Lado B
La capacidad de los suelos forestales para almacenar carbono está sobreestimada
Un estudio publicado en Nature asegura que la hipótesis que indicaba que la biomasa de las plantas y el carbono del suelo aumentarían de forma conjunta a lo largo de este siglo, no sucederá, por lo que plantas y suelo no podrán absorber a la vez más CO2, con consecuencias climáticas
Por Agencia SINC @
25 de marzo, 2021
Comparte

Los modelos climáticos predicen que a finales de siglo, con el aumento de las concentraciones de CO2, las plantas crecerán más que actualmente. Esto hará que absorban el dióxido de carbono y ayudará a ralentizar la crisis climática global.

Martes.png

Especialistas modelizan que ese aumento en el crecimiento de las plantas también conlleva un aumento en el almacenamiento de carbono del suelo.  Esto se debe a una hipótesis de los años 70 en la que se asumía que el carbono en el suelo aumenta de forma proporcional y directa con el crecimiento vegetal.

Sin embargo, un estudio basado en datos empíricos de experimentos, en el que participa el investigador César Terrer de la Universidad de Stanford e investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental (ICTA-UAB), durante el desarrollo de este trabajo demuestra que, la cantidad de carbono en biomasa vegetal y en suelo no aumentan en tándem; de hecho cuando la biomasa aumenta, el incremento en el carbono del suelo disminuye.

“Es difícil hacer una estimación del impacto del hallazgo en los modelos climáticos. Lo que sí parece claro es que el hecho de que los modelos no incorporen esta relación negativa entre el carbono de plantas y suelo está sobreestimando el almacenamiento de carbono en suelos forestales”, explica a SINC Terrer.

También puedes leer: Especialistas presentan 10 claves para encarar la crisis climática

Esto se debe a que las plantas extraen del suelo los nutrientes que necesitan para mantener ese extra de crecimiento impulsado por el carbono. La extracción de los nutrientes adicionales requiere acelerar la actividad microbiana del suelo, lo que conlleva la liberación de CO2 de nuevo a la atmósfera que, de otro modo, permanecería en el suelo.

Por tanto, incluir esta relación de forma correcta resultaría en una menor capacidad de los ecosistemas forestales futuros de absorber CO2 y, por tanto, un calentamiento global más agresivo. “Por otro lado, los ecosistemas herbáceos parecen tener una capacidad de absorber carbono en suelo mucho mayor de la que predicen los modelos”, asegura el científico. El estudio se publica en la revista Nature.

El almacenamiento de carbono en los suelos

Las personas autoras llegaron a esta conclusión después de analizar los datos de 108 experimentos publicados anteriormente sobre los niveles de carbono del suelo, el crecimiento de las plantas y las altas concentraciones de CO2 en el aire.

Solo acumulaban más carbono en aquellos experimentos donde el crecimiento de las plantas se mantuvo bastante estable, a pesar de los altos niveles de carbono en la atmósfera. «Resultó mucho más difícil de lo esperado aumentar tanto el crecimiento de las plantas como el carbono del suelo», dijo Rob Jackson, coautor y Profesor de la Universidad de Stanford.

Las plantas y los suelos juntos absorben actualmente un 30 % del CO2 emitido por las actividades humanas al año. Predecir cómo cambiará la porción subterránea de este sumidero de carbono en las próximas décadas es especialmente importante porque el carbono absorbido por el suelo tiende a permanecer allí durante mucho tiempo.

 

Continuar leyendo en Agencia SINC

 

*Foto de portada: Flickr 

Comparte
Autor Lado B
Agencia SINC
Suscripcion