Familiares y sociedad civil lideran búsqueda de personas en Puebla
Gracias a la presión de las familias de personas desaparecidas con acompañamiento de la sociedad civil, desde hace dos meses la Comisión de Búsqueda y la Fiscalía empezaron a buscar restos humanos en fosas clandestinas
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
08 de noviembre, 2020
Comparte

Una mariposa se posa en la mano de la señora A (cuyo nombre omitiremos por seguridad). La mariposa, muy parecida a una monarca, se queda en la palma de su mano y luego se aferra a su dedo índice mientras ella camina por el monte. Detrás de ella van dos militares y cerca tres personas vestidas de rojo, integrantes de la Brigada Humanitaria de Paz Marabunta.

Una leyenda prehispánica dice que las mariposas son almas de seres queridos que ya no están en este plano, y llegan como un augurio, como una guía y una esperanza. Y en medio del seco monte, donde se escucha sólo el viento, bajo el rayo del sol, el grupo se pregunta si la mariposa les ayudará a encontrar a otra de las personas desaparecidas que buscan.

En Quecholac, un municipio a sólo 70 kilómetros de la capital del estado de Puebla, desde hace dos meses empezaron a realizarse las primeras búsquedas de restos humanos en fosas clandestinas. 

Tomando en cuenta que la definición de una fosa clandestina es cualquier inhumación al margen de la ley, los dos pozos que hasta ahora han intervenido las autoridades de la Fiscalía General del Estado y la Comisión Estatal de Búsqueda entran en esta categoría. Pero no son los únicos lugares donde hay personas esperando a ser encontradas para darle paz a sus familiares.

Durante tres días Marabunta, integrantes del colectivo “Voz de los desaparecidos” y otras familias han sumado fuerzas en Puebla para hacer lo mismo que se ha hecho en otros lugares del país: liderar las búsquedas de personas desaparecidas.

Para encontrar hay que buscar

Familiares y sociedad civil lideran búsqueda de personas en Puebla

Foto: Olga Valeria Hernández

Aunque las autoridades han encabezado las acciones de búsqueda en Puebla, desde mediados de octubre algunos familiares han denunciado problemas en cuanto al acceso a los lugares donde están trabajando.

También puedes leer: Comisión Estatal de Búsqueda impide a familiares acceso a búsqueda en fosa clandestina

El 16 de octubre, a través de videos en redes sociales, integrantes del colectivo “Voz de los desaparecidos” denunciaron que la Comisión Estatal de Búsqueda bloqueó el acceso a la fosa para que no pudieran ver los hallazgos.

Esta semana, empezando noviembre, las familias que buscan a sus seres queridos retomaron el camino, liderando ahora la búsqueda junto con la Brigada Humanitaria de Paz Marabunta, organización que se ha dedicado entre otras cosas a acompañar búsquedas, difundiendo la cultura de paz, y con acciones en campo para identificar y revisar puntos donde hay posibles restos humanos.

Así, mientras continuaban los trabajos oficiales en el pozo, los familiares y los activistas recorrían los montes tratando de ubicar otros posibles lugares de inhumaciones clandestinas.

También puedes leer: Familiares piden justicia para Nadia a tres años de su desaparición

En una de las jornadas de casi diez horas de trabajo, el equipo caminó por los cerros secos, inspeccionando cada tramo para dar con los lugares que algunas personas de la zona mencionaban como sospechosos. Es muy importante la presencia de familiares o aliados locales, pues son quienes conocen mejor el terreno y también el contexto: con ese conocimiento y la suma de fuerzas de Marabunta se pueden tener resultados más certeros.

Marabunta y los buscadores hacen también un trabajo previo de analizar el contexto. Hablan con las personas del lugar, recaban información de posibles puntos y entonces hacen una inspección para identificarlos. Una cosa en la que insisten para tener información es en que no buscan culpables: sólo buscan paz. Sólo quieren saber dónde están sus seres queridos.

Durante esta primera visita de la Brigada de Paz Marabunta los activistas también inspeccionaron el pozo, a los que bajaron durante jornadas de casi cuatro horas, revisando que en el área inspeccionada hasta la fecha no hubiera más hallazgos.


En Puebla se está empezando a hacer lo que lleva muchos años sucediendo en otros estados: las familias son quienes investigan todo, juntan información, exploran, verifican y después hacen las búsquedas, ya con apoyo de las autoridades. Pero es desde las familias de donde viene todo el ímpetu, la organización y sobre todo las pistas para encontrar a quienes faltan. Todo es autogestionado: las autoridades están al margen. Marabunta y “Voz de los desaparecidos” hicieron un plan de acción para la semana, paralelo a la búsqueda en los pozos de la FGE.

Y mientras siguen las acciones oficiales, ahora organizadas por la Fiscalía Especializada para la Investigación y Persecución de los Delitos de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares, la sociedad civil es la que se está capacitando y compartiendo saberes para seguir buscando y encontrando.

Foto: Olga Valeria Hernández

 

*Foto de portada: Olga Valeria Hernández

Comparte
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”