Último gol, un retrato de la impunidad que reina en México
A más de dos años del asesinato de Micky, el culpable aún no ha sido capturado pues, sus familiares denuncian, la policía de Ciudad Nezahuacóyotl lo ayudó a escapar. Este caso y su impunidad se exploran en el documental Último gol
Por Fernando Merino Noriega @FerMerinoN
10 de diciembre, 2020
Comparte

En una cancha de fútbol una decena de jugadores que portan una camiseta con su nombre unen sus manos mientras gritan: ¡Uno, dos, tres, Micky! Así inicia el partido en honor a Miguel Flores y el corto documental Último gol, de Miguel J. Crespo, que aborda dos temas que duelen a todo un país: la violencia y la impunidad. 

A Micky lo asesinaron a los 18 años, a unos metros de su casa en Ciudad Nezahualcóyotl. En su carpeta de investigación se asentó que la muerte del joven fue producto de una riña callejera, pero en realidad le dispararon sin ninguna razón, cuenta su amigo Axel, quien presenció el ataque. A dos años de su muerte, su asesino continúa libre porque los familiares de este, policías de aquel municipio, facilitaron su escape.

Esta es la historia que cuenta el filme. Una historia grabada en casa de Micky, donde Ivonne Navarrete, su madre, muestra el espacio que habitó su hijo, lleno de fotografías, trofeos y medallas de los torneos que ganó; y en la cancha, el lugar favorito del joven. 

Amplificar el grito de justicia

El corto busca, en primer lugar, amplificar el grito de exigencia por justicia para Micky que Ivonne y sus familiares han emprendido desde que el joven fue asesinado, –algo que le ha valido múltiples amenazas por parte de los familiares del presunto asesino, cuenta el director en entrevista para LADO B

Ivonne Navarrete accedió a grabar el documental porque quería evidenciar “cómo son [de corruptas] las autoridades en México”.

El proceso de contar cómo fueron las cosas fue complicado, pero la idea de que Último gol pudiera servir para cumplir la promesa a su hijo de que su asesinato no quedara impune le hizo tomar fuerzas, ver a la cámara y alzar la voz. 

Foto: Documental – Último gol

Pues también cuenta que el asesinato de su hijo no ha tenido mucha difusión en medios de comunicación ─algo que podría presionar a las autoridades de Neza a dar celeridad a su caso. Lo único que ha visto a lo largo de sus visitas a comisarías y juzgados es cómo los expedientes crecen pero la justicia no llega.

También puedes leer: Vencer el cerco: la búsqueda de Bruno 

Micky murió el 10 de junio de 2018. Familiares explican que el asesinato ocurrió después de que Paco, Tacho –amigos de Micky– y un joven del que no tienen mayor información llegaron a la casa de Ivonne por el cumpleaños de su sobrino. En el baño —donde se encontraban Paco y el desconocido se escuchó una detonación de un arma de fuego, por lo que uno de los tíos de Micky le pidió a los jóvenes que se retiraran; ellos accedieron. 

En un momento de la noche, Micky fue a la tienda. Allí aparecieron Paco y la persona desconocida; estos le dispararon para después darse a la fuga en una motocicleta, cuenta Axel.

Los primeros en llegar a la escena del crimen fueron policías, familiares de Paco, quienes ni siquiera acordonaron el área del homicidio, señala Ivonne en Último gol. Su familia denuncia que la ambulancia tardó en llegar aproximadamente una hora.

Para el director, era importante explorar las circunstancias que contribuyeron a que un joven de 18 años asesinara a quien, se supone, era su mejor amigo. 

Armas de fuego, instrumentos de fácil acceso

Mickey representa a las miles de muertes que ocurren en los barrios que son provocadas por armas de fuego en un asalto o por un montón de causas que no están relacionadas con el narcotráfico. El fácil acceso a un arma de fuego puede terminar con la vida de una persona”, cuenta el director.

En el corto documental se incluye el testimonio de un expolicía del Estado de México que relata la facilidad con la que se puede adquirir un arma de fuego en esa entidad. Además, confiesa que muchas veces cuando la policía decomisa una, termina vendiéndola a otra persona. Para Crespo, evidenciar esta situación es otra de las intenciones de Último gol.

El expolicía narra que a la semana llegaba a confiscar de tres a cuatro armas, las cuales vendía en unas cuantas horas a personas del barrio para que “hicieran su desmadrito”.

También puedes leer: El mar entre las casas, un filme entre el pasado y futuro en Zacatlán

Aquí [en Ciudad Neza] es muy fácil conseguir un arma, y si los familiares [como en el caso de Paco] son policías, aún más: ellos se creen con el derecho de cargar armas y cometer delitos porque se sienten protegidos, y pareciera que no se puede hacer nada”, relata Ivonne en el documental. 

Normalización de la violencia

Foto: Documental – Último gol

Miguel Crespo, oriundo de Ciudad Neza, cuenta que la historia de Micky lo encontró, pues el interés por hacer este corto surgió por los contextos en los que creció, donde a los 16 o 17 años era normal estar disparándole a un canal de aguas negras con sus amigos. Luego entendió que la cantidad de armas que hay de forma ilegal en el país es un problema. 

En el Estado de México el problema de la violencia ha escalado a tal grado que el gobierno estatal ha impulsado programas, como Canje de Armas, en el que las personas pueden entregar sus armas de fuego a las autoridades a cambio de dinero. 

Sin embargo, estos programas sólo han evidenciado la punta del iceberg de la cantidad de armas que circulan en el país. Según el informe Prisión Preventiva Oficiosa: Insuficiente para el Control de Armas de Fuego, elaborado por México Evalúa, en 2019 se calculó una circulación de 16.8 millones de armas de forma ilegal en el país.  

Además, Crespo señala que muchos homicidios en el Estado de México son catalogados como riñas callejeras con el fin de eximir a las autoridades de investigar los delitos, y aunque el narcotráfico es uno de los principales generadores de violencia en el país, lo son también esas violencias locales que muchas veces se quedan aisladas, y que se van acumulado en carpetas de investigación.

Un país de impunidad y corrupción

La madre de Micky sabe que en su estado reina la impunidad, pues aunque ya hay una orden de aprehensión contra el presunto asesino de su hijo; Paco en ocasiones merodea la colonia sin que ninguna autoridad lo detenga, cuando ha pedido patrullas y apoyo a la agencia de Inteligencia y Homicidios de la policía de Neza; ninguna institución la apoya.

También puedes leer: Ni la luna los vio pasar, el documental que retrata el paso por México de las y los migrantes

Además de esto, la familia de Micky también acusa actos de corrupción en torno a su caso, pues para que el Semefo de Ciudad Neza le entregara a Ivonne el cuerpo de su hijo rápidamente le pedían 4 mil pesos, a lo que ella se negó; no iba a permitir que funcionarios corruptos lucraran con el cuerpo de su hijo.

“El que más da, es al que le dan más prioridad”, dice Ivonne. A quien, ante la negativa de dar el dinero, le entregaron el cuerpo de Micky muchas horas después.

La búsqueda de justicia continúa, y en el poco tiempo libre que tienen, toda la familia acude a los campos del llano en Ciudad Neza a jugar una cascarita; aquel lugar donde Micky metió su último gol, una chilena que todos sus familiares, y en especial su madre, recuerdan cada vez que regresan a ese lugar. 

Ivonne acudirá a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en las próximas semanas y, en caso de que no la apoyen, irá hasta la última instancia en busca de ayuda para atrapar al asesino de Micky.

***

Último gol fue estrenado en el Festival de Cine de Barrio que se realizó del 3 al 6 de diciembre en Iztapalapa. 

 

*Foto de portada: Documental – Último gol

Comparte
Fernando Merino Noriega