Italia, último llamado para evitar un nuevo confinamiento
En menos de una semana, el gobierno italiano ha ido restringiendo más el círculo para evitar que se eleven los contagios y para no llegar al confinamiento total
Por Pie de Página @
22 de octubre, 2020
Comparte
Cynthia Rodríguez

Mientras que Giuseppe Conte, presidente del Consejo de Ministros, comparecía este miércoles ante el Senado para explicar las nuevas medidas restrictivas entre las que destacan el toque de queda en tres regiones y el cierre de centros comerciales durante los fines de semana, restauranteros y comerciantes se manifestaban afuera de los edificios de gobierno de Campania, Lombardía y Lacio, principalmente.

En menos de una semana, el gobierno ha ido restringiendo más el círculo para evitar que se eleven los contagios y con ello llegar al confinamiento total, que incluiría el cierre de escuelas, aunque ya también se decidió que las escuelas secundarias regresarán a la Didáctica a Distancia a partir del lunes 26 de octubre.

Ya desde el fin de semana se había anunciado que ni en restaurantes ni casas propias podían reunirse más de seis personas, que los restaurantes deben cerrar a medianoche y que los horarios para la venta de alcohol también se reducían.

Igualmente se anunció la cancelación de ferias, festivales y congresos con el fin de evitar cualquier tipo de tumultos.

También puede interesarte: De Italia a China: Historias desde la nueva normalidad (Segunda entrega)

Nada de esto, sin embargo, ha sido suficiente. Los contagios crecen en Italia y ayer ya habían llegado a los 15 mil 199 positivos y 127 defunciones.

Por tal motivo, este jueves Italia amanecerá con nuevas disposiciones: toque de queda en Campania, Lacio y Lombardía, donde en esta última, en un solo día los contagios se duplicaron. Y en Milán, la capital, está al menos la mitad: mil 858 de las 4 mil 126 personas contagiadas que se identificaron las últimas 24 horas en la región.

Incluso en el Hospital Sacco de Milán, que durante los primeros meses concentró el mayor número de personas enfermas por COVID-19, el reparto de cardiología tuvo que ser desalojado por considerarse foco de infección, ya que 20 enfermeros, 10 pacientes y un médico resultaron positivos a la prueba faringeo-nasal.

Continuar leyendo en Pie de Página

*Foto de portada: Pikist

Comparte
Pie de Página