Lado B
Jakob's Wife, sobre dilemas de matrimonio… y de vampiros
Jakob's Wife es una película que pretende contarnos una suerte de sátira sobre la tortuosa vida de matrimonio entre una mujer y un pastor por más de 30 años, pero con el peliagudo tema del vampirismo
Por Héctor Jesús Cristino Lucas @
29 de abril, 2021
Comparte

Ya que los recientes Oscars fueron tan intrascendentes, tan poco interesantes y atractivos -como ya venían siendo desde hace mucho, de hecho- he decidido jugarme el prestigio como de costumbre y no meterme con las grandes ganadoras -obras maestras del séptimo arte que seguro cambiarían sus vidas- porque sinceramente no me da la gana. Solamente por eso.

Viernes-1.png

Si vos sos un cinéfilo de primera, que se jacta de ser experto en el séptimo arte por no perderte ninguna de esas premiaciones, no me queda más que alentarte. ¡Corre a verlas porque son imprescindibles! No obstante, querido padawan, si vos sos un Cinemaniaco de segunda. ¡No te puedes perder esta fucking crítica porque es la ostia tíos!  

Ya desde comienzos del 2020, cuando apenas se asomaba la pandemia, entre artículos especiales de revistas especializadas, como la mítica Fangoria o la exquisita Bloody Disgusting, se hablaba de una película extraña que estaba en desarrollo y que poseía una gran cantidad de elementos que prometían a convertirse tal vez, solo tal vez, en una de las mejores cintas de serie B de los últimos tiempos.

También puedes leer: 7 películas para recordar a Stuart Gordon 

Y no es para menos, porque tendría absolutamente todo: a Travis Stevens como cabeza del proyecto, director de aquella fenomenal Girl on the Third Floor (2019) sobre casas embrujadas que nos sorprendió a todo; a Barbara Crampton como protagonista, la mujer emblema del género fantástico en los 80s; y un argumento girando sobre el tema de los vampiros. ¡Así es! ¡Una fucking película de vampiros con todos los elementos clásicos del horror ochentero! Nada menos que Jakob’s Wife. ¿Qué podría salir mal? 

Bueno… se sorprenderían. 

Luego de una larga espera y tras un modesto estreno en diversos sitios digitales en pleno 2021, el público de este tipo cine, que esperaba atentos la nueva pieza maestra del género chupa sangre, resultó bastante decepcionado. Nadie podía entender, ni mucho menos aceptar, cómo tantos elementos a favor; incontables aciertos en el cast y la producción, según ellos, podría salir tan horrorosamente mal de la noche a la mañana.

Pero en defensa de esta película, y como un fiel amante de todo producto independiente que involucre tripas, sangre y vampiros por igual, he de decirles dos cosas que deben ser tomadas en serio como un decreto indispensable a la hora de hablar de Jakob’s Wife.

Jakob´s wife

Jakob´s wife/ Fotograma: RLJE Films | YouTube

Número uno: ni por asomo se trata de la mejor película de vampiros de la última década. Ni siquiera de los últimos cinco años -en eso tienen razón los críticos intelectualoides- pero por nada en el mundo debe dejarse en el olvido. Y número dos: Barbara Crampton -nuestra bellísima y siempre talentosa Barbara Crampton- está tan increíble en esta cinta; tan magníficamente viva en una película sobre muertos vivientes… ¡que es el precio justo a pagar para un disfrute asegurado!

Ya sabes lo que dicen. Que una actriz se haya atrevido a participar en joyas como From Beyond (1986) o Re-Animator (1985) -recordad aquella mítica escena del sexo oral con una cabeza de zombi cercenada- de la mano de nada menos que un maestro del horror como lo fue y siempre será Stuart Gordon -que en paz descanse- merece respeto y dedicación. Pero más importante todavía: merece que nos traguemos toda película en la que aparezca sin importar qué tan vomitiva o terrible sea esta.

Señores, Jakob’s Wife tiene lo suficiente. Quizá no lo esperado, lo admito, pero sí lo indispensable. Una película que pretende contarnos una suerte de sátira sobre la vida de matrimonio, o peor aún, sobre la tortuosa vida de matrimonio entre una mujer y un pastor por más de 30 años -el horror está más que asegurado- pero con el peliagudo tema del vampirismo. Que sea la violencia descarnada; los misterios de la vida y la muerte; el romanticismo clásico con monstruos y fantasmas… la metáfora poderosa de los dilemas de pareja.

En la misma tradición que películas ochenteras del género como Fright Night (1985) de Tom Holland o The Lost Boys (1987) de Joel Schumacher -con música retro y gore a la vieja escuela- pero combinándose hábilmente con los elementos más clásicos de los vampiros de antaño; de los vampiros de literatura; ¡de los vampiros a la Bram Stoker!

Una extraña película que si bien algunos apuntan en que falla a la hora de tomarse en serio a sí misma por la comedia desbordante en la que recaen todos los acontecimientos, según otros -y en ellos me incluyo- busca de la trama fácil o los clichés repentinos, una pizca de innovación dentro de sus propias alegorías. 

Porque la única verdad, queridos padawans, es que tanto su comedia disparatada como su trama marital, son perfectamente bien equilibradas para regalarnos una serie B que aunque no mata, sí que se disfruta. 

De hecho, una de las mejores cosas que tiene esta película es su jodido arranque. Realmente exquisito pues se pretende volver a las viejas narrativas, como añadir un misterio recién comienzan los minutos, con una extraña desaparición de la que poco o nada sabemos. Con un asesinato inesperado que nos hace voltear a ver todo como posibles sospechosos. Hace que se respire cierto aire a película slasher de los 70s-80s, con un “asesino despiadado” rondando en un pueblo al puro estilo de Halloween (1979).   

Luego, tenemos la presentación de nuestros personajes principales. Un matrimonio disfuncional en apariencia perfecto donde un hombre de fe, el pastor Jakob Fedder -interpretado por Larry Fessenden- no practica lo que profesa, y donde una mujer, Anne Fedder -¡mi amada Barbara Crampton!-, parece vivir infeliz y arrepentida por no haber tomado una decisión correcta. 

Una trama bastante conocida, aunque engañosa por igual. Sobre todo, si se tiene en cuenta que el protagónico, como su nombre lo dice, es nada menos que la esposa marginada y olvidada del tal Jakob. 

El argumento está construido de tal manera que el espectador se predisponga a creer que todo girará en torno a una venganza común y corriente de una esposa ninguneada y poco apreciada luego de que esta mujer termine convertida en una sanguinaria vampiro cuando las cosas que pongan turbias. En una “toda poderosa mujer vampiro que ahora puede hacerle frente al patriarcado que tanto le ha hecho sufrir”. Peeeero déjenme decirles que ESTÁN COMPLETAMENTE EQUIVOCADOS. 

La historia, para suerte de nosotros que buscamos violencia injustificada antes que mensajes patateros a favor de oscuras agendas, no está volcada al feminismo forzado -poco elaborado, poco inteligente- donde debemos tener lástima de una mujer por la crueldad de un hombre, sino hacer de los temas más comunes del horror, puentes o hasta eslabones indispensables a la hora de construir “una interesante y poco convencional historia de superación marital”. Conmovedora y hasta efectiva en ciertos momentos.  

Jakob´s wife

Jakob´s wife/ Fotograma: RLJE Films | YouTube

Señores, si hablo bien de Jakob’s Wife no es porque afortunadamente tenga sangre a borbotones a la vieja escuela, sino porque representa una buena película de género que sabe y está consciente de lo que es. Ser una apuesta sobre el cine de vampiros, pero una mucho mejor sátira de la vida real.  

Además de que las increíbles actuaciones terminan por convencernos de que esta estúpida premisa puede llegar a tomarse en serio cuando de verdad se lo proponen. Tanto Barbara como de Larry Fessenden, por un lado, se entienden a la perfección. Magníficos en mancuerna como no se pueden imaginar. En parte porque ambos tienen una carrera igual de prolífica en el género de horror. 

Tal vez te interese: 10 magníficas rubias del séptimo arte, según el Cinemaniaco

Barbara Crampton como ya dijimos, fue la rubia indiscutible de la serie B. Pero Fessenden, quien interpreta al hijueputa de Jakob, fue incontable secundario en películas de género. Desde Cabin Fever 2 (2009) de Ti West -la secuela de la mítica Cabin Fever (2002) dirigida por Eli Roth-; la fascinante cinta de home invasion You’re Next (2011) en la que Barbara Crampton de hecho también participó; y la magnífica Stake Land (2010) de Jim Mickle que por cierto también era de vampiros.

Y no olvidemos tampoco a Bonnie Aarons -otra cerecita sobre el pastel- que para aquellos que son fanáticos del The Conjuring Universe -claramente yo no- la recordarán por su papel como Valak en la película de The Nun (2018). Esta vez, interpretando al “vampiro maestro” con un diseño -algo fofo y descafeinado- al puro estilo del Nosferatu (1922) de Murnau. 

Jakob´s wife

Jakob´s wife/ Fotograma: RLJE Films | YouTube

Así que debo decirles, advertirles y gritarles, con todos los dientes, que esta es una película construida netamente con elementos del género. Un poco de esto, un poco de aquello. Para todos los gustos y para todos los colores. 

Jakob’s Wife, aunque aborrecida por un gran número de críticos intelectualoides que se quedaron hasta tarde para mirar los Oscars en línea, es una buena experiencia en el cine de horror independiente. Divertida pero inteligente. Tan aterradora en su factor sangriento. Tan conmovedora en su factor drama. Damas y caballeros: sobre dilemas de matrimonio… y de vampiros.

 

Sinopsis:

“Casada con el sacerdote de un pequeño pueblo, Anne siente que su vida se ha encogido en los últimos 30 años. Encontrar a «The Master» le otorga un nuevo sentido de poder y ganas de vivir de manera más arriesgada. Sin embargo, los cambios en su vida traen consigo una importante cantidad de cadáveres.”

 

 

*Foto de portada: Jakob’s Wife/ Fotograma: RLJE Films | YouTube

Comparte
Autor Lado B
Héctor Jesús Cristino Lucas
Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com
Suscripcion