Lado B
10 magníficas rubias del séptimo arte, según el Cinemaniaco
Así como el perverso personaje antagónico de Tarantino en Kill Bill, interpretado por el ya fallecido David Carradine: el encantador de serpientes. O bien, el inigualable maestro Hitchcock quien compartía un peculiar y casi fetichista gusto por las mujeres de cabello dorado, aquí y ahora les confieso que el Cinemaniaco… también las ama.
Por Héctor Jesús Cristino Lucas @
16 de junio, 2016
Comparte
Héctor Jesús Cristino Lucas

[dropcap]A[/dropcap]sí como el perverso personaje antagónico de Tarantino en Kill Bill, interpretado por el ya fallecido David Carradine: el encantador de serpientes. O bien, el inigualable maestro Hitchcock quien compartía un peculiar y casi fetichista gusto por las mujeres de cabello dorado, aquí y ahora les confieso que el Cinemaniaco… también las ama. Pese a que han sido caracterizadas innumerables veces por la industria como huecas y superficiales, o son las primeras en morir en las películas de terror -recordemos por ejemplo la fantástica escena de apertura en Scream con Drew Barrymore- hay mucho más en estas mujeres de lo que se aparenta. Por ello, este es un top dedicado plenamente a las rubias del séptimo arte.

Pero antes entendamos las reglas.

  • Primero, no sólo su belleza física será un elemento de valor sino también sus actuaciones, por lo cual se escogerá una de sus películas para demostrar los grandes papeles que han interpretado.
  • Segundo, este es un top es totalmente intimista, por ello las posiciones en el conteo serán no en base a la crítica o a otros sitios web, sino sólo a mi criterio personal.
  • Y tercero, no se tomarán en cuenta ni el año, ni la edad o la complexión, mucho menos el género de películas en las que estas actrices aparecieron o si no son rubias naturales.

Antes de entrar en materia me gustaría hacer una mención a ciertas actrices que quizás piensen que se encontrarán aquí, pero por ser totalmente predecibles no lo estarán como Marilyn Monroe, Scarlett Johansson, Naomi Watts, Nicole Kidman o la propia Chloe Grace Moretz. Estas son mis 10 preferidas rubias del séptimo arte.

10.- Sheri Moon Zombie – House of 1000 Corpses (2003)

Actriz, cantante y diseñadora de modas, es la musa definitiva de uno de los más representativos directores de cine de horror en el siglo XXI, el metalero y ahora cineasta Rob Zombie. No sólo ha participado en muchos de sus videoclips, donde sus dotes artísticos en vestuario relucen, como en Never Gonna Stop o Living Dead Girl, sino que también ha aparecido en todas sus películas. Como madre de Michael Myers en los remakes de Halloween allá por el 2007, hasta como súper heroína en la película animada The Haunted World of El Superbeasto dando su voz a Suzi-X.

Sheri Moon Zombie sigue apareciendo en las películas actuales del metalero, como en The Lords of the Salem en el 2012 o en la más reciente que se estrenará este año: 31. Sin embargo, se ganó su popularidad tras interpretar a la desquiciante Baby Firefly en la opera prima de Zombie, House of 1000 Corpses.

 

9.- Sharon Stone – Basic Instinct (1992)

Quien lanzó al estrellato a esta actriz fue sin duda el autor intelectual detrás de Robocop en 1987, Paul Verhoeven. Apareció primero en el thriller de ciencia ficción Total Recall, protagonizada por Arnold Schwarzenegger en 1990, donde comenzaría su exitosa carrera. De hecho, ese mismo año posó en la revista Playboy como portada en el número de julio, que le valió el título de la sex symbol de la década. Sin embargo, su éxito no se consolidaría hasta dos años después, cuando protagonizó la clásica Basic Instinct también de Verhoeven.

Cualquier amante del cine -y de Sharon Stone por supuesto- debe reconocer que no importa cuántas películas haya protagonizado esta mujer. Ni Silver de Phillip Noyce o Casino de Martin Scorsese, porque Basic Instinct es la joya adecuada para recordarla, no sólo por su magnífica actuación o el desorbitante guión entre thriller y erotismo que muchas películas, como Fatale Atraction de Adrian Lyne o Jade de William Friedkin intentaron emular posteriormente, sino por la mítica escena de cruce de pierna que quedó en la historia.

 

8.- Jane Fonda – Barbarella (1969)

Mujer impresionante no sólo por su larga carrera cinematográfica, sino también su multifacética alma que la han llevado de ser actriz a escritora, editora, blogger e incluso en los 60s activista política en apoyo al Movimiento por los derechos civiles y a la oposición en la guerra de Vietnam. Y en múltiples ocasiones ha estado inmiscuida en movimientos pro feministas. Sin embargo, su fama en la actualidad se la debe, sin lugar a dudas a una película de 1969 que sirvió como parteaguas en el género fantaerótico que mezcla ciencia ficción y erotismo.

Barbarella es de inicio un comic frances creado por Jean-Claude Forest que popularizó la idea de una heroína como fuerte protagonista, y de donde abrevaría el cine para crear personajes como la teniente Ripley de Alien o Sarah Connor en Terminator. Incluso hay quienes consideran al cómic el primero en dicha fórmula. Por su parte, la adaptación de Roger Vadim en el 69 convirtió a Jane Fonda no sólo en la actriz del momento en la ciencia ficción, sino también en toda una sex-symbol. La escena más emblemática de la película, entre lo humorístico y erótico, fue la tortura hacia Barbarella en una máquina de orgasmos.

https://youtu.be/qb95eg1IbVo

 

7.- Daryl Hannah – Attack of the 50 Foot Woman (1993)

Quizás sea más recordada por su siniestro personaje antagónico en Kill Bill vol. 1 y 2, Elle Driver, pero Daryl Hannah posee actuaciones aún más curiosas y hasta excéntricas. Saltó a la fama tras interpretar a la bellísima sirena Madison en la película Splash de 1984 junto a Tom Hanks, y de ahí se volvió referente en las películas de fantasía o ciencia ficción. ¿Quién no recuerda su increíble papel, en 1988, como la replicante en la película de Ridley Scott, Blade Runner por ejemplo? Sin embargo, la actuación que destaco es la que menos se conoce, la de la mujer de 50 pies de altura.

Un remake de aquel clásico Sci-fi pro feminismo de 1957 que pese a tener unos efectos que hoy en día le pesan, sigue siendo una de esas rarezas más interesantes de Daryl Hannah.

 

6.- Dyanne Thorne – Ilsa, She Wolf of the SS (1975)

Quizás esta sea una de las actrices menos conocidas del top, por tratarse de una estrella del séptimo arte más underground, principalmente del cine de serie B o el cine de Explotación de los 70s. Dyanne Thorne protagonizó una serie de películas que hasta el día de hoy, pese a su naturaleza visceral, erótica y exagerada, se han vuelto de culto: La trilogía de Ilsa. Los filmes cuentan la historia de una tirana y malévola mujer cuya característica principal es que no se trata de una narración cronológica que cuente la vida del mismo personaje, sino su protagonismo antagónico en distintas épocas de la historia compartiendo el mismo nombre y preferencias.

Ilsa la hiena del harem y por supuesto, Ilsa la tigresa de Siberia han sido títulos emblemáticos del cine de serie B, pero según los fanáticos, y a ellos me uno, Ilsa la loba de la SS ha sido la mejor y la más recordada del género. No sólo por su ración exagerada de violencia y erotismo descomunal -no explícito, por ello no entra en la categoría pornográfica- sino también por ser parcialmente histórica, esto tras representar a los despiadados experimentos nazis en los campos de concentración y en la directora de uno de ellos: Ilsa Koch -de ahí que tomaran el nombre- quien quería comprobar la hipótesis de que las mujeres eran capaces de soportar mayor sufrimiento que los hombres.

5.- Ewa Aulin – Candy (1968)

Más underground que Dyanne Thorne, sin duda es Ewa Aulin. Apareció en distintas películas estadounidenses e italianas, como en Col cuore in gola de Tinto Brass -director de Calígula– o en el giallo infravalorado A. K. A. Death laid an egg de Giulio Questi. Sin embargo, ninguna tuvo suficiente éxito como para mandar a Aulin al estrellato. De hecho, en el 68 se creía que por fin saltaría a la fama con la película Candy de Christian Marquad, puesto que el reparto era alucinante: con Marlon Brandon, Richard Burton, John Huston y el mismísimo Ringo Star haciendo de jardinero mexicano.

Desafortunadamente, Candy fue un fracaso de taquilla y Ewa Aulin pese a su belleza jamás brilló en la industria. Ahora en nuestros días esta película se volvió de culto

 

4.- Barbara Crampton – Re-animator (1985)

Actriz que, como Jamie Lee Curtis o Marilyn Burns podría considerársele como una auténtica Scream Queen, es decir, como una auténtica reina en el género del horror. Barbara Crampton debutó en el 83 con el thriller de Brian De Palma, Body Double, pero saltó a la fama precisamente por protagonizar a diversos personajes en películas de terror, principalmente de la mano del emblemático Stuart Gordon, como From Beyond en 1986 o Castle Freak en el 95. De hecho y como una grandiosa referencia, ha aparecido en diversas películas de horror más actuales como en You’re Next o We Are Still Here.

Sin embargo, su actuación más emblemática fue en su debut como una Scream Queen: Re-animator, de nada menos que Stuart Gordon por supuesto. Compartiendo la pantalla junto a Jeffrey Combs -quien se volvería el protagonista de esta saga- y basado en el relato Herbert West: reanimator de H. P. Lovecraft, la película se volvió un referente inmediato no sólo del género de horror sino también del cine universal -véase por ejemplo la mención que hay de ella en el film de Sam Mendes American Beauty– gracias a la emblemática escena del sexo oral a Barbara Crampton:

https://youtu.be/cbeEWTUqFKw

 

3.- Deborah Kara Unger – Crash (1996)

Si la película necrofilica por excelencia fue Necromantik de Jörg Buttgereit, la película que mejor retrata la sinforofilia fue el thriller psicológico Crash de David Croneneberg en el 96. Basada en la novela homónima del escritor inglés de ciencia ficción J. G. Ballard -que en este año High Rise, otra de sus novelas, llegará a la pantalla grande de la mano de Ben Wheatley- la historia nos narra cómo un grupo de personas se reúnen regularmente en un club secreto para disfrutar y recrear choques automovilísticos. La película causó tanta polémica en los 90s que hoy en día es considerada de culto.

La actriz canadiense Deborah Kara Unger protagoniza de manera exquisita a uno de los personajes adictos a esta parafilia, convirtiéndose en una de mis rubias más preferidas gracias a este papel.

 

2.- Carolina Bang – Balada Triste de Trompeta (2011) 

Si la musa y actriz fetiche de Rob Zombie es Sheri Moon Zombie, la del cineasta español Álex de la Iglesia sin duda alguna es Carolina Bang. La fantástica rubia que más se destacó por aparecer en los excéntricos trabajos de su cónyuge. Por ejemplo, en el 2008 le dio vida a una androide llamada Lorna en la serie de televisión Plutón B. R. B. Nero, exponiendo su belleza de una manera tan cómica como deslumbrante. Posteriormente hizo apariciones en otras series de tv, ya sea en Los hombres de Paco o en Los exitosos Pells. Pero donde quedó inmortalizada sin duda fue en Balada Triste de Trompeta.

La mayoría de las películas de Álex de la Iglesia pudieran ser consideradas como espectaculares tragicomedias, en su gran mayoría, que son capaces de mezclar cierta dosis de humor ácido y violencia explícita. Odas insaciables de serie B, pero con cierto grado de madurez que no las dejan caer en lo ridículo o predecible. Una inverisimilitud tal que pese a todo, y por causa de su excelente manejo de guión, hace que te la tomes en serio. El Día de la Bestia fue el mejor ejemplo de ello, que mezcló la premisa del Diablo y el anticristo en un thriller divertidísimo que nunca descansa. Pero Balada Triste de Trompeta nos habla de lo tétrico que son los circos… y los payasos.

¿Recuerdan aquella gran película de Todd Browning Freaks o de la obscura y surrealista concepción de David Lynch en Eraserhead? Pues bien, De la Iglesia creó una oda grotesca y visceral muy semejante a estas producciones, psicológica y perversa, pero al mismo tiempo divertida. Fácilmente al día de hoy podría considerársele de culto y sin duda alguna, como una de las mejores actuaciones de Carolina Bang, una de mis rubias preferidas en el séptimo arte. También vale la pena verle en Las brujas de Zugarramurdi.

https://youtu.be/tSlkghGJhd8

 

Mención honorífica: Rosamund Pike – Gone Girl (2014)

Este es uno de los casos más graciosos que haya visto de una actriz, que teniendo una gran lista actuaciones dentro de su filmografía como en las fantásticas Fracture de Gregory Hoblit o Pride & Prejudice de Joe Wright, es identificada por la mayoría de la audiencia como la Dr. Samantha en la adaptación homónima del videojuego Doom del 2005. Incluso apareció en The World´s End de Edgar Wright en el 2013. Sin embargo, la actuación que más notoriedad le ha dado en los últimos años fue gracias a la adaptación homónima que Fincher realizó de la novelista Gillian Flynn: Gone Girl. Obscura y malévola, un thriller sencillamente espectacular.

 

1.- Sharon Tate – The Fearless Vampire Killers (1967)

Su faceta como actriz no fue tan prolífera como se piensa; hacía de papeles relativamente cortos y a veces ni siquiera la colocaban en los créditos. Pasó en Barrabás de Richard Fleischer o en The Americanization of Emily de Arthur Hiller. De hecho, la mayoría de sus actuaciones fueron dedicadas a las series de televisión, como en The Beverly Hillbilies o en Mister Ed. Quizás esta sea una de las curiosidades más grandes que escriba en un top, y es que la rubia que más amo del séptimo arte apareció en una de mis películas favoritas… como una pelirroja. Sin embargo encaja a la perfección en el top por ser, irónicamente, una rubia natural.

Sharon-Tate-Pictures-16-1Sharon Tate fue considerada alguna vez como “la nueva Marilyn Monroe”; una de mis grandes fascinaciones no sólo por su belleza, que se robó el corazón de Roman Polanski en los 60s, sino porque su paso por el cine fue relativamente corto y por alguna extraña razón, siempre me recordó al poema de Lenore de Edgar Allan Poe, “la hermosa mujer que murió tan joven”. El 9 de agosto de 1969 -justo un año después de casarse con Polanski- los seguidores de la secta La Familia liderada por Charles Manson, irrumpieron en la casa de la actriz y la asesinaron brutalmente junto a cuatro personas más. Para entonces ella tenía 26 años y estaba embarazada de 8 meses y medio.

Lo peor de todo fue el motivo de los homicidios. Verán, la residencia que Polanski había comprado para su esposa le había pertenecido al productor de música Terry Melcher, que tiempo antes enfureció a Charles Manson por haberle negado producir su disco. La rencilla quedó, y Manson, aún creyendo que éste vivía ahí mandó a sus seguidores a asesinarlo. Polanski no corrió con la misma suerte debido que ese año se encontraba en Londres filmando Rosemary’s Baby. El metraje inmediatamente obtuvo su estatus de película maldita debido a que la similitud de la trama.

Ya saben, la idea de una mujer embarazada que le era arrebatado su bebé por el mismísimo Diablo y con ayuda de sus sádicos adoradores.

Sin embargo, la película por la cual su belleza quedó inmortalizada, fue en The Fearless Vampire Killers de 1967, de las pocas películas, junto a Eye of the Devil de J. Lee Thompson tal vez, donde su protagonismo fue mayor. Su personaje iba a ser interpretado inicialmente por la actriz Jill St. John quien era una pelirroja natural, pero posteriormente Tate se quedó con el papel. Esa es la razón por la cual usó una peluca de ese color en todo el rodaje a petición de Roman Polanski. Esta fue la película responsable por la cual ambos iniciaron su efímero y trágico romance.

Para el Cinemaniaco, la mejor rubia -que irónicamente apareció pelirroja- del séptimo arte.

Comparte
Autor Lado B
Héctor Jesús Cristino Lucas
Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com
Suscripcion