Lado B
Atender masculinidades machistas, el verdadero rol del aliado
La Guía Básica del Buen Aliado ayuda a replantear cómo es que, atendiendo las masculinidades machistas, se puede contribuir a la reivindicación de los derechos de las mujeres y con ello, contribuir a una sociedad más digna y justa
Por Ray Ricardez @RayRicardez
04 de marzo, 2021
Comparte

Replantearnos cómo es que, desde el privilegio machista y patriarcal, los hombres  legitimamos estereotipos y comportamientos tóxicos, es una responsabilidad que deberíamos asumir siempre. 

Extra-01-1.png

Así, en el marco del 8M, algunos hombres se preguntan qué pueden hacer para trabajar sus masculinidades y contribuir a que la sociedad sea más justa, digna y equitativa. Y aunque falta mucho por recorrer, el Instituto para el Desarrollo de Masculinidades Anti Hegemónicas, también conocido como #demachosaHOMBRES, ayuda a este proceso con iniciativas como la de la Guía Básica del Buen Aliado

En entrevista para LADO B, Nicko Nogués, director y fundador del instituto, explica que este documento es una herramienta que está en constante construcción y crecimiento, que ayudan a reflexionar y a cuestionar a una cultura que está basada en comportamientos que tienen que ver con violentar, agredir y controlar, y que nos hacen daño a nosotros mismos, a las mujeres, otras identidades e incluso a otras especies. 

El rol de los hombres contra su propio machismo 

La guía funge como una herramienta para el cuestionamiento. En palabras de Nogués, ser un buen aliado implica empezar un proceso personal de visibilización de las propias actitudes machistas, reconociendo que estas nos afectan a nosotros y a las personas que nos rodean para, posteriormente, tomar acción en modificarlas, ya sea abriéndose al diálogo o incluso, pidiendo ayuda profesional.

Te podría interesar: Cuando la masculinidad puede ser un riesgo para la salud

Una primera acción es asimilar que el machismo nos afecta a los hombres. Nogués plantea que problemas como la depresión causada por el sometimiento y el control de las emociones y el estilo de vida basado en la impulsividad y demostración de valentía, que reduce la esperanza de vida en hombres, son prueba de ello. “Esto en múltiples formas acaba deteriorando nuestra propia vida [de los hombres]”, asegura.

Atender masculinidades machistas, el verdadero rol del aliado

Foto: pressfoto | Freepik

Te podría interesar: Así se vive el feminismo comunitario en los municipios de Puebla

Otro aspecto a considerar es la ruptura del silencio cómplice hacia los discursos machistas. Nogués invita a los hombres a que si, por ejemplo, escuchan un chiste misógino, lo señalen y no le sigan el juego. “Ni le hacemos un favor [al otro hombre], ni lo hacemos a nosotros, ni al otro género, ni a la sociedad”, advierte.

El director de #demachosaHOMBRES señala que, ni del instituto, ni desde la guía, se pretende sugerir que todos los hombres son violentadores o agresores, sino que es un llamado a entender que todos tenemos conductas machistas. “La pregunta no es si somos machistas o no, sino qué tan machistas somos”, concluye.

Nogués invita a todos los hombres a iniciar su propio proceso de autorreflexión. Es por ello que la Guía del Buen Aliado puede ayudar como un primer acercamiento a esta. 

Si tras leer la guía todavía se tienen dudas al respecto, el instituto invita a todos a enviarlas al correo [email protected], en donde serán respondidas. 

Además, puedes encontrar la guía aquí: Guía Básica del #BuenAliado.

 

*Foto de portada: tirachardz | Freepik

Comparte
Autor Lado B
Ray Ricardez
Licenciado en Relaciones Internacionales por la UDLAP con Maestría en Medios, Comunicación y Cultura por la Universidad Autónoma de Barcelona. Investigador, periodista en proceso y músico de corazón. Coordinador de la revista digital Libertad de Réplica. Interesado en la movilización, el periodismo y el cambio social. Soñando con hacer un mundo mejor ayudado por las palabras.
Suscripcion