Urbanización pone en riesgo a Bosque de Haras y Flor del Bosque
Aunque hay un fallo para que 42 hectáreas no sean explotadas como zonas habitacionales y comerciales, otras mil 200 hectáreas de bosque de encinos están en peligro y sin protección, acusan ambientalistas.
Por Sam Nolasco @aguunda
08 de noviembre, 2020
Comparte

Son más de mil 200 hectáreas de bosque de encinos a las que ambientalistas llaman el último pulmón de Puebla, y donde se planean construir complejos habitacionales de lujo como fraccionamientos y centros comerciales.

Organizaciones como Climate Save, Amnistía Internacional Puebla, Defensores del Último Pulmón de Puebla, entre otras, hicieron una petición al gobernador Miguel Barbosa para que intervenga en la protección real de toda la unidad biológica del bosque de Haras y Flor del Bosque.

Los manifestantes denunciaron que los cambios de uso de suelo fueron hechos de forma arbitraria en áreas forestales de estos municipios con la intención de urbanizar, lo que implicaría un daño ecológico irreversible al Bosque de Amozoc con una extensión que va desde el Parque Estatal Lázaro Cárdenas del Río «Flor del Bosque» y abarca hasta el Parque Nacional La Malinche.

También puedes leer: Planean extender vida útil de relleno sanitario en Puebla pese al daño medioambiental

Antes de la entrega de la misiva el 4 de noviembre, el gobernador Miguel Barbosa dijo que emitirá un decreto para nombrar área protegida al Parque Flor del Bosque y para mil 200 hectáreas de bosque de encinos que se encuentran amenazadas por estos cambios de uso de suelo.

En julio pasado, después de un exhorto del actual gobierno, fueron recuperadas las 42 hectáreas entregadas en permuta al empresario Carlos Enrique Rafael Hagenbeck durante el gobierno de José Antonio Gali Fayad, pero el empresario se negó a pagar los impuestos correspondientes del predio, lo que hizo posible la abrogación que aprobó la actual Legislatura.

Foto: Google Maps

Sin embargo, aunque esta área ya se encuentra fuera del alcance comercial, preocupa a los inconformes la falta de protección del resto del bosque, ya que los lineamientos que se publicaron el 12 de octubre de 2018 en el Periódico Oficial del Estado en el «Programa Parcial de Desarrollo Urbano de la zona sur del municipio de Amozoc, Haras Flor del Bosque» permiten disposiciones para su explotación.

Dicho documento avala el cambio de la protección de este espacio para fines comerciales y que fue elaborado y aprobado vía «fast track» en el Congreso poblano durante las administraciones del presidente municipal de Amozoc, José Cruz Sánchez Rojas, y del entonces gobernador, Gali Fayad.

También puedes leer: Ser zoóloga en México: pasión por los animales, aventura y machismo por superar

Con la aprobación de este instrumento, el Cabildo del municipio de Amozoc derogó el «Programa Parcial de Ordenamiento Urbano y Protección Ecológica de la Zona de Regulación del Suroeste del Municipio de Amozoc, Haras Flor del Bosque», que había estado vigente desde el año 2004 y el cual, junto con el «Programa Municipal de Desarrollo Urbano Sustentable de Amozoc» que se publicó en  2013, daban protección a las áreas catalogadas como zona de reserva ecológica, tanto de propiedad estatal, privada, y los ejidos de esta zona forestal. 

Por lo que el actual programa parcial de desarrollo urbano permite la urbanización de toda la zona perimetral al Parque Estatal Lázaro Cárdenas del Río “Flor del Bosque” y sobre todo, de la zona comercial “Haras Ciudad Ecológica”, ya que autoriza fraccionar los terrenos desde los 150 metros cuadrados, además de poder otorgar permisos de construcciones de hasta cinco niveles y con un amplio índice de ocupación, y cuya presencia y actividad humana pondría en peligro a especies protegidas por la Norma 059 de la SEMARNAT. 

Especies valiosas dentro de la zona forestal 

Históricamente los encinos o robles cubrieron la mayor parte del valle de Puebla pero el crecimiento de la mancha urbana ha traído como consecuencia la fragmentación de este ecosistema y la erosión de sus suelos. Con los cambios de uso de suelo, activistas medioambientales que recorren la zona han dicho que se tienen marcados árboles para ser talados.

En el mundo existen sólo dos centros de origen de encinos, uno es la India y el otro es México, de las 500 especies de encinos que existen en todo el mundo, 161 habitan en nuestro país, lo que hace que México y particularmente Puebla sea el primer lugar a nivel mundial en diversidad de encinos.

También puedes leer: Recuento a dos años de la desaparición de Sergio Rivera Hernández, defensor del territorio

Sin embargo, en la actualidad los pocos manchones de áreas verdes y en donde todavía existen estos ecosistemas se encuentran ubicados en áreas conurbadas como Valsequillo, la Reserva estatal Flor del bosque y Ia sierra de Amozoc, pero estos remanentes de bosques, junto con su diversidad y riqueza taxonómica, genética y ecosistémica, están en peligro de desaparecer.

El biólogo por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Edgar Cabrera Acatitla quien ha hecho investigación de la zona durante seis años dijo, en entrevista para LADO B, que esta reserva de bosque es el último pulmón de la ciudad de Puebla, ya que brinda beneficios ecosistémicos como es la captura de carbono, producción de oxígeno, además de que filtra el agua de las lluvias al subsuelo.

“La lluvia contiene muchos de nuestros contaminantes atmosféricos, pero al caer en el bosque que tiene el sistema de filtrado en la tierra y por medio de hongos se filtran todos estos contaminantes lo cual es importante para nosotros. Otra cosa importante es que es fuente de alimentos como los hongos que podrían ser únicos por el clima de transición muy rara del bosque templado a la selva baja”, explicó.

Hongos desde medicinales hasta setas comestibles también se pueden encontrar en este espacio, además de que es hogar del falso camaleón espinoso, que es una especie endémica de México que sólo se encuentra en Puebla y Oaxaca.

Piden revocar los usos de suelo que no sean forestales

Foto: Google Maps

La periodista y ambientalista Pamela Tajonar, quien entregó la misiva a la oficina del gobernador Miguel Barbosa, expuso en el escrito que el municipio de Amozoc ha violentado sistemáticamente la carta urbana del «Programa Municipal de Desarrollo Urbano Sustentable de Amozoc 2011-2014», otorgando permisos irregulares para fraccionamientos dentro de zonas boscosas.

También puedes leer: Defender a un bosque del acecho de la minería

Por lo que pidieron la derogación del programa parcial de desarrollo urbano de la zona sur del municipio de Amozoc, Haras Flor del Bosque, del año 2018 y se regrese al del 2014,  además de que se califiquen como inviables las licencias de construcción ya aprobadas para fraccionamientos que se emitieron de forma irregular y sin consulta de los vecinos.

También, que se haga la investigación pertinente para sancionar a los funcionarios y notarios involucrados en la aprobación de dichos lineamientos y permisos. Además de que pidieron que se elabore un Programa de Ordenamiento Ecológico y Sustentable para el polígono que garantice la subsistencia del ecosistema y los recursos para esta y las generaciones venideras de habitantes en Puebla.

*Foto de portada: Cortesía

Comparte
Sam Nolasco