Lado B
¡Seremos Ingobernables! Un grito contra el sistema patriarcal
Presentando el videoclip de su nueva canción llamada “Ingobernables”, las compañeras punk anarco feministas, nos recuerdan que la lucha sigue sin necesidad de pedir permiso
Por Lado B @ladobemx
25 de marzo, 2021
Comparte
Allison Madrid | @allison_madrid

“¡Hoy has despertado del sueño de la fragilidad, esto no te gusta y lo tienes que cambiar! 

¡La miseria del sistema! ¡El patriarcado es el sistema!”

Así empieza la nueva canción de Las Ingobernables punk anarco feminista, un grupo que se caracteriza por tomar los espacios y los escenarios para generar discusión sobre temas relacionados con el feminismo y el anarquismo. 

Jueves.png

Pero, ¿quiénes son Las Ingobernables? Las integrantes Itzel Sánchez (voz y performance) y Mona Ortiz (bajo y coros) contaron a LADO B que, hace un par de años, la banda empezó con la idea de hacer un performance, un proyecto donde grabarían y pondrían en escena un concierto punk. Para llevarlo a cabo, abrieron una convocatoria invitando a mujeres feministas a participar. Creyeron que solo sería una canción y que el proyecto quedaría ahí, sin embargo, la respuesta entusiasta de las participantes y el trabajo colaborativo durante la creación del video de su nueva canción las impulsó a formar Las Ingobernables.    

Las y los demás integrantes de la banda son Fernie Alaniz (batería), Brenda Lira (trompeta y flauta traversa) y Arturo Carcará Muñoz (guitarra y coros).

Te puede interesar Kiki House of Marikha: ¡Detén tu pose ahí!

De igual forma, nos contaron que la banda surge a partir de “un deseo muy profundo de querer hacer las cosas y pensar que pueden ser diferentes, de la necesidad de estar en escenario, la necesidad de crear”. 

Mona Ortiz, quien ya había estado en otras bandas, afirmó: “ya tenemos dos años y cachito en este asunto y pues casi que vino de la mano con asumirme como feminista, entonces ha sido como un camino de mucho aprendizaje, y de aprendizaje de todo”. 

Asimismo, habló sobre la intención detrás de su música, que es una forma de posicionarse y manifestarse, de “tomar algunas cosas que muchas mujeres públicamente ya apuntaron, y (…) de esta manera dar voz a ese cupo de fundamentos”.

Itzel Sanchez, quien de formación es actriz y de oficio teatrera, contó que su lucha por el espacio común empezó desde la colectiva a la que pertenece: Acción Directa Autogestiva (ADA), la cual desde el 2009 ha llevado a cabo varias intervenciones en el espacio público. Las Ingobernables, por su parte, han intervenido durante marchas feministas, al cerrar las calles y llegar con sus instrumentos y amplificadores para tocar en la vía pública.

Estar en el escenario y tomar los espacios es para ellas una especie de “recuperación de tierras”, una provocación al sistema establecido, que no se limita únicamente a las instituciones sino que se extiende a todos los ámbitos, incluyendo el punk

Aunado a esto, Itzel Sánchez habló sobre su propia experiencia y cómo, a pesar de sentirse acogida y apoyada dentro de otras bandas punk, que amigos suyos crearon, sentía la ausencia de lo femenino y la hipocresía de algunos hombres al creerse antisistema y al mismo tiempo perpetuar estereotipos de género y violencias machistas: “Es muy fácil hablar de revolución y hablar de que vamos a derrocar el sistema, pero llego a mi casa y mi pareja, mi madre, me hace la comida, me lava la ropa y me pone los picos, ¿no?”.

Anarcofeminismo y trabajando desde la diferencia

Ingobernables.jpg

Still del videoclip Ingobernables / Foto: Las Ingobernables

El anarcofeminismo trabaja desde la convicción de que el sistema capitalista está basado en la sujeción de la explotación del femenino y entonces para Las Ingobernables es de suma importancia tener siempre presente que en el capitalismo no hay opción para lo femenino. Por ello, Itzel mencionó que “[hay que] cambiarlo [al sistema capitalista-patriarcal]. Es como la Rosa de Luxemburgo dice: ‘¿revolución o reforma?’ Pues es revolución, no queremos reformar”.

Para ellas, la lucha contra el sistema patriarcal y capitalista se encuentra en los entramados comunitarios, en la autoorganización, la autonomía y la autodeterminación. 

Dicho esto, dejó siempre muy claro que los distintos feminismos tienen su razón de ser y que todos deben aprender a crear desde la diferencia. “Dialogamos con el feminismo comunitario, dialogamos con los feminismos transexuales, con los feminismos hackers, con todos estos feminismos que están pensando otras posibilidades de mundo”, afirmó Itzel. 

Aseveró también que se vale pelear, sí, pero desde la empatía y el reconocimiento de las experiencias de la otra, nunca olvidando que el verdadero enemigo es el sistema patriarcal y capitalista que perpetúa jerarquías de muerte. 

“Tenemos que crear desde la diferencia, tenemos que articularnos desde la diferencia y esta es una tarea súper grande, tenemos que aprender a dialogar, a cumplir acuerdos, a ser respetuosas, tenemos que partir de la ternura radical, y qué significa la ternura radical: el profundo amor a la vida y el profundo amor a las otras personas”.

Mona, por su parte, compartió que el anarcofeminismo le ha permitido descubrir que “hay otras opciones más allá [de las organizaciones jerárquicas tradicionales], a lo mejor muy utópicas, y por eso mismo me generan como cierta frustración, pero pues sí, por lo menos me ha permitido darme cuenta de que hay cosas más allá, que todavía podemos aspirar a más”.

La reapropiación desafiante y la honra a las antepasadas

¡Seremos Ingobernables! Un grito contra el sistema patriarcal

Still del videoclip Ingobernables / Foto: Las Ingobernables

El videoclip de su nueva canción Ingobernables se presentó el 5 de marzo mediante una transmisión en vivo por YouTube (el 8 de marzo también se proyectó sobre el edificio de la Fiscalía General del Estado de Puebla) a la par de un breve performance en Foro Karuzo por parte de la rapera y académica poblana, Deni Valo; y culminó con la reproducción del video de otra de sus canciones titulada ¡Vamos más lejos! 

El evento sirvió como oportunidad para dar gracias a todas las mujeres y personas disidentes que colaboraron en la elaboración del videoclip (entre ellas nuestra propia Marlene Martínez), y que contó con las intervenciones de la activista boliviana María Galindo y la investigadora chilena Julia Antivilo, ambas figuras prominentes dentro del movimiento anarco feminista en América Latina. 

Te puede interesar M.A.M.I. la musea de un futuro sin patriarcado

La canción, como comentó Mona Ortiz, es un remake, una apropiación de otra canción punk del mismo nombre de la banda Sin Dios -integrada solo por hombres-, y es por eso que constituye un juego de apropiación de rola, de subvertir las cosas. “Tomo esto y lo convierto en mío, porque al final estamos hablando de despojos que nos han hecho y esto que le pertenece a los machines punketos y que se creen muy chingones, pues mira, yo la tomó y lo hacemos y la cantamos y ahora es nuestra”, mencionó Itzel. 

¡Tu autodefensa es el arma más valiosa, feminismos contra el estado de las cosas! 

¡Seremos ingobernables! ¡Seremos ingobernables!

Ingobernables, de acuerdo con María Galindo, no es más de lo mismo, es “la originalidad de poner el cuerpo, es la repetición de un verso: ‘Seremos Ingobernables’, que quiere entrar como eco dentro de nuestros cuerpos para constituirse en verdad y en realidad a futuro”. Es un grito en contra de un patriarcado que se representa en el Estado y que mantiene un “genocidio perpetuo, permanente contra las mujeres y las disidencias.” 

María Galindo puntualiza, por ejemplo, la figura de la mujer poblana, de la china poblana, que más allá de un símbolo folklórico, es historia colonial que se levanta y revela contra un sistema de muerte; una mujer ingobernable.

Por su parte, ¡Vamos más lejos! es una canción original de la banda que de igual forma busca honrar a las feministas de antes; responde a una frase de María Lacerda de Moura, anarquista brasileña del siglo pasado: “Es muy mediocre el anhelo de ser igual al hombre (…) De reivindicar sus derechos dentro de esta organización social de esclavos y máquinas al servicio de la mediocracia y del industrialismo”.

El anarcofeminismo, según Julia Antivilo, propone ir más lejos del feminismo de la igualdad, ir más lejos de un feminismo que pide leyes que, si bien se agradece que existan, no han detenido la violencia. “No le vamos a pedir leyes al Estado, vamos a exigirle. No vamos a pedir leyes para que no nos maten, vamos a exigir que dejen de matarnos. (…) Existen leyes pero nos siguen matando igual”. 

Finalmente, Las Ingobernables esperan próximamente sacar su sencillo, comentando que “es como ir buscando articulaciones (…) siempre toda la banda que quiera trabajar con nosotros es bienvenida”. También tienen otras canciones, entre ellas una que se hizo después de las represiones violentas en Cancún titulada Pedimos Justicia; otra que se hizo en memoria de Nadia Vera y Rubén Espinosa titulada Para no olvidarte y otra más: Batallón.  

Comparte
Autor Lado B
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]
Suscripcion