Lado B
FGE sigue sin reconocer todas las fosas clandestinas de Puebla
Una revisión hecha por LADO B encontró registros de al menos 23 fosas clandestinas de 2017 a la fecha, pero la Fiscalía reconoce oficialmente sólo 14
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
02 de febrero, 2021
Comparte

Desde septiembre de 2020, un grupo de personas —entre ellas especialistas de la Fiscalía General del Estado (FGE), fuerzas de seguridad pública y familiares de personas desaparecidas— iba al menos una vez por semana a Guadalupe Enríquez, en Quecholac, para buscar restos humanos en dos fosas clandestinas. A pesar de que estos dos pozos fueron hallados en la localidad de la zona del triángulo rojo en 2020, la FGE no los tiene en sus registros oficiales.

fosas clandestinas de Puebla

Y es que, entre 2017 y 2020 los datos de la Fiscalía dan cuenta de menos hallazgos que los que arrojan los registros hemerográficos: 23 fosas clandestinas contra 14 registradas oficialmente por la FGE durante el mismo periodo de tiempo.

En una solicitud de información respondida el 4 de noviembre de 2020, la FGE enlistó 14 fosas clandestinas halladas en Puebla desde 2012 hasta finales del año pasado, aunque de 2012 a 2016 dice no tener ningún registro, sino hasta 2017, cuando se encontró una fosa; en 2018 se encontraron cuatro y en 2019, nueve más. 

También puedes leer: Familiares y sociedad civil lideran búsqueda de personas en Puebla

Sin embargo, la revisión hemerográfica hecha por LADO B encontró al menos 23 registros de fosas clandestinas. En 2017 se encontraron dos fosas; tanto en 2018 como en 2019 se registraron nueve, y en 2020 hubo tres hallazgos, considerando los lugares donde se enterraron cuerpos o restos humanos de manera deliberada, tomando en cuenta los criterios de la CNDH.

La Fiscalía aclaró que las indagatorias iniciales no consideraban los puntos de hallazgos como fosas clandestinas, y no se consideran inicialmente como tal hasta que reúnan los criterios de la definición de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). Esta dice que “una fosa clandestina es aquella que se realiza de manera secreta u oculta por ir en contra de la ley y su propósito es esconder lo que en ella se deposita, evitando, entre otras cosas, que las autoridades puedan sancionar e investigar las razones de la inhumación; las personas que realizan este tipo de fosas saben que su acción es ilegal”.

Así, la FGE ha insistido en no reconocer la existencia de fosas clandestinas, al menos desde 2019. Pues, en una respuesta vía transparencia el 9 de mayo de ese año, la Fiscalía dijo no tener registros de inhumaciones clandestinas desde enero de 2006 al 30 de abril de 2019, esto pese a que ya se había difundido en medios el hallazgo de varios puntos, incluso en la propia capital del estado, pero con el criterio establecido por la CNDH, mientras que la FGE reconoce pocas fosas, usando la misma definición en LADO B se encontraron al menos 23 sitios.

También puedes leer: Fiscalía se niega a reconocer fosas clandestinas en Puebla

El año pasado se iniciaron por primera vez trabajos coordinados de búsqueda en fosas clandestinas, entre la Comisión Estatal de Búsqueda y la FGE, por insistencia y seguimiento de familiares de personas desaparecidas. Pero, aunque las acciones de búsqueda se hacen desde la parte oficial, han sido las familias, sobre todo del colectivo Voz de los desaparecidos en Puebla quienes han impulsado que se revisen a detalle los puntos donde pueden haber restos humanos.

Con información de Fréndira Lastra

 

*Foto de portada: Erika Lozano

Comparte
Autor Lado B
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”
Suscripcion