en su dimensión colectiva.

*Foto de portada: Marlene Martínez

Comparte
Cuauhtémoc Cruz
Cuauhtémoc Cruz Isidoro, comunicólogo por la IBERO Puebla y maestrante en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Actualmente es responsable de Comunicación del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría y es Secretario del Capítulo Puebla de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI Puebla). Se ha especializado en derecho a la información. Chiva y blaugrana de corazón.