Lado B
Los vehículos a gasolina tienen los días contados… en 20 años
Este miércoles se firmó en Glasgow un acuerdo mundial para terminar con la producción de autos de combustión interna para 2040 entre gigantes automotrices como Ford y General Motors, así como por gobiernos como Estados Unidos, Reino Unido y México. En el primer borrador de la COP 26 prevén avances insuficientes para alcanzar los objetivos planteados
Por Pie de Página @
11 de noviembre, 2021
Comparte

Arturo Contreras Camero

Más de 100 actores de la movilidad mundial acordaron este miércoles acelerar la muerte de los automóviles que usan combustibles fósiles. Para 2035 los países más desarrollados que se sumaron a este tratado dejarán de vender autos de combustión interna, y se espera que para 2040 el resto de los países dejen de hacerlo y los sustituyan por autos eléctricos o con baterías de hidrógeno.

Whats.png

El acuerdo incluye a por lo menos 30 países, entre ellos México, Argentina, Chile y Paraguay en latinoamérica y países como India y Canadá; también a seis de los productores de autos más importantes del mundo: Ford, General Motors, Volvo, Mercedes Benz, Volvo, BYD y JLR; algunos de los dueños de las flotillas de vehículos más grandes del mundo Uber, Leaseplan y Siemens.

Fuera del acuerdo quedaron otras de las compañías que tienen mayor presencia en el mercado como Volkswagen, Toyota, Hyundai. Volkswagen, que ya inició una apuesta por autos híbridos con conexión a la corriente eléctrica dijo que no se sumaba al acuerdo por no tener el mismo compromiso de las ensambladoras chinas.

También puedes leer: “Nos quitaron todo, hasta el miedo”: jóvenes y su papel en la justicia climática

El transporte representa una quinta parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Entre los países más desarrollados y los dueños de flotillas suman más de 11 millones y medio de vehículos que serán sustituidos, mientras que con la totalidad de los firmantes se alcanzará a un tercio de los vehículos mundiales. Se calcula que en el mundo hay cerca de mil 400 millones de vehículos automotores.

Según el acuerdo firmado, los esfuerzos no solo se enfocarán en sustituir los vehículos privados, sino que también se apoyar esfuerzos para renovar los vehículos del transporte público y los usados para el traslado de mercancías.

También puedes leer: Especialistas presentan 10 claves para encarar la crisis climática

Este tipo de vehículos son llamados de cero emisiones, sin embargo, no se cuentan las emisiones de carbono emitidas durante su manufactura o las que se usan para generar la electricidad con la que se cargan sus baterías. Al día de hoy, según apunta un comunicado del gobierno del Reino Unido, en este país es más barato tener un auto eléctrico que uno de combustibles fósiles y se espera que su costo caiga drásticamente durante los próximos años.

Junto al anuncio de sustitución de vehículos, el Reino Unido anunció un modelo de estaciones de carga de vehículos eléctricos que, dicen, será tan icónico como sus casetas rojas de teléfonos públicos, sus autobuses rojos de dos pisos o sus taxis negros.

También puedes leer: Crisis climática también produce éxodos centroamericanos

autos_electricos_Atyuro_Contreras2.jpg

Foto: Arturo Contreras Camero

El esfuerzo de los transportes limpios

Este miércoles, el tema central de las discusiones en la COP 26 fue la adaptación de las ciudades y los esfuerzos que se deben hacer para tener comunidades que reduzcan en mayor medida sus huellas ecológicas. En ese marco, el director del Metrobus de la Ciudad de México, Roberto Capuano, asistió a la COP 26 para participar en un pequeño foro sobre los esfuerzos en electromovilidad sostenible.

Si bien puede que el fin de los autos impulsados por combustibles fósiles se mire lejos en la capital del país, Capuano resaltó los esfuerzos del gobierno de la ciudad para crear más opciones sostenibles en el transporte público, como la meta de que la Línea 3 del Metrobus, la creación de dos líneas de teleférico o Cablebús (que funcionan con energía eléctrica) y la recuperación del tren ligero y del sistema de trolebuses.

También puedes leer: COP26: uniendo al mundo para hacer frente al cambio climático

Fuera de China, la región con mayor cantidad de autobuses eléctricos es latinoamérica, en donde resaltan los ejemplos de Sao Paulo, Bogotá y la Ciudad de México que, a pesar de tener una larga historia de electromovilidad, como dice Capuano en entrevista, fue olvidada por mucho tiempo y a penas empieza a recobrar terreno en el tema. El tema, es más complicado que solo comprar camiones o metrobuses eléctricos, según dice.

“Vinimos a aprender, mucho es escuchar qué es lo que está pasando en otros países. Noto que hay una lucha común y constante de las ciudades para lograr migrar a la movilidad eléctrica. Pareciera que lo que se necesita, es solo tener el dinero, pero implica un cambio en toda la logística. Las concesiones de camiones eléctricos tienen que ser más largas que las convencionales para permitir que el modelo se adapte, porque tienes una cadena de valor nueva que no existe en el país. Esos son los retos que todas las ciudades están intentando superar”.

 

Continuar leyendo en Pie de Página

*Foto de portada: Arturo Contreras Camero

Comparte
Autor Lado B
Pie de Página
Suscripcion