Lado B
Sigue incertidumbre en Xochimehuacan: investigaciones y apoyos lentos
A más de dos semanas, las personas damnificadas por la explosión de un ducto de gas LP causada por tomas clandestinas en San Pablo Xochimehuacan, siguen sin saber cuándo sus vidas regresarán a la normalidad
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
17 de noviembre, 2021
Comparte

Ismael dice que lleva usando la misma ropa casi dos semanas y media. Desde el 31 de octubre, cuando sus vecinos tocaron la puerta de su casa por la madrugada y le dijeron que había una fuga de gas, que saliera, nada ha vuelto a la normalidad.

Lunes.png

Él es una de las cientos de personas que fueron desalojadas en la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacan, al norte de la capital poblana, por una colosal fuga de gas que derivó en tres explosiones que, hasta hoy, han dejado muertos, heridos, damnificados, destapando las consecuencias y gravedad del robo de hidrocarburo, específicamente del gas LP. 

Al martes 16 de noviembre, el gobierno del estado informó que hay siete personas hospitalizadas por la explosión, cuatro de las cuales se encuentran graves. 

También puedes leer: Xochimehuacan, una tragedia anunciada

El señor Ismael y su familia viven en la calle Industria, a menos de 50 metros de donde explotó el ducto a causa de una toma clandestina, y donde todavía la vida no se normaliza. Su casa tuvo afectaciones como: vidrios quebrados y un portón averiado.

Por otra parte, personas como Silvino, otro de los afectados, perdieron toda su vivienda. Aunque él y su familia están por ahora en casa de familiares y no han tenido que ir a los albergues, tampoco saben nada de su futuro.

El joven dijo a LADO B que las autoridades les informaron que hasta que terminen de remover los escombros y tirar todas las viviendas que tuvieron daños irreversibles, empezarán a planear la reconstrucción e indemnizaciones, pero no hay ninguna fecha concreta.

Así, muchos vecinos y vecinas no pueden regresar a sus casas y apenas han podido entrar por objetos personales y para alimentar a sus mascotas, por períodos de cinco minutos, agregó Silvino.

En su opinión, y la de otros vecinos y vecinas, todo el tema va muy lento. Mientras cerca de la “Zona cero” siguen camiones del Ejército y camiones de materiales removiendo escombros y limpiando las vialidades e inmuebles dañados, al otro lado de la junta auxiliar, cerca de la presidencia, la vida sigue normal, como si no hubiera pasado nada.

Otra de las preocupaciones de los habitantes de Xochimehuacan, a la par de la normalización de la vida en el área cercana a la llamada “Zona cero”, es el delito de robo de gas LP.

Vecinas y vecinos entrevistados por LADO B han comentado que la mayoría sabe que el llamado huachigas es consentido por las autoridades locales, que saben de su existencia y lo permiten, pero hasta el momento no ha habido ningún castigo. 

El señor Ismael dice que ya denunciaron y se pregunta cómo puede haber personas que por avaricia roben el hidrocarburo, delito sumamente peligroso que ha provocado explosiones durante muchos años y que ahora también ha cobrado vidas.

Las lentitud de las investigaciones y apoyos

Xochimehuacan-1.jpeg

Foto: Aranzazú Ayala

Al momento de esta publicación, la Fiscalía General de la República (FGR) ha dicho que las investigaciones correspondientes siguen en proceso y por eso no puede dar más detalles, para respetar el debido proceso.

Por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE) hasta ahora ha habido sólo aseguramiento de pipas de gas derivado de cateos de inmuebles, pero a casi tres semanas de la tragedia, que pudo haberse evitado, no hay claridad sobre quiénes fueron los responsables y la justicia todavía no llega.

También puedes leer: Estado dará apoyos a familias afectadas por explosión en Xochimehuacan

El miércoles 10 de noviembre, semana y media después de la explosión, el gobierno del estado presentó el programa “Puebla te cuida, Puebla repudia la delincuencia”, el cual establece los criterios y vertientes que el gobierno dará a las personas afectadas por la explosión de Xochimehuacan.

Dicho programa incluye varios ejes, el primero atendiendo las acciones de vivienda, cuya contratación será ejercida y efectuada a través de gobierno estatal para atender reparaciones de viviendas con daños menores y de pérdida total de las personas afectadas por la explosión.

El segundo consta de apoyos en especie; una vez que las personas que perdieron su casa, el gobierno les brindará a las personas afectadas los enseres necesarios. Por otro lado, a las familias de las personas que fallecieron, se les indemnizará y apoyará con los gastos correspondientes.

Hasta ese día, seguían 48 personas en albergues (13 familias) y se habían recibido 14 mil 990 artículos en el centro de acopio, producto de donación ciudadanía y de instituciones de gobierno.

Xochimehuacan-3-1.jpg

Foto: Olga Valeria Hernández

También puedes leer: La explosión de un Estado

Asimismo, el miércoles 10, Daniel Gámez, secretario de Infraestructura, informó que suman 117 viviendas con daños menores (se sumaron dos nuevas) y 76 casas con daños moderados, dando como resultado 193. Aún había 43 viviendas pendientes por liberarse, 25 que son contiguas a casas colapsadas, lo que da un total de 150 viviendas liberadas.

Y las labores de levantamiento de escombros y liberación de vialidades todavía siguen, con mucha lentitud, en palabras de las y los habitantes afectados, que siguen sin tener certeza de nada.

*Foto de portada: Olga Valeria Hernández

Comparte
Autor Lado B
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”
Suscripcion