Lado B
Creer para ver: a propósito del día del maestro
El diario Reforma publicó el domingo pasado una nota donde da cuenta de los resultados de la Encuesta Nacional de Educación Básica 2013 del Instituto de Fomento e Investigación Educativa (IFIE). Uno de los elementos que llama la atención de dichos resultados, es que muestran que los profesores mexicanos “tienen poca fe en sus alumnos”.
Por Lado B @ladobemx
15 de mayo, 2013
Comparte

Martín López Calva*

 @M_Lopezcalva

I

El diario Reforma publicó el domingo pasado una nota donde da cuenta de los resultados de la Encuesta Nacional de Educación Básica 2013 del Instituto de Fomento e Investigación Educativa (IFIE).

Uno de los elementos que llama la atención de dichos resultados, es que muestran que los profesores mexicanos “tienen poca fe en sus alumnos”.

Según la encuesta referida en esta nota, seis de cada diez docentes mexicanos de primaria y secundaria de escuela pública consideran que sus alumnos cuando mucho llegarán a estudiar hasta la secundaria. Datos de la misma encuesta revelan que cinco de cada diez profesores de la misma muestra piensan que sus hijos llegarán a estudiar una licenciatura, porcentaje que tampoco muestra un alto grado de confianza.

Estos resultados nos muestran a un magisterio desmoralizado frente al futuro de sus estudiantes, un profesorado que ha perdido la confianza en que sus alumnos puedan desarrollarse y construir una trayectoria escolar exitosa que los lleve a concluir una licenciatura o incluso un posgrado. Los docentes no creen en sus alumnos y esa expectativa negativa produce un “efecto de profecía cumplida”, es decir, el docente no espera nada de sus estudiantes y actúa frente a ellos en el aula transmitiéndoles este pesimismo, condenándolos a hacer realidad el fracaso escolar que está profetizando.

Educar implica “creer para ver”. Si un profesor no cree en el potencial de desarrollo humano y profesional de sus estudiantes será mucho más improbable que pueda promover en ellos este potencial y por ende resultará prácticamente imposible que llegue a ver resultados positivos de su labor.

II

Comparto en twitter la liga a esta nota periodística y una persona me responde: “¿Y la fe se los alumnos a los profesores existirá? ¿Y de los exalumnos y padres de familia también existirá ?” Desafortunadamente, le contesto, creo que esa fe tampoco existe. Los alumnos tampoco muestran hoy mucha fe en sus profesores y los exalumnos y padres de familia tampoco aportan con sus comportamientos elementos para concluir que tienen fe en los profesores que tuvieron y en los docentes que están ahora educando a sus hijos.

Festejamos esta semana en México el día del maestro y lo hacemos en un contexto en el que la imagen y el estatus de los docentes en nuestra sociedad se encuentran cada vez más deteriorados. Los resultados de la muy deficiente calidad de los aprendizajes de nuestros niños y jóvenes de escuelas públicas y privadas en el contexto nacional e internacional, las constantes huelgas, paros, plantones y manifestaciones de las organizaciones magisteriales oficiales o disidentes, las muestras de acciones cada vez más violentas por parte de los profesores que se oponen a la reforma educativa en Guerrero o de los normalistas de Michoacán y muchos otros elementos han ido contribuyendo a que la sociedad crea cada vez menos en los educadores.

Educar implica “creer para ver”. Si los padres de familia, los empresarios, los medios de comunicación no creemos en nuestros docentes y en su capacidad y compromiso para formar a las nuevas generaciones estaremos también contribuyendo al “efecto de profecía cumplida” y será cada vez más difícil observar un mejoramiento en los resultados de la calidad educativa en nuestra sociedad.

III

 “Una de las causas por las que los maestros consideran que su labor no es efectiva, y por tanto sus alumnos no llegarán muy lejos, es porque los maestros han estado abandonados», refirió Milagros Fernández, directora del IFIE en la entrevista concedida a este diario para comentar los resultados de la encuesta. En efecto, según los datos recabados en este estudio, un 37 por ciento de los docentes no recibe retroalimentación, ni del asesor técnico pedagógico, ni del supervisor de la zona escolar. Además de ello, el 33 por ciento señaló que es poco frecuente que los profesores en la escuela observen y discutan la práctica docente de otro maestro.

En efecto, una de las múltiples causas de que los maestros no crean en sus alumnos y piensen que no llegarán muy lejos estriba en el abandono en que se encuentran en su labor cotidiana. El sistema educativo que tenemos fue construido en la lógica de control burocrático y vigilancia política que requería la estructura corporativista del partido único en el poder y no con la finalidad de un seguimiento y retroalimentación académica de los profesores.

Lo anterior implica que los supervisores escolares actúen generalmente, salvo contadas excepciones, como “inspectores” que vigilan la asistencia y participación en actividades de la secretaría y el cumplimiento de la entrega de documentación y demás requisitos burocráticos y no como facilitadores de oportunidades de mejora para los docentes de las escuelas que están bajo su coordinación. El asesor técnico pedagógico tiene en esta lógica un papel de asistente administrativo del supervisor y no ejerce generalmente labores auténticas de asesoría técnica y pedagógica.

Pero lo más grave de esta situación, consecuencia en parte de este abandono académico, en parte del deterioro de la imagen social y en parte también de la propia pasividad y rutina que envuelve con facilidad el trabajo docente cotidiano es que los docentes no creen que sus alumnos llegarán muy lejos porque “consideran que su labor no es efectiva”, es decir, porque en el fondo los profesores no creen en su propio trabajo, no creen en sí mismos como factores reales de cambio en las condiciones de vida de sus estudiantes y no consideran que su labor tenga relevancia e impacto real en la sociedad que hoy vivimos.

Educar implica “creer para ver”. Si los docentes no creen en su propia labor, si no creen que su trabajo pueda tener impacto para transformar la sociedad injusta, desigual, excluyente, intolerante, violenta y corrupta en que hoy vivimos, será prácticamente imposible que lleguen a ver resultados del trabajo que realizan cotidianamente.

IV

“Y sin embargo, yo fui tal como ustedes,

joven, lleno de bellos ideales,

soñé fundiendo el cobre

y limando las caras del diamante:

Aquí me tienen hoy

Detrás de este mesón inconfortable,

Embrutecido por el sonsonete

De las quinientas horas semanales.”

Nicanor Parra.

Y sin embargo, yo fui tal como ustedes, podrán decir muchos maestros cansados por los años, atrapados por la rutina, encerrados en la chamba. Yo fui tal como ustedes y tuve ideales, pero estoy ahora aquí, embrutecido por el sonsonete que yo mismo he creado y que no he tratado de modificar, por el sonsonete en el que me ha metido un sistema educativo corporativo y burocrático centrado en el control político y no en el desarrollo educativo, por el sonsonete en que me ha metido una sociedad que exige docentes de alta calidad pero obstaculiza su labor de muchas maneras.

Como dice Hansen (1995), la docencia es una de las profesiones donde es clave la persona que la ejerce. En muchas profesiones basta con tener a cualquier persona que sepa los procesos, los pasos, el manejo de las máquinas. En la docencia hay siempre una relación interpersonal, una relación entre visiones del mundo y proyectos de vida, y cuando el proyecto de vida del profesor está marcado por la desmoralización, lo único que podrá comunicarse es desánimo y desesperanza.

Pero si el docente está continuamente cuidando y desarrollando su vocación, es decir, tratando de que su práctica cotidiana le siga aportando, en términos del mismo Hansen: elementos de desarrollo personal y profesional y compromiso con la transformación social, entonces será un docente que crea en sí mismo y en sus estudiantes y con ello irá recuperando la fe de los mismos estudiantes, de los padres de familia y de la sociedad en su conjunto.

 Mi deseo para este día del maestro es que los docentes, los estudiantes, los padres de familia y toda la sociedad volvamos a creer en lo que expresa la frase de Henry Brooks AdamsLos profesores afectan a la eternidad; nadie puede decir donde se termina su influencia. Felicidades.

*Doctor en Educación por la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Ha hecho dos estancias postdoctorales como Lonergan Fellow en el Lonergan Institute de Boston College (1997-1998 y 2006-2007) y publicado dieciocho libros, cuarenta artículos y siete capítulos de libros. Actualmente es académico de tiempo completo en el doctorado en Pedagogía de la UPAEP. Fue coordinador del doctorado interinstitucional en Educación en la UIA Puebla (2007-2012) donde trabajó como académico de tiempo completo de 1988 a 2012 y sigue participando como tutor en el doctorado interinstitucional en Educación. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (nivel 1), del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE), de la Red Nacional de Investigadores en Educación y Valores que actualmente preside (2011-2014), de la Asociación Latinoamericana de Filosofía de la Educación y de la International Network of Philosophers of Education. Trabaja en las líneas de filosofía humanista y Educación, Ética profesional y “Sujetos y procesos educativos”.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»educacion-personalizante» posts_per_page=»-15″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Comparte
Autor Lado B
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx