En Italia, rompen el confinamiento con bombas molotov
De sur a norte, ante las restricciones gubernamentales enfocadas en teatros, cines y lugares de ocio para contener la pandemia, Italia se desbordó de tristeza, rabia, frustración y desmanes
Por Pie de Página @
27 de octubre, 2020
Comparte
Cynthia Rodríguez

Las y los ciudadanos rompieron el silencio que el nuevo decreto del presidente del Consejo de Ministros (DPCM) había dejado  desde el jueves pasado cuando estableció el toque de queda en algunas regiones, y desde el domingo cuando se anunció que se cerraría prácticamente todo desde las 18 horas para tratar de controlar los contagios por COVID.

De sur a norte, este lunes Italia se desbordó de tristeza, rabia, frustración y desmanes. Desde Palermo y Catania, en Sicilia, pasando por Nápoles y Salerno, en Campania, y en las grandes capitales como  Roma, Milán y Turín, muchas de las manifestaciones escalaron de nivel y pusieron a prueba a las fuerzas del orden que peleaban contra las bombas molotov, palos, piedras y antorchas que lanzaban contra la policía.

Esta vez, los destrozos se dieron principalmente en las ciudades del norte: Milán y Turín, donde grupos extremistas provocaron por momentos algunas guerrillas campales, sobre todo en las zonas céntricas, donde están los edificios comunales.

Las protestas comenzaron desde temprano, entre integrantes del mundo de la cultura y del espectáculo que han resentido más que otros esta crisis, pues cines, teatros, salas de concierto fueron los últimos en abrir después del confinamiento y ya están cerrados de nuevo por el último decreto.

También puede interesarte: Italia, último llamado para evitar un nuevo confinamiento

“Cerrar salas de conciertos y teatros es una decisión seria. El empobrecimiento de la mente y el espíritu es peligroso y también perjudica la salud del cuerpo. Definir, como he escuchado de algunos representantes gubernamentales, la actividad teatral y musical como ‘superflua’ es una expresión de ignorancia, falta de cultura y falta de sensibilidad”, escribió Riccardo Muti, el gran director de orquesta napolitano, uno de los más importantes en todo el mundo, en una carta dirigida a Giuseppe Conte.

De acuerdo con la Cámara de Comercio Italiana, las restricciones previstas por la última disposición gubernamental «corren el riesgo de provocar una nueva pérdida de consumo y PIB de unos 17 mil 500 millones de euros en el cuarto trimestre del año, concentrada en las áreas de restauración y turismo, convivencia y ocio en general, transporte y cuidado personal, lo que ha supuesto una reducción global del consumo en 2020 de más de 133 mil millones de euros respecto a 2019 (-12,2% en términos reales) ”.

Conforme fue avanzando el día, las protestas se diversificaron: además de trabajadores del espectáculo, se manifestaron también personas del sector restaurantero, comerciantes y hasta taxistas con un solo mensaje: “primero las ayudas, y después el confinamiento”.

Continuar leyendo en Pie de Página

*Foto de portada:  Diputada Laura Boldrini | Twitter

Comparte
Pie de Página