Lado B
Dos nuevos asesinatos de indígenas cacataibo en la selva peruana
Herasmo García Grau, de la comunidad nativa Sinchi Roca, y Yenes Ríos Bonsano, de la comunidad nativa Puerto Nuevo, son las primeras víctimas de la ilegalidad en la Amazonía peruana en lo que va del 2021
Por Mongabay Latam @
02 de marzo, 2021
Comparte
Yvette Sierra Praeli

Los pueblos indígenas en Perú viven bajo amenaza. El asesinato de dos líderes del pueblo cacataibo en menos de una semana en Perú confirma, una vez más, el peligro que enfrentan cada día los pueblos originarios que viven cercados por el narcotráfico y otras actividades ilegales.

Whats-1.png

El viernes 26 de febrero, la Organización Regional Aidesep Ucayali (ORAU) confirmó que Herasmo García Grau, de la comunidad nativa Sinchi Roca, y Yenes Ríos Bonsano, de la comunidad nativa Puerto Nuevo, ubicadas ambas en el límite entre las regiones de Ucayali y Huánuco, fueron asesinados presuntamente por personas dedicadas al cultivo ilícito de hoja de coca y al narcotráfico.

“Estamos indignados por lo que está pasando. Los indígenas estamos muriendo. Pese a las alertas y advertencias no solo por estos asesinatos recientes, sino por los anteriores que hasta ahora están impunes. Hacemos un llamado para tomar acciones inmediatas. Sabemos que es el narcotráfico, eso no se descarta”, señaló el presidente de ORAU, Berlin Diques a Mongabay Latam.

ORAU informó que el joven cacataibo Herasmo García Grau, de 28 años de edad, primo hermano del jefe de la comunidad nativa de Sinchi Roca, Hugo García, fue secuestrado el 25 de febrero y un día después, encontraron su cadáver con impactos de bala. El  joven indígena fue asesinado cruelmente, asegura el presidente de la ORAU, por las señales de tortura halladas en su cuerpo. Las imágenes enviadas por los líderes indígenas confirman la crueldad del crimen.

Tal vez te interese: Violencia en la pandemia, líderes indígenas asesinados en América Latina

Líderes indígenas de la zona —que pidieron el anonimato por el peligro que existe en sus territorios— confirmaron a Mongabay Latam que Herasmo García salió el jueves 25 rumbo al monte para cazar, y no regresó más. Un día después su cuerpo fue hallado en un sector de la comunidad nativa Puerto Nuevo, cerca de los caseríos habitados por colonos dedicados al cultivo ilegal de coca que se han establecido dentro de su territorio.

Días antes, el 14 de febrero, otro crimen se registró en la comunidad nativa Puerto Nuevo. El asesinato de Yenes Ríos Bonsano, un joven cacataibo de 27 años, ocurrió en una zona cercana al lugar donde días después fue encontrado Herasmo García. También murió por impactos de bala. Ambos jóvenes eran voluntarios del comité de vigilancia y control forestal en sus comunidades, por lo tanto, estaban comprometidos con la defensa de sus bosques contra la tala ilegal y el narcotráfico.

Las comunidades de Sinchi Roca y Puerto Nuevo son parte de las ocho comunidades ubicadas en el sector ubicado entre las regiones de Ucayali, Huánuco, Pasco y Junín que viven bajo amenaza del narcotráfico. Puerto Azul, Yamino, Mariscal Cáceres, Santa Rosa, Sinchi Roca, Puerto Nuevo, Santa Marta y Unipacuyacu son territorios prácticamente tomados por invasores, traficantes de tierras y narcotraficantes.

Desde abril del 2020, cuatro indígenas cacataibo y dos asháninkas han sido asesinados en esta zona, jefes comunales y personas que estaban comprometidas con lograr la titulación de sus terrenos y proteger los bosques de sus comunidades del avance de la ilegalidad.

Presencia del narcotráfico en las comunidades nativas

cacataibo

Las comunidades indígenas cacataibo están amenazadas por el avance del narcotráfico. Foto: Pedro Tipula / Foto: Instituto del Bien Común

“Yo también estoy amenazado y vivo en zozobra. Quizá más adelante me convierta en un número más de estos asesinatos. No solo la pandemia nos está destruyendo, también estamos siendo asesinados por defender nuestro territorio”, agrega el presidente de la ORAU.

Horas antes de conocer los asesinatos de los líderes indígenas, Berlin Diques presentó ante la Gerencia Forestal y de Fauna Silvestre del Gobierno Regional de Ucayali un informe sobre la situación de las comunidades indígenas de la región. Durante su presentación, Diques informó que la mayor causa de deforestación en los territorios indígenas de la región se debía a los cultivos ilegales de coca y al narcotráfico. “Son 42 mil hectáreas deforestadas en el 2020 producto del narcotráfico”, precisó el líder cacataibo.

Los líderes indígenas de las comunidades nativas ubicadas entre las regiones Ucayali, Huánuco, Pasco y Junín han denunciado, más de una vez, las amenazas que enfrentan por la presencia de cultivos ilícitos de hoja de coca ligados al narcotráfico y las invasiones constantes de sus territorios, donde se instalan personas dedicadas a estas actividades ilícitas que llegan incluso a formar caseríos en tierras nativas. Las comunidades, mientras tanto, siguen esperando por la titulación de sus tierras.

En noviembre de 2019, Mongabay Latam publicó un artículo sobre las invasiones, el avance del narcotráfico y las amenazas constantes contra los indígenas de la comunidad nativa de Puerto Nuevo. En ese momento, los habitantes de la comunidad denunciaron que estas mafias estaban acabando con sus bosques. Tras un recorrido por el territorio indígena, confirmamos la presencia de cultivos ilegales ocultos en medio del bosque. Los líderes indígenas de Puerto Nuevo han hecho reiterados pedidos a las autoridades regionales para que intervengan en esta zona.

 

Continuar leyendo en Mongabay Latam

 

*Foto de portada: Cultivos de coca en la comunidad nativa de Puerto Nuevo/ Foto: Yvette Sierra Praeli | Mongabay Latam 

Comparte
Autor Lado B
Mongabay Latam
Suscripcion