Lado B
La lucha de las mujeres en el movimiento afromexicano
Una red de mujeres afromexicanas de Guerrero, Oaxaca y Veracruz se dedica a la visibilización de los pueblos afromexicanos, la reivindicación de las identidades negras y la lucha por el reconocimiento de sus comunidades por parte del estado mexicano
Por Gustavo Escalante @fumandoplanetas
07 de marzo, 2021
Comparte

A lo largo de casi 30 años de lucha, el movimiento afromexicano ha buscado la reivindicación de las personas afromexicanas y la garantía de sus derechos. En este contexto, las mujeres han jugado un papel fundamental en la obtención de logros como la visibilización de las personas afromexicanas y la inclusión de los pueblos afrodescendientes en la constitución política del país.

Jueves-1.png

Gran parte de este trabajo lo están haciendo las colectivas conformadas por mujeres afromexicanas de lugares como Coahuila, Chiapas, Michoacán, Veracruz, Ciudad de México y la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca —entidades donde se concentra la mayor parte de las 2.5 millones de personas afromexicanas, según el Inegi—. Muchas de ellas se han articulado en una red de activismo que lucha contra los problemas que enfrentan sus comunidades: la red de Mujeres Afromexicanas en Movimiento (Muafro).

Mijane Jiménez Salinas es una mujer afromexicana originaria de Cuajinicuilapa, Guerrero, presidenta de la asociación civil Mano amiga de la Costa Chica, y es integrante de Muafro. En entrevista para LADO B, Jiménez comenta sobre la trascendencia de visibilizar a las poblaciones afromexicanas, la cual radica en la presencia del pueblo afromexicano ante el estado, pues de esta manera se puede exigir el acceso a la participación política efectiva y real en la toma de decisiones y creación de políticas públicas para sus comunidades. 

Asimismo, la visibilización también contribuye a la erradicación de estereotipos raciales arraigados en la cultura que, por mucho tiempo, se han difundido a través de la publicidad y los medios de comunicación; estos estereotipos están ligados con la sexualización de los cuerpos de las mujeres negras y con la imposición de valores negativos hacia las personas afrodescendientes. 

Visibilizar es reivindicar con orgullo

La lucha de las mujeres en el movimiento afromexicano

Foto: Colectiva de Mujeres Afromexicanas en Movimiento | Facebook

Desde hace más de 500 años las personas afrodescendientes han habitado el país; sin embargo, su existencia ha sido invisibilizada a lo largo de la historia de México.

La poeta y activista por los derechos de las personas afromexicanas, Aleida Violeta Vázquez Cisneros —quien también participa en Muafro—, coincide con Mijane en que la visibilización de los pueblos negros es uno de los logros más importantes del movimiento afromexicano.

Aleida Violeta Vázquez es una artista que escribe desde su visión como mujer negra en este país. Mediante sus poemas, ella exalta la cultura y el pasado ancestral de los pueblos afromexicanos, así como la belleza y feminidad de las mujeres negras.

Llevo en la sangre candela / y en mi pecho algarabía / mis ojos son dos / lumbreras / que desbordan alegría / son herencia de mi abuela / que de niña me decía: / no me avergüenza ser / negra / ¡soy fuerza, fulgor y vida!. Así se lee en el poema «No me avergüenza ser negra» de Aleida, con el que también recuerda que las personas son más que un color de piel o un cuerpo, y que hay cosas más trascendentales como la vida misma.

Este proceso de visibilización, tanto por parte de la literatura como en los movimientos sociales, ha servido para empoderar a las mujeres y niñas respecto a su identidad afromexicana; reconstruyendo la narrativa sobre la negritud, que históricamente ha sido asociada con significados negativos, generadores de violencia, acoso y sufrimiento. “[Que] tiene que ver con que se relaciona la negritud: con lo malo, con lo feo, con lo prohibido, con lo oscuro, con lo silenciado» menciona Aleida. 

Tales significados negativos se traducen  en una violencia racista estructural, que a decir de Aleida debe subsanarse desde la reivindicación y el orgullo de la identidad afromexicana.

También puedes leer: Supremacistas blancos y el Antirracismo Global

Sin embargo, Aleida Vázquez y Mijane Jiménez están de acuerdo con que la reivindicación debe ir más allá del reconocimiento de las personas y los pueblos; consideran que se debe reconocer la influencia que la cultura africana ha tenido en la conformación de la cultura nacional: en la danza, la música y la gastronomía. Estos son algunos elementos que este proceso debería mencionar, pues aunque no sean reconocidos en la historia, los aportes del pueblo afromexicano han estado todo el tiempo presentes.

Con lo anterior concuerda Evelia Estela Catalán Casiano, una mujer afromexicana y académica de la Universidad Autónoma de Guerrero, quien también forma parte de la colectiva Muafro, pues para ella el incluir los aportes de conocimiento y habilidades que ha aportado el pueblo afro es una manera de reivindicar su identidad. 

El feminismo de comunidades afromexicanas es un feminismo comunitario

De acuerdo con Mijane Jiménez, la noción de feminismo en las comunidades afromexicanas no existe como tal, pues hay aún un machismo muy arraigado tanto en hombres como mujeres afromexicanas, sin embargo, las mujeres sí tienen prácticas feministas aunque no las reconocen como tal porque para ellas son más bien actitudes heredadas de sus madres, abuelas…se construye a través de la solidaridad comunitaria entre mujeres, quienes se apoyan unas a otras cuando hay problemas, trabajan día con día para llevar el sustento a su familia, y quienes participan activamente en las decisiones y procesos comunitarios. 

«Yo creo que ese es el feminismo comunitario, el arroparnos y cuidarnos entre nosotras, pero sobre todo el defender nuestras luchas a nivel comunitario», explica Mijane y coincide con ella Aleida. 

Aleida argumenta que por eso todavía no se puede hablar de un feminismo afromexicano, pues para ella se trata de un proceso que todavía está en ciernes, que se está construyendo a través del diálogo, la reflexión y la conciencia identitaria de las mujeres y niñas afromexicanas.

Te sugerimos: Así se vive el feminismo comunitario en los municipios de Puebla

No obstante, aunque no hay una conciencia íntegra del feminismo dentro de las comunidades, lo cierto es que las activistas y colectivas afromexicanas buscan incidir tanto en las comunidades afro como en el resto del territorio nacional, para visibilizar y luchar por los derechos de las mujeres.

Desde Muafro lo tienen muy claro: «Queremos formular nuestro propio feminismo como mujeres afromexicanas, y estamos justamente en ese proceso», respetando la diversidad de feminismos y la exigencia de los derechos de todas las mujeres, declara Evelia Castelán.

Entre los objetivos del movimiento de mujeres afromexicanas están: alcanzar la igualdad de derechos para todas las mujeres afromexicanas, tener representación política y ser incluidas en la toma de decisiones públicas dentro y fuera de sus comunidades, así como garantizar la justicia y la eliminación de la violencia contra las mujeres. 

Otras metas tienen que ver con el acceso a la educación y servicios de salud para las comunidades afromexicanas, pues las activistas indican que en estas comunidades el servicio de salud es ineficiente y, en algunos casos, discriminatorio. 

Específicamente, en cuanto a la educación, exigen mayor acceso y mejor calidad, pues de acuerdo con el Censo de población y vivienda 2020, Guerrero, Oaxaca y Veracruz son los estados con mayor índice de analfabetismo en la población afromexicana, con 8.4, 8.1 y 6 puntos porcentuales, respectivamente.

De igual manera, Evelia considera importante mostrar la historia de las comunidades afromexicanas en los libros de texto, pues de esa forma las y los afromexicanos pueden reconocerse en el desarrollo de la nación y sentirse orgullosas de su identidad. 

Los logros de las mujeres y el movimiento afromexicano

Mujeres-afromexicanas-5.jpg

Foto: Colectiva de Mujeres Afromexicanas en Movimiento | Facebook

Algunos resultados del activismo afromexicano más recientes son la integración del inciso «C» al artículo segundo de la Constitución Política Mexicana, el cual reconoce a los pueblos afromexicanos como parte pluricultural de la nación y les confieren los mismos derechos que al resto de los mexicanos. 

También debe mencionarse la inclusión de la pregunta de autoadscripción como persona afromexicana en el censo de población y vivienda 2020 realizado por el Inegi, en el cual se determinó que en México hay 2 millones 576 mil 213 personas afromexicanas. Un número considerable, si se compara con la población de la encuesta intercensal 2015 del Inegi, cuyos datos resultados indicaron que 1.3 millones de personas se autoadscribieron como afromexicanas.

El alcance de estos logros requirió de la participación de organizaciones civiles, activistas y organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, quienes exigieron al estado mexicano el reconocimiento de la población afromexicana. 

Cuenta Mijane Jiménez que los resultados del censo poblacional son un gran avance en cuanto a la visibilización; pero, aún más, una gran oportunidad para exigir políticas públicas con enfoque étnico y de derechos humanos, que puedan atender las necesidades de las comunidades afromexicanas: mejor educación, servicios de salud, vivienda, telecomunicaciones y desarrollo económico. Esto se podrá hacer tras la desagregación de los datos recabados por el censo.

En el ámbito social, también se está avanzando, asegura Mijane, pues ella dice que cada vez hay más interés por parte de la sociedad civil y los medios de comunicación en las comunidades afromexicanas, en la participación de foros sobre temas de afrodescendencia, y en la difusión de la cultura y el arte. 

El alcance de los logros se debe en parte a la difusión de la información sobre los derechos humanos, sobre la historia negra y sobre asuntos identitarios, pues de acuerdo con Evelia Catalán, el acceso a la información y el conocimiento es fundamental para sumar participación comunitaria al movimiento.

Te recomendamos leer: Afrohistorias: Totó la Momposina

Pero los retos continúan, de acuerdo con las activistas. Las y los afromexicanos todavía deben seguir luchando por su representación política, la reivindicación de su identidad, los prejuicios y estereotipos raciales, así como el machismo estructural que afecta a sus comunidades, y que violenta a las mujeres afromexicanas. Sin embargo, creen que los resultados pueden verse reflejados a mediano o largo plazo.

***

Puedes encontrar a la colectiva Mujeres Afromexicanas en Movimiento MUAFRO en su página de Facebook o en su portal de internet.

 

*Foto de portada: afromexicanas.mx

Comparte
Autor Lado B
Gustavo Escalante
Entusiasta del periodismo, buscador de nuevas historias.
Suscripcion