Lado B
La estimulación magnética se perfila como una terapia no invasiva para pacientes con COVID-19
Científicos BUAP y UV crearon un dispositivo de estimulación magnética que puede ser el primer paso para la creación de una terapia contra la insuficiencia respiratoria causada por COVID-19
Por Gustavo Escalante @fumandoplanetas
08 de junio, 2021
Comparte

En la búsqueda de nuevas tecnologías aplicadas a los procesos fisiológicos y con vista al beneficio social, dos investigadores unieron su conocimiento en electrónica y fisiología para crear un dispositivo que combina energía electromagnética y la temperatura para tratar problemas respiratorios ocasionados por el nuevo coronavirus. Lo mejor de todo es que los resultados, durante la prueba del mecanismo, han sido favorables.

Martes

Así, a través de un estudio clínico, el Doctor en Neurociencias de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Elias Manjarrez, y el investigador del Laboratorio de Micro y Nano Tecnología de la Universidad Veracruzana (UV), Saúl Domínguez Nicolás, han desarrollado un dispositivo de estimulación magnética para aumentar los niveles de saturación de oxígeno en pacientes con COVID-19.

El dispositivo, denominado “Sistema de estimulación magnética torácica de baja frecuencia” (LF-ThMS, por sus siglas en inglés), administra de forma no invasiva un campo magnético pulsado que aplica de 100 a 118 Hz (Hertz) y un flujo de temperatura que abarca un rango de 28 a 44 grados centígrados; ambas frecuencias están dentro del rango seguro para la aplicación en humanos, demostró la investigación.

La idea de usar campos magnéticos para el tratamiento de pacientes con COVID-19 surgió a partir de una revisión de la literatura científica sobre el uso de la estimulación magnética pulsada en padecimientos neurológicos, donde la aplicación de flujo magnético ha tenido resultados positivos en la estimulación de las células nerviosas, de manera que se realizó un ensayo clínico para probar la efectividad del LF-ThMS en el tratamiento de pacientes con esta nueva enfermedad, comentó a LADO B el Doctor Manjarrez.

También podría interesarte: Investigadores desarrollan un ventilador mecánico barato y preciso para pacientes con COVID-19

Durante un ensayo, el dispositivo se aplicó a 17 pacientes con COVID-19 en etapa inicial, mismos que presentaban un bajo nivel de saturación de oxígeno en sangre, con una media de 86.6 por ciento —cuando el parámetro normal es de 95 a 100 por ciento de oxigenación—. El ensayo demostró que a partir de 20 minutos de estimulación magnética en la región del tórax dorsal los niveles de oxígeno de los pacientes aumentaban gradualmente hasta seis puntos porcentuales desde la primera sesión, y tras la aplicación de cinco sesiones de 30 minutos diarios se encontró una media de 98.3 por ciento en la saturación de oxígeno de los pacientes.

Los autores de la investigación suponen que el virus SARS-CoV-2 se inactiva a través de la estimulación magnética, pues esta impide su replicación al interferir en las cargas eléctricas del virus.

A esta hipótesis se llegó a partir de la observación de estudios en los que se ha demostrado que los filtros electrostáticos, que capturan partículas contaminantes del aire a través de la electricidad, pueden inhibir la replicación del virus, pues este es, precisamente, una partícula contaminante, comentó el Doctor Manjarrez, por lo que esperan probar el supuesto en las siguientes etapas de la investigación.

Asimismo, creen que el proceso de hipertermia magnética, es decir, de aumento de la temperatura en un punto focalizado —en este caso los pulmones— que utiliza el dispositivo, potencia la respuesta inmunitaria de los pacientes haciendo más fácil su recuperación.

buap-1.jpg buap-2.jpg buap-3.jpg

Las ventajas del dispositivo de estimulación magnética

Los actuales métodos que aumentan la saturación de oxígeno en pacientes con deficiencia respiratoria requieren el uso de mascarillas que suministran oxígeno, intubación y fármacos; sin embargo, los resultados no siempre son efectivos, expresó el académico de la BUAP. Por ello, este nuevo método podría convertirse en un complemento de las terapias que hasta ahora se tienen; además, una de sus ventajas es que no es invasivo. 

Otra ventaja del dispositivo es que es fácil de reproducir y sus componentes electrónicos no son costosos, incluso existe una gran cantidad de aparatos de fisioterapia que son susceptibles a adaptarse a los rangos de aplicación mostrados en el estudio con los cuales se espera hacer pruebas en próximos estudios, aseguró Manjarrez.

El futuro de la investigación

El ensayo clínico realizado se considera una prueba de concepto, es decir, se trata de la demostración de una hipótesis científica a nivel básico del dispositivo. En esta se probó, efectivamente, la seguridad del método y la correlación de las variables de frecuencia, hipertermia y flujo magnético en la recuperación de las y los pacientes. 

El siguiente paso es ampliar la investigación mediante la conformación de un equipo de científicos básicos y clínicos, así como médicos especializados en COVID-19 para reproducir y analizar los resultados, ahora desde una perspectiva clínica y fisiológica.

Se espera que en los próximos meses se construyan más dispositivos y se practique un nuevo ensayo clínico aleatorizado en el Hospital Universitario de la BUAP con pacientes en distintos grados de avance de la enfermedad por COVID-19.

Suscríbase al boletín COVID-19 de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.

**Contenido patrocinado** 

*Foto de portada: Freepik

Comparte
Autor Lado B
Gustavo Escalante
Entusiasta del periodismo, buscador de nuevas historias.
Suscripcion