Lado B
Iluminaciones, minificciones para reinterpretar el discurso
El joven escritor mexicano, Elik G. Troconis, comparte con LADO B su experiencia sobre la creación de su más reciente libro, Iluminaciones, que reúne 63 minificciones
Por Gene Cruz @
09 de septiembre, 2021
Comparte

Soñé que escribía una minificción que era innovadora porque tenía una minificción como epígrafe, pero olvidaba escribir el epígrafe.

“Borrado de los anales de la literatura”

Las formas breves de la escritura existen desde hace siglos, pero la minificción como género literario reconocido cuenta con apenas unas décadas de vida. Con esta idea en mente, Elik G. Troconis, habló con LADO B sobre el proceso de creación de su más reciente libro, Iluminaciones, en donde juega con la cultura popular y la historia, a través del lenguaje, invitándonos a un refrescante acercamiento con nuestra realidad.

Viernes.png

El texto comprende más de 60 minificciones subdivididas en diversas secciones:  Varia invención, Epigrafías, Recetas médicas, Del aula de clases y Minificciones históricas. En ellas, Troconis cambia constantemente de tema, trabaja las ideas como si fueran los problemas de un examen y pone en tela de juicio a la Historia, así como a las icónicas frases de personajes célebres. 

En el libro destacan la ironía y un humor ácido capaz de escanear la condición humana; estas características hallaron inspiración en el trabajo de Augusto Monterroso, escritor hondureño y uno de los máximos exponentes del género en cuestión.

Tal y como lo señala Troconis, quien además de escritor es asesor creativo, promotor de lectura y editor, la minificción ofrece vastas posibilidades, como: “la intertextualidad, la invención de palabras y, sobre todo, ese aspecto tan lúdico —muchas veces satírico— que se propone la reinterpretación de discursos que damos por reales”.

Te puede interesar: Con la lengua en la piel: mujeres y lecto-escritura

Su texto, especialmente la sección de Minificciones históricas, está dirigido a dos tipos de lectores: el que no está familiarizado, pero sí interesado en la Historia y el que la conoce a fondo. De acuerdo con Troconis, Iluminaciones le brindará a cada uno un placer distinto, pues como sintetiza sonriendo: “creo que tanto lo mitológico como lo histórico son dos fuentes inagotables (…) [porque] estamos muy seguros de los hechos históricos, de esos que nadie vio, pero todos creemos conocer”.

Está bien, está bien: puedo imaginar que ordeñen a las almendras, pero al arroz… esa sí no me la creo.

“Nuevas leches orgánicas para sustituir la de vaca”

Aunque el libro de la editorial La Tinta del Silencio se caracteriza por la brevedad de sus enunciados, le exigió al autor tres años de trabajo. Además, asegura que si bien hoy en día nos encontramos muy familiarizados con las formas breves de escritura gracias a las redes sociales, al no verlas en el tradicional formato impreso, no solemos considerarlas literatura. 

Un medio para llenar vacíos del lenguaje

Troconis.jpg

Foto: Elik G. Troconis (@elikgtroconis) | Instagram

Troconis es historiador (UNAM) y maestro en escritura creativa (Universidad Complutense de Madrid), pero fue hasta que recibió la instrucción del escritor Agustín Monsreal (taller práctico) y de la maestra Laura Elisa Vizcaíno (curso teórico), que se interesó en la minificción.

“Al conocer la minificción comprendí que había otras formas que permitían muchos juegos y, sobre todo, muchas sub-formas para decir otras cosas, para —a través de unas cuantas palabras— causar un impacto”, comenta el también autor de las novelas Asesino por religión y La conquista de la tecnología.

No obstante, la habilidad para injertar comicidad en tragedia y viceversa, no es lo único que Troconis nos trae en Iluminaciones. Ahí, el empleo de neologismos (términos nuevos en un idioma) es incorporado con delicadeza, pues el escritor aclara: “a pesar de que [el español] es una lengua tan rica con tantos miles de palabras, y [de] que constantemente se transforma, nos faltan muchísimos términos para englobar nuestra realidad. Hay cosas que todavía no hemos podido decir, porque no le[s] hemos puesto palabras”. Es allí, continúa, donde la minificción contribuye aportando nuevos conceptos que, aun siendo inéditos, son entendidos por los lectores, porque llenan vacíos del lenguaje; los neologismos, cabe aclarar, son característicos de este género.

—Y ahora… con ustedes… ¡el Hombre Invisible!

El circo estalló de emoción. Luego quedó en absoluto

silencio durante un minuto.

—¡Un aplauso para despedir al Hombre Invisible!

“Performance”

Troconis, quien fue becado por la Fundación para las Letras Mexicanas, afirma que “a veces la imaginación literaria nos hace destapar ventanas que no habíamos considerado”. En su papel como promotor de la lectura, se ha dado cuenta de que, si bien se leen muchos tipos de textos, no se consume tanta literatura. Ante ello, ha reflexionado que la minificción tiene un gran potencial para sembrar este gusto, porque no impone de forma abrupta el compromiso de recorrer cientos de páginas, en su lugar, estimula la curiosidad (gracias a su intertextualidad) por otros textos y autores pertenecientes, incluso, a géneros literarios distintos a la minificción. De esta manera, el lector de Iluminaciones podría llegar a preguntarse quiénes fueron Safo o Alejandra Pizarnik y terminar buscando sus trabajos. 

Antes de despedirse, el escritor tuvo a bien comunicar que próximamente publicará un libro de cuentos y que se encuentra en la fase de documentación para la producción de una novela histórica sobre Manuel B. Trens (1895 – 1963), quien fuera director del Archivo General de la Nación. Por ende; es evidente: no hemos visto todas las iluminaciones de Troconis.

 

*Foto de portada: Elik G. Troconis (@elikgtroconis) | Instagram

Comparte
Autor Lado B
Gene Cruz
Suscripcion