Lado B
499, el viaje de un conquistador al corazón oscuro de México
500 años después de la conquista de México, un conquistador español llega al Nuevo Mundo para encontrarse con la violenta realidad del centro de México: de esto trata la cinta de docuficción 499
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
11 de enero, 2022
Comparte

Un conquistador despierta confundido entre las olas de una playa del Golfo de México: ya pasó medio siglo desde la conquista de la Gran Tenochtitlán y no sabe por qué está ahí, pero iniciará un recorrido para llegar hasta la capital del país. Así inicia la cinta 499, un trabajo de docuficción, dirigido por Rodrigo Reyes, que explora la violencia que anida en el corazón del México actual.

En entrevista para LADO B, el cineasta contó que la idea surgió de repetir los pasos de Hernán Cortés de la mano de personajes históricos, pero al ir profundizando en la idea él y su equipo se dieron cuenta que, actualmente, en el camino de Veracruz a la Ciudad de México hay “un mapa tremendo de la violencia, un viaje donde desgranamos los diferentes matices del rostro de la violencia de nuestro país”.

También puedes leer: Exigen justicia a 2 años de la desaparición y posterior asesinato de Moisés Sánchez

La historia entonces buscó contar esto a través del caminar del conquistador español —partiendo del mapa del recorrido de Hernán Cortés—, pero se fue afinando con ayuda de aliados y periodistas, como Daniela Rea, quienes ayudaron a encontrar las historias que se viven en algunos de los municipios de la región. Así, el guión fue construyéndose un poco sobre la marcha, manteniéndose siempre abierto, dijo Rodrigo, esperando ver qué más encontraban. 

Entre las realidades que encuentra el español están los asesinatos de periodistas, el éxodo de migrantes centroamericanos por México, las desapariciones y los feminicidios. El conquistador, interpretado por el actor español Eduardo San Juan, camina por Veracruz, Puebla, Tlaxcala y llega finalmente a la Ciudad de México. Durante su caminar charla con el hijo del periodista Moisés Sánchez Cerezo, asesinado en Veracruz en 2015, visita el albergue de migrantes “La Sagrada familia” en Apizaco, Tlaxcala, y rodea el terrible canal de aguas negras en el Estado de México que se ha convertido en un cementerio de mujeres.

Así, la cinta es, en palabras de San Juan, un viaje que enfrenta al pasado con el presente, pero también al presente consigo mismo. “Eso es algo muy importante de esta película, que el presente está ahí, está enfrentándose a sí mismo. Yo creo que la gente que vaya a ver la película tiene que abrirse a viajar con este conquistador que está haciendo una especie de peregrinación”.

Contar e interrumpir el ciclo de violencia

Foto: Piano

499 no es un documental tradicional, pues logra unir de manera casi poética pero respetuosa realidades tan atroces, narradas por quienes las padecen, pero a través de los ojos de este conquistador, una figura siempre cuestionada en nuestra historia, que se sorprende y quizás también se arrepiente de la conquista al ver lo violento que se ha turnado este país. 

En el filme se escucha la voz en off del conquistador, pero también hablan directamente a cámara las víctimas indirectas de la violencia, entre ellas integrantes del colectivo Solecito, de buscadoras de personas desaparecidas, en Veracruz, y el hijo del periodista Moisés Sánchez Cerezo, asesinado en la misma entidad en 2015, entre otras.

Así, para Rodrigo Reyes, la cinta te mete sin mucho esfuerzo en la travesía del conquistador: quienes la ven acaban acompañando el camino de este viajero del tiempo, observando todo de su mano, a través de los ojos de las víctimas. 

Uno de los casos que cuenta 499 es el feminicidio de Fátima Quintana Gutiérrez, una niña asesinada brutalmente el 5 de febrero de 2015 en el Estado de México, a manos de sus vecinos. Lorena, su mamá, cuenta la historia de su hija, y cómo poco a poco su horrendo feminicidio ha llegado a la justicia con la detención y sentencia de los asesinos.

También puedes leer: Moisés Sánchez: la historia que el periodismo no quería contar

Para Lorena, el participar en el documental fue una experiencia muy dura, pero también, dijo a LADO B, importante y necesaria para que el feminicidio de Fátima trascienda, para que la sociedad se dé cuenta del incremento de la violencia de género en México.

“Para mí fue muy fuerte ver [al conquistador] en esta playa, cuántos años después de aquella conquista, y ver que la violencia no ha parado, al contrario. Esto se está exacerbando, el nivel de violencia en contra de las mujeres es indecible, no hay palabras que alcancen para decir, para hablar de lo que estamos viviendo las mujeres y las maneras en que todos estos cobardes deciden que es el último día de vida de nuestras mujeres”.

El estar en 499 significó para la familia de Fátima, en palabras de Lorena, abrir las puertas para visibilizar y difundir la gravedad del caso de la pequeña que tenía tan sólo 12 años cuando fue asesinada. “Yo sé que no es el único caso, que como el caso de Fátima hay muchísimos más en México”, dijo la madre de la menor.

Por todo esto, el director dijo que una pregunta constante debería ser: cómo podemos interrumpir el ciclo de la violencia, cómo hacernos cargo de nuestro presente. Por ello, “el conquistador constantemente está siendo enfrentado con esa pregunta, que también es nuestra como país: cómo interrumpimos la repetición de la historia”.

***

499, que ha formado parte de festivales internacionales, puede verse en la plataforma de paga FilmInLatino.

 

*Foto de portada: Piano

Comparte
Autor Lado B
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”
Diseño sin título

INSOMNE REBELDE

CANIJO CONEJO

Relacionadas
Suscripcion