Lado B
Lucha libre en un país sin héroes
Después de más de trece años, el Ayuntamiento dará licencias a luchadores poblanos
Por Lado B @ladobemx
17 de agosto, 2012
Comparte

Ellos quieren ser luchadores. El primer paso está dado: hicieron el examen. Lo que sigue no está en sus manos. Pero ya es ventaja que después de trece años el Ayuntamiento de Puebla haya abierto la convocatoria para otorgar licencias, terminando así con la discrecionalidad que afecta al gremio

la-foto-14-800x524.jpg

Foto: Ernesto Aroche

Mely Arellano

@melyarel

Son 22 hombres y aman la lucha libre. Uno de ellos es ciego. Sus edades varían, pero la mayoría se ve muy joven, como de veintialgo. Uno o dos hasta podrían tener menos. Casi es la 1 de la tarde y están cansados. El examen que presentan comenzó a las 9 de la mañana. Todavía están en el cuadrilátero. Un enmascarado, “El Arkángel”, se acerca a decirles algo. Aplauden, se abrazan y bajan del ring. La prueba ha terminado. Lo que sigue es esperar. ¿Qué? Un librito, tipo pasaporte, donde diga que quien lo porta es un luchador profesional. Pero quién sabe si todos lo obtendrán. Ahora a su cansancio se suma la incertidumbre. Si Dios quiere, dicen.

En un país donde los luchadores son héroes, es fácil imaginar por qué todos quieren serlo. Para el público mexicano la lucha libre es un espectáculo más que un deporte. Y lo tiene todo: drama, teatralidad, pasión, y todo desbordado.

En Puebla hay aproximadamente 182 luchadores profesionales con licencia, aunque sólo 48 están activos. La única diferencia entre ser luchador amateur y profesional, de acuerdo con el Código Reglamentario del Municipio (Coremun), es que el profesional, el que tiene licencia, puede cobrar. El otro está sujeto de por vida a exhibiciones gratuitas.

la-foto-13-450x320.jpg

Foto: Ernesto Aroche

Desde hace más de trece años el Ayuntamiento no entregaba licencias de luchadores. Una caja abandonada con pocos registros refleja el interés de gobiernos anteriores por cumplir con el capítulo 34 del Coremun, sobre box y lucha libre.

Sin una convocatoria abierta, es decir, sin interés por la legalidad, obtener una licencia fue un asunto discrecional. El interesado se acercaba a los regidores de la Comisión de Juventud, Actividades Deportivas y Sociales, y acordaban una cantidad de dinero a cambio.

Por eso las licencias emitidas en Puebla carecían de valor en el mundo de la lucha libre: no tenían el mérito deportivo correspondiente. Hubo fuga de talentos.

Psicosis es luchador profesional. Poblano de nacimiento y aquí se hizo, pero su licencia es de Tijuana.

-Lo que pasa es que profesionalmente nunca tuve mi licencia de Puebla, en un momento dado las cosas no funcionaban como tenía que ser. Una de Puebla no valía tanto.

***

Tiene 23 años, mide como 1.60, tiene cabello largo pero lo lleva atado. Lucha desde hace seis años y se llama Nube Negra.

Dice que la lucha libre es su vida, lo que más quiere. Lo supo a los 16 años por accidente. Él iba a jugar futbol pero lo plantaron.

-Y en la planta alta estaban los famosos costalazos. Me fui a asomar y desde que los vi fue un sentimiento que dije: “Yo quiero ser luchador”. Y aquí estoy.

la-foto-15-450x614.jpg

Foto: Ernesto Aroche

Comenzó a entrenar 2 o 3 horas tres veces por semana y después de un año luchó por primera vez.

-Debuté el 16 de septiembre de 2006 como El Pirata de Platino, de pareja llevaba a Rey Extremo contra Cronos y El Mate.

-¿Ganaron?

-Sí, sacamos la casta. Nos llevamos la lucha. No quedé con buen sabor de boca. Apenas comenzaba y creo que la gente se quedó esperando un poquito de más, aunque entendió que era mi debut. Ahora ya puedo decir que si formo parte de un cartel, la gente sabe que siempre doy el 110, 120 por ciento arriba del ring.

-¿Eres rudo o técnico?

-Como luchador profesional tienes que trabajar las dos escuelas. En un principio, alrededor de 3 años trabajé como rudo, hacía pareja con Mini Black Magic, ya posteriormente me cambié al bando técnico y también me he preparado para dar un buen desempeño de los dos bandos y la gente me ha aceptado en cada uno.

Nube Negra admira a Súper Fly y a Último Guerrero. Y, como ellos, quiere pertenecer a Consejo Mundial de Lucha Libre o AAA.

-¿Crees que te den la licencia, cómo viste el examen?

-Muy fuerte, pero lo aguanté. Te soy sincero, en algún momento sentí que no podía más. Pero pues le eché con todo. Yo siento que sí. No sé, sería adelantarme, yo siento que sí. Primero Dios.

-¿Y si no te la dan?

-Son muestras. El sinodal es una persona muy preparada con mucho conocimiento, lo tomaría como una falla, pero constructiva. Motivándome a echarle más ganas. El no aprobarlo sería seña de que no estoy completamente preparado como yo pienso. Lo volvería a intentar.

***

Hace más de diez años perdió la vista. Un primero de agosto despertó con dolor de cabeza y ciego.

-Piensan que tal vez una enfermedad  que tenía de niño, y nunca se me desarrolló y me cayó en los nervios ópticos. Si hay una cura, qué bueno y si no pues… tengo que aferrarme a la lucha libre.

la-foto-11-450x595.jpg

Foto: Ernesto Aroche.

Tiene cinco años luchando. Su nombre es Perro Negro.

-Para una persona ciega o con cualquier capacidad las puertas se cierran, porque es difícil confiar en una persona discapacitada, pero no me queda más que aguantar.

El año pasado, Perro Negro fue finalista en “¿Quién pinta para la Corona”?, un evento que recorrió el país y que buscaba nuevos talentos de lucha libre. También participó en la inauguración del CRIT.

-¿Tienes otro empleo?

-No, soy gente del campo, soy gente pueblerina. A final de cuentas el campo y la agricultura ya no es vasto como en algún momento fue. Al quedarme ciego, me aferré al deporte de las pesas y la lucha libre al grado de que estoy aquí.

-¿Eres rudo o técnico?

-Yo quisiera ser rudo, me apasiona ser rudo. Pero no sé si sea yo rudo o técnico, a final de cuentas soy luchador, gracias a Dios amateur, y si Dios me lo concede y la comisión seré profesional, pero mi intención es ser rudo, que me odie un poquito la afición.

-¿Y si no te dan la licencia?

-Me voy a encabronar demasiado. A final de cuentas yo pedí la oportunidad, me la dieron. Pero pues ya estará de la comisión, y de Dios y de que valoren lo poco que puedo hacer.

-¿Es tu vida la lucha libre?

-Sí y mi colección de música grabada.

-¿Qué tipo de música?

-Dance, trans, house, new age y un poquito de salsa, cumbia, bachata y huarache.

-¿Es para consumo personal o la vendes?

-No, estoy en prácticas como Dj. Pienso destacar independientemente de esto como Dj sonidero y Dj discotequero. Son un poco costosas, pero es algo a lo que desde niño le tuve mucho amor. Y ahora no olvido mi ceguera con la música pero dicen que la música hace calmar a las bestias, entonces yo creo que es eso.

***

El sábado 11 de agosto fue el examen profesional de lucha libre. Lo presentaron 22 hombres. Cada uno pagó 250 pesos. El examen se dividió en cinco partes: evaluación de acondicionamiento físico, tombling (entradas y salidas, parte acrobática), lucha olímpica, lucha a rendir y lucha libre.

El lunes 20 de agosto, cuando entreguen los resultados del examen, terminará su agonía. Hasta entonces Dios dirá, dicen.

5 cosas que debes saber de la lucha libre

Licencia-del-Huracan-Ramirez.-200x143.jpg

  1. El primer luchador mexicano fue Antonio Pérez de Prian, quien se hizo famoso con el nombre de “El Álcides Mexicano”, en 1863.
  2. El primer luchador enmascarado en México fue “El Murciélago” Velázquez.
  3. Cuando desenmascaran a “El Murciélago” Velázquez, Ruddy Guzmán comienza a usar una máscara como El Murciélago II, pero poco después crea al personaje que lo haría famoso: El Santo.
  4. La máscara original de El Santo fue creada por Deportes Martínez, quienes todavía tienen la patente.
  5. Cuando un luchador pierde la máscara no puede tomar otro personaje enmascarado ni volver a enmascararse con su anterior máscara por un periodo mínimo de tres años.
Comparte
Autor Lado B
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]
Suscripcion