Promising Young Woman, el curioso psycho-thriller feminista que tienes que ver
Promising Young Woman es un auténtico thriller psicológico que, busca atacar el abuso de los hombres hacia las mujeres en cualquiera de sus rubros como un problema relevante y atemporal
Por Héctor Jesús Cristino Lucas @
11 de febrero, 2021
Comparte

El problema de las cintas con “espíritu políticamente correcto” de hoy en día, tan ingenuamente libertadoras y con hambre de cambiar el mundo aunque algunos piensen lo contrario—, no son sus discursos en sí. No se confundan. Es su maldita ejecución. Es su tan patética forma de contar problemas, que parecen la sátira caricaturizada más propia de un rollo telenovelesco que de un drama o de un thriller potente que se tome en serio a sí mismo.  

Con tantos movimientos de ultra tolerancia nacidos en la monstruosa Hollywood como el conocido #Metoo o el más reciente Time’s Up dedicados a “desenmascarar” hechos atroces que de por sí ya eran bien sabidos, desde la polémica desatada tras el caso Weinstein en 2017, es normal que la industria cinematográfica se haga de ellos ahora cada vez más evidente como una herramienta indispensable para fomentar “la reflexión y la crítica.”

Aunque eso sí. De “reflexión y crítica”, lamentablemente, no tienen NADA. La gran mayoría se ha vuelto un constante fracaso por el pésimo manejo del mensaje, convertido en un panfleto moralista poco creíble metido con calzador en películas que a veces poco o nada tienen que ver. 

Como el Charlie’s Angels (2019) de Elizabeth Banks, por ejemplo, cuyo fracaso taquillero fue adjudicado a nada menos que el machismo de esta terrible sociedad heteropatriarcal que, y cito: “no quiere ver películas protagonizadas por mujeres fuertes”, antes que admitir los verdaderos defectos de su propio producto. Vaya que debemos ser una carga espantosa para esta mujer. 

No obstante, tampoco es válido irnos al otro extremo de la balanza y afirmar que toda película que pretenda retratar los problemas de esta sociedad podrida ya sea a través de la crítica al racismo, la xenofobia o la misoginia es una basura pretenciosa que merece ser ignorada, porque también estaríamos cometiendo un error.

De hecho, ya hemos comprobado en esta misma columna que muchas de ellas son verdaderamente buenas e ingeniosas a la hora de cumplir este tipo de propósito. Como por ejemplo, la ópera prima del británico Remi Weekes, His House (2020) que ha hecho un impactante trabajo a la hora de retratar problemas sociales tan graves como la xenofobia, la discriminación o el racismo, pero con los filtros más propios del género de terror: la metáfora del monstruo y las casas embrujadas como asuntos de introspección.

También puedes leer: His House, el horror como retrato humano

¿O qué me dicen de la interesante y hasta intimista cinta Swallow (2019) de Carlo Mirabella-Davis? Donde a través de un thriller psicológico sobre un trastorno poco conocido ha logrado ofrecer una excelente propuesta anti misoginia enfocada más a una sociedad erróneamente construida que a una simplificada guerra de sexos.

Pues bien, convengamos entonces que la nueva película encargada de hacernos voltear al menos de manera creíble a las problemáticas sociales de hoy en día; amada por los actuales grupos feministas y nominada a importantes categorías en los próximos Golden Globes, Promising Young Woman, la ópera prima de Emerald Fennell (de la serie The Crown) y financiada por nada menos que la productora de Margot Robbie, LuckyChap Entertainment, es una de esas propuestas que entran más en esta vertiente que en un simple panfleto “políticamente correcto.”

Primero, por lo más evidente. No se trata de un drama enfocado al empoderamiento como un discurso de moda, sino de un auténtico thriller psicológico que busca atacar un problema, relevante y atemporal en específico: el abuso de los hombres hacia las mujeres en cualquiera de sus rubros, aunque haciendo principal hincapié en el tema de la vulnerabilidad en estado de ebriedad con un interesante enfoque al asunto del “consentimiento”.

Y hay que ver cómo lo hace. De una manera particularmente clásica. Al puro estilo de los viejos psycho-thrillers aunque sin violencia explícita con renegadas y atractivas femme fatales como protagonistas. Una suerte de Basic Instinct (1992) con una Catherine Tramell (Sharon Stone) en busca del castigo masculino. O un Thriller: A Cruel Picture (1973) con una escabrosa y hasta letal Frigga (Christina Lindberg) que intenta reivindicar el espíritu femenino con un potente halo de venganza. 

Promising Young Woman, en cambio, nos presenta a Cassandra Thomas, una chica de 30 años magníficamente interpretada por Carey Mulligan cuya vida se ha estancado en una monótona y depresiva rutina debido a un hecho trágico ocurrido a una de sus amigas. De día, viviendo aún con sus padres, sin amigos ni conocidos, ni mucho menos con una pareja estable; trabajando en un simple café en la esquina. Pero de noche, como una fría y vengadora “heroína” que visita oscuros bares para hacerse pasar por una mujer ebria y vulnerable y darle así un castigo adecuado a ciertos hombres que intentan abusar de ella.

Pero no os confundáis. Un “castigo” que lejos del asesinato o la venganza sangrienta, que volvería esta propuesta una película de horror más del montón, se enfoca a la burla constante de la toxicidad masculina. Un “castigo divertido” para hacerlos recapacitar, a través de la humillación psicológica. Porque la cinta de Emerald Fenell, además de ser un thriller de la más pura categoría, también es una inesperada y por eso mismo fresca comedia negra. Una comedia que, de hecho, nadie la ha visto ni entendido como tal. 

Es común que a los críticos sobre todo, hombres se les corrija diciendo que lo que están viendo es un tema serio. Que, pese a las bromas añadidas por la directora, para nada debería ser tomada como una comedia. Pero oigan, es menester corregir también a esas personas y decir que sí, de hecho, sí lo es. Basta de menospreciar este género. En realidad, el humor no está enfocado al problema en sí, sino a la ironía con la que el mundo parece haber tomado todos estos crímenes sin darles su merecida importancia. 

Que los castigos a violadores y abusadores no existan como tal. Que dependan de su estatus social y que sean burlados fácilmente tras depender de un sistema de justicia deficiente y hasta inútil. Y creo que la grandeza de la película, de hecho, recae en hacernos ver con mucha ironía cómica a veces políticamente incorrecta incluso cómo es que el mundo se cierne en un mal chiste con problemas como estos existiendo a la orden del día.

A mitad de la película, ya podemos sentirnos como en una suerte de Falling Down (1993) femenino con esta chica desequilibrada, harta y deprimida, en su propio “día de furia”. Que se desata y que vuelve. Que se revela y que vuelve. Una interesante manera de levantarse contra la sociedad en general, pero modificando ahora bajo la premisa de: “la mujer vs el sistema”.

Promising Young Woman

Fotograma: Trailers Subtitulados | YouTube

Porque si algo tiene Promising Young Woman es que podrá ser amada por todo grupo feminista que pise esta Tierra -incluyendo las que han tergiversado el mensaje de igualdad a su antojo- pero nos recuerda, constantemente y eso ha hecho que se gane mi corazón que no está en contra de un género o de un sexo como tal. Está en contra de todo un sistema a favor de que la misoginia y el abuso en general crezca de manera abrumante. Empezando por esos minúsculos pero interesantes actos denominados micromachismos que pueden llegar a ser repetidos y hasta pasados por alto por el mismo sexo femenino. 

Es verdad, muchos de los personajes masculinos -si no es que todos- son presentados de una manera bastante ridícula como suelen hacer las películas panfletarias pero aquí lo hace de forma interesante. No nos los muestran como villanos peligrosos sino como seres patéticos y frágiles que pueden llegar a serlo cuando deban tapar sus debilidades. Siendo los llamados “nice guys” -aquellos que juran y perjuran que son “chicos buenos” sin pizca de misoginia y se deslindan de los “agresores hostiles”- principales sujetos de sátira.  

A la vez que pretende, con ellos, mostrarte el rubro más absurdo de la mujer. La mujer que, a través de esa fachada de chicos buenos que jamás cometerían pecados imperdonables, encubren, callan y hasta ignoran problemas descarados como si de una suerte de cómplices se trataran. Haciendo un balance casi perfecto en su crítica social. Porque este problema, evidentemente, no distingue de nadie. Y la película sí que puede llegar a ser una burla incluso a ese tipo de mujer. 

Aunque… ¿saben una cosa? Promising Young Woman me suena más a una “película de origen” que a otra cosa. Un thriller cercano al más reciente Joker (2019) de Todd Phillips, pero en su versión femenina. O en otras palabras: a una versión alternativa, mucho más humana, de Harley Quinn. Un personaje inestable, misterioso e incómodo que busca a través del humor y la humillación volverse una suerte de antihéroe. 

Sea como sea, Margot Robbie sí que ha estado presente en esta película de alguna manera, y algo debe haber de cierto en ello. Sobre todo, en el outfit final de esta nueva femme fatale a manera de “enfermera que sexy” que recuerda bastante a su personaje. 

Pero convengamos, a favor de la cinta, que Emerald Fenell busca a su manera conseguir un estilo propio o distinguible. Y ya para el tercer acto, de forma abrupta para algunos, o asombrosa para otros, se deslinda del imaginario colectivo para ofrecerte todo un giro de tuerca que vuelve a la fría, satírica y desconfiada Cassandra Thomas, en un personaje icónico que puede llegar a ser hasta de culto. Un referente para las nuevas generaciones. 

Además, Carey Mulligan (de las películas: The Great Gatsby o Shame) pese a no ser santa de mi devoción, ha demostrado tremenda versatilidad con este potentísimo papel. Un personaje perfecto para ella. Cada gesto, diálogo y hasta mirada parecen decirte a gritos ahogados que algo no anda bien. Pero no con ella, sino con el mundo que la ha hecho así. Lo transmite. Nos hace vivirlo en carne propia. Y lo más importante: nos hace reflexionar sin volverse un panfleto viviente. 

De esas cintas que hacen del villano o antihéroe un personaje tan bien construido que hasta entiendes y empatizas con sus ideales pese a que, en el fondo, no son “moralmente correctos”, claro. ¡Pero al diablo con esos detalles! La directora nos dice que, si la justicia de estos tiempos nos ha fallado, lo “moralmente correcto” pasa a ser algo bastante subjetivo.   

Aunque no todo es miel sobre hojuelas, queridos padawans. La ópera prima de Emerald Fenell tampoco es una obra maestra o la mejor película del 2020 como muchos han querido venderte.   

Promising Young Woman

Fotograma: Trailers Subtitulados | YouTube

Es posible notar que la trama está en un constante vaivén de emociones que sube y que baja sin poder mantenerse. A veces, es demasiado interesante, pero otras no tanto. A veces, logra impactarte, pero otras, es demasiado predecible. Sobre todo, con el personaje de Ryan (Bo Burnham), “el chico lindo” que no rompe un plato al que termina enamorándose. Un romance logrado, pero que sabes cómo va a terminar. Y eso sí que te hace perder el interés. Aunque su verdadero talento y por mucho es volver a recuperarlo en momentos cruciales. 

Una propuesta interesante que pese a ser una sátira burlona a ciertos problemas sociales, logra, de manera inexplicable, que te la tomes en serio a un nivel bastante íntimo; casi personal. Y el discurso por la cual fue concebida no es una excusa forzada sino toda una narrativa que se justifica y que se fortalece. Que sabe mantenerse, aunque tambaleante, hasta un final inesperado. Tan crudo como la propia realidad. 

Pese a tener problemas en su argumento, no son tan graves como para negar la inherente genialidad de su directora. Y es, con toda sinceridad del mundo, una película tan relevante que es casi obligatoria para estos espantosos tiempos.

Promising Young Woman, queridos padawans, es el curioso pyscho-thriller feminista que tienes que ver…

Sinopsis:

“Cassie tenía un brillante futuro por delante hasta que un acontecimiento inesperado truncó su carrera. Ahora nada en su vida es lo que parece: es inteligente, audaz y vive una doble vida de noche. Cassie tiene la oportunidad de enmendar todo lo que no salió bien en su pasado, vengándose de los culpables.”

 

*Foto de portada: fotograma tomado de Trailers Subtitulados | YouTube 

Comparte
Héctor Jesús Cristino Lucas
Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com