Tres propuestas nuevas de jazz mexicano
Entre el hip hop, el funk, el minimalismo y la electrónica, de todo hay en el Festival Internacional Jazzatlán
Por Josué Cantorán @josuedcv
29 de abril, 2015
Comparte
Foto:  Marlene Martínez </b

Foto: Marlene Martínez

Josué Cantorán

@josuedcv

Con hip hop, con soul, con funk, con música minimalista y hasta con sonidos electrónicos. El jazz puede mezclarse prácticamente con todo y eso hace que la escena de este género en México sea no sólo una de las más eclécticas sino también una que puede apelar a diversos tipos de públicos. La muestra estuvo aquí, en Cholula, durante la tercera jornada del Festival Internacional Jazzatlán, donde convivieron los proyectos más disímiles en un mismo espacio.

Por la tarde, cuando aún no había un solo espacio de sombra y el sol caía con toda su fuerza sobre la plaza central del pueblo milenario, fueron los jóvenes quienes más disfrutaron del rap, el beatbox y los sonidos urbanos de Alexandra Blakely & The Soulmates. La cosa se fue tornando cada vez más seria cuando subieron al escenario los tres integrantes de Xuc Trio, un proyecto instrumental dedicado a fusionar el jazz con el funk y las músicas tradicionales de México y El Salvador.

Foto:  Marlene Martínez </b

Foto: Marlene Martínez

Todo para finalizar, en una especie de progresión hacia lo menos bailable, con Animatic Theatre, cuya música evoca sentimientos más bien cercanos a la melancolía y la tristeza con una instrumentación minimalista formada sólo por un virtuosísimo piano y una batería.

Integrantes de estos tres proyectos relativamente recientes –todos van por su primer disco– charlaron sobre su música y la manera en que cada uno encaja, a su modo, en la escena jazzística.

No es música para músicos: Animatic Theatre

El pianista Mark Aanderud es uno de los músicos más conocidos del jazz en México. El virtuosismo con el que domina su instrumento le ha permitido tocar al lado de los mejores jazzistas del país y participar en algunos de los ensambles más relevantes de la escena en la última década. Ya al menos en la semana previa del festival Jazzatlán, presentó algo de jazz más tradicional a trío, pero esta vez vino con algo diferente.

Al lado del joven baterista Pablo Huitrón, Aanderud integra un proyecto que se aleja un tanto de su formación en el jazz tradicional para colocarse más bien dentro del minimalismo.

–Venimos de tocar jazz y es algo que siempre se va a presentar –explica el pianista–, pero la idea no es hacer jazz, no tiene ritmos ni armonías jazzísticas, es un proyecto que viene de otra idea musical, del minimalismo, de una búsqueda de sonido, de espacio, de elementos electrónicos, y es música muy sencilla, aparentemente muy fácil.

El concierto se vivió así: pese a que la banda fue presentada como una de “jazz electro minimalista”, de inicio Mark y Pablo tocaron un trío de temas acústicos, algo así como su forma de demostrar el dominio que cada uno tiene en su respectivo instrumento. Poco a poco, en el paso de cada corte, se hacían presentes sonidos electrónicos muy discretos que dotaban de cierta armonía al sonido, que evocaba sobre todo la melancolía y la tristeza.

Foto:  Mayra Guarneros

Foto: Mayra Guarneros

El grupo, que en próximas semanas comenzará la grabación de su disco, marca una separación con el resto de la carrera de Aanderud y da fe de su espíritu de búsqueda, pues, a decir de él mismo, sus proyectos jazzísticos se habían dirigido hacia una misma línea y era éste el momento justo de dar un giro abrupto.

–Simplemente –dice Aanderud– a veces te mueves dentro de un mundo y ese mundo te jala, va acaparando tu tiempo y tu trabajo y te acabas dando cuento que estás haciendo más o menos las mismas cosas porque comenzaste con eso y la gente te va conociendo.

Por ello, en este proyecto, al que califica como “extremista”, busca acercarse más a públicos no especializados en el jazz con música más digerible y disfrutable.

–No es música para músicos –finaliza–. Los músicos buscan música que les dé envidia. Me interesa crear cosas que lleguen a la gente.

Música con sonrisas, Xuc Trio

Integrado por el baterista Jorge Servín, el bajista Chuck y el guitarrista Juanjo Gómez, Xuc Trío tiene como objetivo mezclar el jazz y el funk, algo que recuerda a proyectos mexicanos anteriores como Los Músicos de José y los tapatíos 3 Mother Funkers, pero sin saxofones u otros metales.

Originario de El Salvador aunque con una década radicando en la ciudad de México, el compositor y arreglista del trío, Juanjo Gómez, explica que el nombre del grupo se originó de la música tradicional salvadoreña, producida con instrumentos de viento realizados con quijadas de animales.

Ya con un disco en existencia, Semillas de copinol, que puede escucharse en plataformas digitales, Xuc Trío toca sobre todo temas originales en los que se combinan el jazz y otros géneros.

–Cada canción –dice Juanjo– es como una semilla para nosotros que puede florecer de diferentes formas, este tipo de música es de mucha interacción con el público. Están estructuradas las melodías pero cada canción toma una personalidad diferente.

Hip hop y jazz, la propuesta de Alexandra Blakely & The Soulmates

Aunque desde sus inicios en los años 80 el hip hop abrevó del jazz, haciendo producciones con bases totalmente jazzísticas, en México esa combinación sigue sonando un tanto extraña y desconcierta al público más tradicional de la escena del jazz. Así lo considera Alexandra Blakely, FemmeC, originaria de Estados Unidos, quien cuenta que en un toquín en el conocido bar Zinco la gente quedó sorprendida con su propuesta.

En cambio, son los jóvenes menores de 25 años quienes han recibido con mayor agrado al grupo, mismo que consta de batería, bajo, piano, clarinete y un beatboxer.

Foto: Marlene Martínez

Foto: Marlene Martínez

El ensamble surgió cuando Alexandra, después de grabar su primer disco con diferentes productores de varias partes del mundo, buscó músicos para tocar sus canciones en algunas fechas para las que fue contratada en Tepoztlán, Morelos. Su nuevo grupo hizo algunos arreglos que cambiaron radicalmente la propuesta que ella había grabado, por lo que la experiencia de escucharla en vivo es totalmente distinta a escuchar su disco.

–Hablo de un balance entre las cosas sociales y espirituales –dice Alexandra al respecto de las letras de sus canciones–. Hablo mucho del racismo, de la responsabilidad que debemos tomar como gente blanca de Estados Unidos con una historia que no queremos confrontar.

Su interés por las temáticas sociales la ha llevado incluso a participar con otras raperas mexicanas para hacer un tema sobre el caso de Nestora Salgado, la mujer guerrerense presa por participar de las policías comunitarias en su comunidad de origen, mismo que será estrenado en agosto.

–No hay límites ni fronteras en la música –dice la también cantante–, estamos intentando llegar a todo.

Además de los temas de su autoría, Alexandra Blakely & The Soulmates suelen tocar en vivo temas de Bob Marley y Jill Scott.

***

Recuerden que con las tocadas de este jueves, cuando se festeja el Día Internacional del Jazz, y viernes concluye la primera edición del Festival Internacional Jazzatlán, y tocarán 12 agrupaciones nacionales e internacionales, entre las que  destacan Infuzyon jazz (HT/MX), Momma groove (Puebla), Filmspeak Daniel Jodocy (NY), Beto Cobos (Puebla) y Jazz suite del noreste (Tamaulipas/Xalapa).

programa

Comparte
Josué Cantorán