Lado B
¿Seguir nombrándose feminista?
A raíz de la ideas transfóbicas que han penetrado en el feminismo, muchas personas han dejado de abrazar la etiqueta de feminista
Por Lado B @ladobemx
25 de noviembre, 2021
Comparte

Nadiedja Luna y Xime Zapata

Existen numerosas definiciones y formas de entender al feminismo. Sin embargo, la mayoría no alcanzan a expresar las razones detrás de los años de lucha, que además han ido cambiando, adaptándose a la época y acompañándose de otras formas de resistencia. Si lo analizamos bien, una frase no es suficiente para conceptualizar un movimiento social, político e histórico tan diverso. 

Jueves.png

No obstante, una idea clara es que el feminismo no es perfecto y nunca lo ha sido; pensar lo contrario es negar toda la violencia que se ha ejercido en su nombre. Basta recordar, por ejemplo, que el movimiento sufragista estuvo impregnado de racismo, excluyendo a las mujeres negras de todos los espacios. De hecho, el sufragio femenino blanco se utilizó como un medio que buscaba alcanzar la supremacía racial. Estos planteamientos los podemos encontrar en las ideas de Sojourner Truth, quien en el discurso «¿Acaso no soy una mujer?» de 1852, reivindica su propia identidad. 

En los últimos años las ideas transfóbicas han penetrado en la teoría y práctica feminista. Las voces transexcluyentes se han abierto paso en foros y medios de comunicación alrededor del mundo, argumentando que la opresión deriva únicamente del sexo y posicionándose en contra de la categoría género. Esto provoca que se generalicen las experiencias de las mujeres, negando otras intersecciones que también derivan en sistemas de opresión, como pueden ser la raza y la clase.

En este contexto, muchas personas han dejado de abrazar la etiqueta de feminista y comenzado a nombrarse como antipatriarcales o cualquier otra forma que aluda a la trinchera desde la que actúan. Por otro lado, otras han defendido la idea de que no se debería ceder el espacio y dividir el movimiento, sino que es una oportunidad más de reivindicar el significado del feminismo, confrontando las ideas discriminatorias dentro de él.

Desde nuestra perspectiva, el nombrarnos feministas no se sostiene en la idea de un movimiento unido, porque como ya se expuso, ha estado históricamente dividido. Incluso, debería serlo cuando se trata de atender las problemáticas de diferentes sectores de la población, como el ecofeminismo, el feminismo negro, etcétera. Sin embargo, siempre se deberían confrontar los discursos de odio que se hacen en su nombre, y no deslindarse de ellos.

Las aspiraciones del feminismo deben nacer de múltiples lugares. Y cuando un feminismo o cualquier movimiento nace de múltiples lugares, va teniendo las características de los distintos o distintas actoras implicadas. Si una lucha pretende incluir es desde ya elitista.” (Aura Cumes, 2018) *

Los feminismos no son sectas, no son grupos en los que se tengan que cumplir ciertos requisitos o cuotas para permanecer, mucho menos son espacios en los que una vez adentro nunca se pueda salir. Los feminismos te abrazan, permanecen contigo como una forma de resistencia o de lucha; así hay días en los que por cualquier razón, NO se abanderan y se opta por otras formas de lidiar con el sistema.  

A pesar de lo anterior, creemos que en una realidad que se reprime la protesta, en la que el movimiento ha sido atacado y mitificado, nombrarse feminista sigue siendo un acto revolucionario. Nuestra tarea es dejar en claro que la evolución de los feminismos nunca debe ir encaminada a fomentar la discriminación, sino todo lo contrario, a deconstruir las ideas patriarcales y a nunca ser cómplices del atropello de derechos.

Con todo esto, reiteramos que no pretendemos descalificar otras formas de lucha. Las mujeres enfrentan cada día diversas formas de opresión y a partir de sus experiencias desarrollan estrategias de oposición, individuales o colectivas, de manera organizada o no. Por poner un ejemplo: existen miles de mujeres que defienden la tierra, el agua, el territorio y los pueblos indígenas, algunas dando la vida por ello. 

Los feminismos se configuran como una forma de resistencia más, pero no por ello menos valiosa. Para muchas ha significado un espacio seguro, la manera de descubrirse, y el medio para alzar la voz por las violencias que han sufrido o ejercido. Algo tan poderoso nunca debería abandonarse por las voces que lo único que hacen es replicar el sistema.

***

Referencias

*Cumes, A. (2018) Un patriarcado colonial somete no sólo a las mujeres / Entrevistada por Bárbara Barrera. Palabra Pública. Disponible en: http://palabrapublica.uchile.cl/2018/07/23/aura-cumes-escritora-un-patriarcado-colonial-somete-no-solo-a-las-mujeres/

 

**Foto de portada: Marlene Martínez

Comparte
Autor Lado B
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]
Suscripcion