Lado B
Ruido
El ruido está maldito, maldito ruido. Si el ruido saca de quicio, molesta y perturba, ¿qué se pone en juego en su desorden?
Por Klastos @
01 de julio, 2021
Comparte

Emilia Ismael  

 

Ruido: ¡Krazzzz! Producto de no

quedarse callada. Resultado de romper

algo. Efecto de desordenar.  

El ruido frecuentemente se desestima como temporal e inconsecuente porque no lo podemos ver. Una interrupción pasajera de la regularidad. Rrrrrrrrr ¡Pum! ¡Crak! Se entiende como inmaterial pero lo produce la vibración irregular de la materia. Después del ruido, la materia ya no vuelve a ser la misma. ¿Se acuerda de cómo se escuchó el sismo? 

La mayoría de las veces se piensa que es resultado de un accidente, de una falla, algo fuera de control. Seguro nadie querría hacer ruido intencionalmente… ¿A quién le puede gustar el ruido? Solo a las que quieren molestar. Eso me fastidia, estás haciendo ruido. Eso no me gusta, no hagas ruido. Shhhhhhhhh.

El ruido, se dice, no suena bien. Interfiere. Distrae. Es inexplicable. Kriiiiiii, rechina la puerta. ¡¿Qué es ese ruido?! Sin el ruido no habría películas de terror. Aunque sea quedito: ¡el ruido da miedo! 

Es indeseable. El ruido despierta al bebé. ¡Buaaaaaa! El bebé hace más ruido. Despierta al que está cansado y ese necesita su sueño para ir a trabajar, a cumplir. No hacer ruido. El ruido despierta.

El ruido no tiene una naturaleza determinada. Es aquello que se sale del orden de lo que conocemos, lo que impone el desorden. Desde pequeños se nos enseñan las reglas; aprendemos a no hacer ruido. Los ruidos son otros modos de organizar y producir. No debemos producir ni organizarnos de otra manera. El juego incita al ruido. Shhhhh, si no quiere meterse en problemas, no meta ruido.

Pero el ruido es incontenible. ¡Aaaaaaaaah! Se resiste, se cuela, se desborda.

Eso que escuchan los jóvenes es puro ruido (por eso lo escuchan). ¡Chas, chas, chas, chas, chas! Lo que escuchamos como ruido hoy era silencio ayer y podría ser música mañana. Cuando hay ruido es señal de que los recursos no son suficientes. ¡Traka, traka! Ante el gol, la matraca lo expresa todo. Todo. Ahora ruido, un día celebración, algún día puro gozo.

El ruido anticipa que el orden se va a perturbar. Don Goyo avisa con murmullos y con estruendos; alerta cuando hay que moverse, cuando hay estasis. Hay que moverse, el ruido es vitalidad. 

El ruido es lo otro, lo que se queda afuera, lo que no pertenece. Todos tenemos algo de ruidosos pero aprendemos a armonizar o a guardar silencio. Cuando ya no nos gusta la canción, buscamos otra estación pero, primero, tsssssssshrui, está ese ruido. Siempre ese ruido que saca de onda porque está fuera de sintonía.

El ruido es político porque no está ya definido. ¡Guaam, Guaam, Guaam, Guaam! El ruido se hace. No tiene significado aún. ¡Pum, Pum, Praaaz! Se hace al moverse, al despertar, al resistir el miedo, al transgredir el silencio, al gozar, al tomar fuerza, al hacer presencia. Es lo que se hace de otra manera. No todas podemos cantar pero todas podemos hacer ruido. ¡Tas, tas, tas, tas, tas, tas! El ruido se hace para no quedarse calladas.

09_Ruido_Emilia_Ismael_Foto-R-Schwartz.jpg

Ruido. Fotografía cortesía de R. Shwartz

Comparte
Autor Lado B
Klastos
Klastos es un suplemento de investigación y crítica cultural en Puebla publicado en colaboración con Lado B. CONSEJO EDITORIAL: Mely Arellano | Ernesto Aroche | Emilia Ismael | Alberto López Cuenca | Gabriela Méndez Cota | Leandro Rodríguez | Gabriel Wolfson. COMITÉ DE REDACCIÓN Renato Bermúdez | Alma Cardoso | Alberto López Cuenca | Tania Valdovinos. Email: [email protected]
Suscripcion