Experiencias educativas y esperanzadoras en la semana de la investigación
En esta edición de Espacio Ibero se reseñan cinco proyectos con alto impacto social que se desarrollan en la Ibero Puebla
Por Lado B @ladobemx
19 de marzo, 2020
Comparte
Dra. Luz del Carmen Montes Pacheco | Espacio Ibero

En estos tiempos de zozobra e incertidumbre para la salud de los mexicanos y del resto de habitantes de la tierra, hay que registrar, contar, aplaudir y replicar experiencias esperanzadoras, especialmente del ámbito educativo, que no está exento de generar las mismas percepciones que el coronavirus. Sobre todo, ante el cuestionamiento sobre la existencia y pertinencia de la escuela y la universidad como las conocemos. Para muestra un botón, en este caso, cinco.

En la semana de Investigación de la Ibero Puebla, desarrollada del 10 al 13 de marzo, muchos académicos, investigadores y conferencistas invitados dialogaron sobre retos, dilemas, oportunidades de la investigación y de otros procesos universitarios que impactan en la sociedad. Especialmente en la mesa de Educación se presentaron experiencias motivadoras y altamente positivas. Hago aquí una breve reseña de ellas en el orden en que fueron presentadas.

La Dra. Teresa Brito Miranda, cuya tesis doctoral fue recientemente premiada por el Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE), presentó algunos de los aspectos más relevantes de ese proyecto. Ella indagó la gestión de aprendizajes que una docente de secundaria realiza en momentos de tensión, en situaciones de convivencia en el aula; momentos de desequilibrio en los que se rompe la dinámica grupal y las secuencias de clase. Entre sus hallazgos destacó ocho principios pedagógicos en acto, todos en el marco de la actuación de la docente y la convivencia. La investigación, de corte interpretativo, se llevó a cabo en una escuela pública, en un turno vespertino, más estigmatizado comparado con el matutino, según la investigadora. El contexto de violencia y destrucción de tejido social, sumado al estudio de la vida cotidiana en un espacio público fundamental en la vida de los adolescentes como es la escuela, son aspectos que hacen relevante este tipo de proyectos de investigación educativa.

El Mtro. Jorge Rodríguez presentó la sistematización de la práctica docente, pues desde hace varios años ya, incorpora “el debate” como una experiencia de aprendizaje en el aula. Compartió brevemente el modo en que lo hace: forma equipos de cuatro estudiantes, comunica la pregunta orientadora y la dinámica con una semana de anticipación para que los estudiantes se preparen, pero no asigna la postura -a favor o en contra; el debate dura 35 minutos (con tiempos específicos para cada tipo de intervención, argumentación, réplicas y cierre); invita a profesores como observadores, críticos y “evaluadores”, quienes usan (usamos pues he sido invitada varias veces) una lista de cotejo con indicadores relacionados con las competencias esperadas en la asignatura, trabajo en equipo y participación individual. El modelo está inspirado en “Debate universitario” de Javier Solórzano. Finalmente, Jorge comentó algunos aprendizajes que los estudiantes han declarado después del ejercicio y aspectos de mejora, como abrirlo al público, hacer ejercicios previos, ser más objetivo en la integración de los equipos (que él mismo conforma) … En términos educativos se simula una situación que puede presentarse en el ámbito laboral al tener que defender una postura y argumentar una propuesta. Ojalá muchos profesores se atrevieran a innovar así en su práctica docente.

La Dra. Belinka González presentó una propuesta de diseño de material didáctico para promover vocaciones en ciencias exactas y tecnológicas en niñas pequeñas (de más o menos 6 años). Este proyecto responde a una tendencia internacional, pero agudizada en nuestro país, de que pocas mujeres todavía eligen una carrera STEM (acrónimo anglosajón para hacer referencia a los estudios de Science, Technology, Engineering and Mathematics). Han diseñado ya libros sobre historias de científicas e ingenieras destacadas históricamente en esos ámbitos en los que enfatizan en las historias y no las biografías, evitan características de personajes súper dotadas, tragedias y dificultades, estereotipos e historias centradas en la maternidad. Es un proyecto bonito, positivo, interesante, que ha incorporado a estudiantes de diferentes áreas y algunos especialistas; y según la Dra. González ha implicado superar muchos retos en términos de selección de información y su procesamiento para poder explicarla a niñas de esa edad. Esta experiencia es una buena aplicación de la teoría de aprendizaje por modelamiento social, de Albert Bandura.

El Dr. Héctor Villanueva presentó el “Semillero de investigadores” cuyo objetivo también es promover vocaciones para la investigación, en el área de negocios. Consiste en invitar a estudiantes de últimos semestres de licenciatura para que hagan investigación en su proyecto de titulación, asesorados por profesores con experiencia. Comentó algunos casos exitosos, aunque declaró que no es un proceso tan fluido y que pocos estudiantes que aceptan participar. Esta es una experiencia de aprendizaje situado, que rinde pocos frutos en número, pero de alcance profundo para ese nivel educativo.

Finalmente, el Mtro. Óscar García presentó un proyecto de apropiación tecnológica, increíblemente positivo y enriquecedor:  Apoyo para la integración de Educascope. Que consiste en la construcción de microscopios de bajo costo con impresoras 3D, que se pueden conectar a un proyector. Un increíble recurso didáctico puesto a prueba con estudiantes y profesores de primaria y bachillerato en Cuetzalan del Progreso, Pue. Incorporando también a estudiantes de la Ibero Puebla, ha desarrollado manuales de manejo del equipo y prácticas. Este es un ejemplo de aprendizaje significativo en escenarios reales, pues los estudiantes tienen la oportunidad de ver su entorno, altamente diverso.

Cinco proyectos con alto impacto social que se desarrollan en la Ibero Puebla, que responden a una frase ya común en nuestra comunidad: un nuevo mundo – educativo- es posible.

La autora es profesora de la Universidad Iberoamericana Puebla.

Sus comentarios son bienvenidos

 

*Foto de portada: StartupStockPhotos | Pixabay

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]