Corona Zombies: terror sin pretensiones; cine para intelectuales
Corona Zombies es una película que se burla plenamente del 2020 y del coronavirus, la enfermedad que ha sacudido a todo el mundo
Por Héctor Jesús Cristino Lucas @
03 de diciembre, 2020
Comparte

No hace mucho, en esta época digitalizada y de absurda mass media, donde todos son intelectuales a través de internet, apareció un estudio —de esos que siempre aparecen en redes sociales— en el que se afirmaba que los amantes de las películas “malas según la crítica”, eran potencialmente… “más inteligentes”.

Según Keyvan Sarkhosh y Winfried Menninghaus, trabajadores del Max Planck Institute for Empirical Aesthetics —un instituto dedicado, según describen en su página de internet, a “utilizar métodos científicos para explicar lo psicológico”—, las personas que tienen inclinaciones hacia este tipo de metrajes, paradójicamente son más exigentes que el resto ya que optan por consumir productos alejados de toda convencionalidad. 

Como una búsqueda hacia el disfrute creativo que va en contra de los clichés y argumentos predecibles para hacer de lo excéntrico, hilarante y marginal, material digno de propuesta e innovación solo para que lo sabe ver. 

A palabras de los autores:

Los datos revelan que estas películas son, en realidad, interpretadas como “malas”, pero al mismo tiempo, son cintas que se desvían de manera transgresora del cine más mainstream y son preferidas por los más inteligentes, que las eligen desde un punto de vista irónico”.

Por supuesto que lejos de afirmar qué tan convencido o fidedigno me parece este estudio, algo sí que les puedo asegurar. 

Podrá ser glorioso hablar de cine de arte, pasarse horas analizando los planos de Kubrick y admirar en voz alta a Tarkovski para quedar bien ante los colegas conocedores. Es más, resulta excitante hacerse el intelectual citando a Buñuel o hasta Herzog entre artículos y críticas creyendo que lo sabes todo del séptimo arte. Pero oigan, no se siente tan bien como cuando recomiendas Tusk (2014) de Kevin Smith en medio de una plática de eruditos. ¡Se los juro!

El cine de serie B o el cine basura…  es fascinante. Tan divertido que hasta resulta transgresor. Y no solo eso, también antiacadémico. Una suerte de sátira combinada con mentada de madre. Una molesta piedra en el zapato para todo aquel que cree tener gustos superiores. O lo que es mejor: una astuta forma de apreciar el cine lejos de toda regla establecida.

¡Enhorabuena entonces con los famosos “churrazos”! Porque son productos terriblemente incomprendidos. Películas de bajo presupuesto, pero con alto, altísimo cariño. Y de una vez digamos, sin temor a las represalias, que no es de crítico profesional sentenciar de “mal cine” lo que nació precisamente con ese propósito. Con todas estas locuras de tramas y sus monstruos de pacotilla. Esa es su verdadera naturaleza: ser tan malas que resultan buenas. O por lo menos entretenidas. 

¡Enhorabuena, entonces, por los alienígenas de Ed Wood —nada menos que el padre involuntario de la serie B o el “cine basura”— con su Plan 9 From Outer Space (1959)!  ¡Por el duende maldito de Mark Jones junto a Warwick Davis en Leprechaun (1993) o Army of the Darkness (1993) de Sam Raimi con el mismísimo Bruce Campbell! ¡Enhorabuena por Bad Taste (1987) de Peter Jackson y Killer Klowns From Outer Space (1988) de Stephen Chiodo! Por todas estas bellezas convenientemente sentenciadas al olvido cuando hay una importante reunión de profesores de cine.  

Y ya que estamos en esto… ¡enhorabuena por Corona Zombies (2020)! La última de las locuras intelectuales por excelencia. 

Parece que cualquiera que habla de este tipo de cine forzosamente debe trasladarse a la década de los 80, donde más productos de este tipo se realizaron, pero no señores, las cosas no son así. Estas películas afortunadamente aún se siguen haciendo y la franquicia Sharknado de aquel infame canal de televisión Syfy es solo la punta del iceberg.

Corona Zombies, por ejemplo, es un gamberro, pero ingenioso experimento de apenas una hora de duración que tanto resulta difícil de clasificar como por supuesto, difícil de recomendar. De hecho, ni siquiera estoy seguro si esto deba considerarse una película como tal ya que su manufactura resulta, pues, en el mejor de los casos… “particularmente extraña.” Pero hagamos como que sí. 

Corona Zombies

Corona Zombies Trailer Oficial #2/ Fotograma: Trailers TC | YouTube

Tanto podría ser una película de serie B sobre muertos vivientes, como una parodia del propio cine de Romero o una simple broma de mal gusto aprovechándose de la situación mundial que nos aqueja hoy en día. Quizás sea las tres al mismo tiempo y aun así estaríamos lejos de descubrir con qué diablos estamos lidiando. ¡Esto sí que es cine de autor y no mamadas, queridos padawans!

Producida por nada menos que la mismísima Full Moon Features —una de las míticas y aún vigentes casas independientes de cine de serie B por excelencia, al lado quizás de la Troma Entertainment— y dirigida por nada menos que el estadounidense Charles Band —productor de joyas tan legendarias como la saga Puppet Master o director de The Gingerdead Man (2005)—, Corona Zombies es algo así como… “una comedy/horror paródica de corte universitario” que se burla plenamente del 2020. Y de todos nosotros, claro. 

Aquí no hay misterio ni mucho menos engaño. Como su nombre lo dice, la cinta nos cuenta una patética y dramática historia sobre cómo la ya reconocidísima enfermedad del coronavirus (el SARS-CoV-2) iniciado en Wuhan, China, hace exactamente un año, ha mutado de tal forma que ahora parece convertir a sus huéspedes en hambrientos seres come carne. Nada menos que la primer gran película —para quedar en los libros de Historia— que habla directa y sin censura sobre esta terrible enfermedad. Y sí, quién lo diría… es de serie B. 

¿Recuerdan cuando hablábamos de que Train to Busan 2, por más increíble que pareciera no terminaba convirtiéndose, al menos en mi criterio, en la peor película de zombis de los últimos años? Bueno, ahora saben que una de las leyes primordiales entre las cintas exploitation es que siempre habrá una película peor que la anterior. Jamás te adelantes porque puedes sorprenderte. ¡Está escrito con sangre o algo así!

También puedes leer: Train to Busan 2, exploitation más allá de lo tolerable 

La historia es la siguiente:

Una rubia bimbo llamada Barbie —interpretada por la musa contemporánea de la serie B, Cody Renee Cameron— que no pudo comprar gel antibacterial, toallitas húmedas y papel higiénico —¡eso sí está de miedo!— regresa a casa decepcionada para darse cuenta en las noticias que el dichoso coronavirus se ha salido de control a niveles tan apocalípticos, que definitivamente no habrá navidad para este año. No obstante, a ella no le preocupan tanto los zombis, sino que todas las tiendas departamentales permanecerán cerradas por un largo tiempo. 

Y sé lo que deben estar pensando. Pero lo que de verdad importa en este título ni siquiera es lo absurdo de la historia ni mucho menos la descarada burla hacia un problema que no debería tomarse a la ligera -bueno, al menos no en estos patéticos tiempos- si no a la forma en cómo está realizada.

Corona Zombies

Corona Zombies Trailer Oficial #2/ Fotograma: Trailers TC | YouTube

El argumento de Corona Zombies no es más que la programación de la tv presenciada por esta chica con el único fin de darnos cuenta cómo es que el mundo estaría viviendo este tipo de pandemia. Haciendo épicos chistes que van desde declaraciones falsas de Donald Trump y su insoportable ineptitud combatiendo la enfermedad, hasta algunas entrevistas de gente en distintas partes de EE.UU. que, pese a las advertencias de permanecer en cuarentena, se pasean en las playas sin importarles una mierda su puta integridad o la de los demás —cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia—. 

Pero a todo esto, agreguemos los segmentos primordiales de esta alocada programación transmitidos supuestamente en vivo: un seguimiento conciso al interior de un centro nocturno para caballeros, como también a una hipotética “patrulla anti corona zombies” que no son otra cosa más que escenas literalmente recortadas de las películas Zombie Vs Strippers (2012) de Alex Nicolaou y Hell of the living dead (1980) de Bruno Mattei respectivamente, solo que con los diálogos maliciosamente redoblados a su antojo. 

¿El resultado? Un cague de risa que no te puedes ni imaginar. Tan estúpidamente ridícula y absurda que se ha vuelto ya una de esas joyas incomprendidas para todo genio amante de la serie B. Aunque debo decirles una cosa. Vayan y busquen la versión doblada en latino, ya que tiene todos esos modismos y expresiones que harán la experiencia muchísimo más divertida para nosotros que en su idioma original. 

Ahora uno es capaz de entender cómo la Full Moon Features pudo realizar, prácticamente de la nada una película sobre el coronavirus en plena pandemia ya que Corona Zombies, curiosamente, fue anunciada al principio de la cuarentena. Solo necesitaban un par de actores sacados de la manga y un sujeto que recortara escenas de películas poco conocidas para realizar esta bellísima porquería realizada en apenas dos míseros días de grabación.  

Digna candidata para ser nombrada como la peor película del año en los próximos Razzies si es que esta pandemia no nos convierte en zombis primero y sea considerada entonces como una auténtica profecía adelantada para su época. Cualquier cosa puede pasar.  

Y aunque no es un producto que debería recomendarse según la crítica especializada, sí que me gustaría dejárselas de tarea a estudiantes de cine y novatos empedernidos que quieren cambiar el mundo con su cámara. Déjense de bobadas de Stanley Kubrick porque aquí tienen materia prima de verdad. 

Si alguien se atreve a decirte que esta película es para gente estúpida, podrás responderle entonces que más estúpido es quien cree encontrar el significado de la vida en una cinta llamada Corona Zombies. No me vengan a joder tampoco. 

Damas y caballeros, queridos padawans de todos los días… creo que la forma perfecta para describir Corona Zombies del mitiquísimo Charles Band, además de “sinvergüenza ofensiva para generaciones poco rígidas”, es sin duda terror sin pretensiones; cine para intelectuales. Así nomás. Así como es. 

Sinopsis:

“¡Un gobierno dormido al volante! ¡Los ricos se encogen de hombros! ¡Y un virus que hace que sus víctimas se levanten y maten! Las personas que ellos matan… se levantan y matan. Film de bajo presupuesto rodado por Charles Band en apenas dos días para aprovechar la situación de la pandemia del COVID. De sus 60 minutos de duración, más de dos tercios pertenecen a metraje reciclado de otros films tales como ‘Hell of the Living Dead’ (1980) o ‘Zombies Vs. Strippers’ (2012) con un redoblaje para añadir contexto.”

 

*Foto de portada: Corona Zombies Trailer Oficial #2/ Fotograma: Trailers TC | YouTube 

Comparte
Héctor Jesús Cristino Lucas
Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com