Burrolandia, la asociación que busca rescatar y cuidar a los burritos mexicanos
La asociación Burrolandia México, desde el municipio de Otumba, se dedica al rescate y protección de asnos maltratados, también promueve el turismo de bienestar a favor de los équidos.
Por Gustavo Escalante @fumandoplanetas
19 de noviembre, 2020
Comparte

El municipio de Otumba de Gómez Farías, en el Estado de México, es una localidad que tuvo un papel importante en la ruta del transporte durante la época colonial, debido a que conectaba la Ciudad de México con Veracruz, por lo que se comerciaban asnos, mulos y caballos, animales que constituían el principal medio para transportar mercancía en aquella época.

boletín

Con el paso del tiempo, el mercado de burros se convirtió en un rasgo característico de la comunidad de Otumba y, aunque con el desarrollo de nuevas tecnologías de transporte esta actividad fue desapareciendo, los burros aún forman parte de la identidad del poblado.

Es en esta misma localidad donde se ubica el santuario Burrolandia México, que desde su fundación en 2006 se dedica al rescate, rehabilitación y cuidado de burros maltratados y abandonados.

El santuario nace cuando un grupo de personas de Otumba decide crear un lugar donde los asnos no tuvieran la obligación de trabajar, estuvieran alejados del maltrato, fueran cuidados y tuvieran atención veterinaria, así como buena alimentación: un refugio seguro donde vivir, comenta a LADO B Raúl Flores Alfaro, administrador de Burrolandia.

Ya que, cada uno de los 50 ejemplares que habitan el recinto, de acuerdo con Raúl, ha sido víctima de golpes, explotación en el trabajo de carga, u otros problemas que afectan su calidad de vida. La asociación ha atendido rescates en Querétaro, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo, Estado y Ciudad de México, y San Luis Potosí, pero también ha recibido asnos  donados por propietarios que ya no pudieron hacerse cargo de ellos.

El administrador del santuario comenta que, como consecuencia de la pandemia por COVID-19, los rescates que realiza la asociación se han detenido, y cerca de 70 reportes de maltrato a estos animales han tenido que ser pausados.

La disminución de la población de burros en México cada vez es más notable

A la fecha se cree que en el país hay menos de 300 mil burros, lo que significa que a lo largo de 30 años, más del 75 por ciento de la población de estos équidos ha disminuido, expresa Raúl.

Para el administrador, la función que los burros cumplían en la agricultura ha sido reemplazada por las máquinas, «al día de hoy son pocas las personas que los usan para el trabajo»; no obstante, quienes todavía los utilizan los golpean, maltratan, lastiman y sobrecargan, agrega.

La disminución de la población de équidos en el país se refleja justamente en la Feria Internacional del Burro, que se realiza en Otumba desde 1960, que surgió para honrar y reconocer al animal que por tanto tiempo ha brindado su apoyo a la comunidad otumbense. Alrededor de 80 burros participaban en ella, pero en los últimos años han asistido menos de 15. 

Los casos de maltrato que sufren los burros y su rehabilitación

Foto: Burrolandia México A.C. | Facebook

Gracias a un reporte en la Ciudad de México, Copo de Nieve, un burro que permanecía durante horas atado a un árbol diariamente y que fue atacado por una jauría de perros, pudo ser rescatado. Tras este accidente, fue canalizado a Burrolandia México, donde detectaron que tenía severas heridas en los cascos, por lo que recibió rehabilitación. Ahora lleva viviendo ocho años en el santuario. 

El caso más reciente de rescate es el de Filemón, un burro utilizado para recoger basura en el municipio de Chimalhuacán. El animal vivía maltratado, explotado y en estado de desnutrición; tenía diferentes lesiones ocasionadas por el peso que le hacían cargar.

Los casos de Copo de Nieve y Filemón ejemplifican los problemas que enfrentan los burros debido al descuido de quienes los utilizan para trabajar, sin atender los cuidados que el animal requiere. Así pues, la rehabilitación de estos animales conlleva un periodo de cuarentena en que veterinarios atienden los problemas físicos con los que llegan; en algunos casos, deben intervenir especialistas para elaborar prótesis para los animales que han sufrido lesiones permanentes.

El administrador de Burrolandia México destaca la importancia de cuidar a los animales, y recomienda que las personas ayudemos a tomar conciencia acerca de que todo animal debe recibir cuidados. Al mismo tiempo, invita a la población a contactar a Burrolandia México para conocer cuáles son los cuidados que conllevan los burros.

Turismo de protección y apoyo al proyecto de la conservación de los burros

Foto: Burrolandia México A.C. | Facebook

Burrolandia no sólo funciona como un refugio, también es un proyecto de turismo de protección en beneficio de los animales, ofrece al público un parque temático con distintas actividades: paseos turísticos por las zonas emblemáticas de Otumba; talleres de raspado de maguey, de utilización de semillas, o relacionados con el conocimiento y uso de la piedra obsidiana. Además cuenta con galerías temáticas y un área gastronómica.

No obstante, la realización de actividades turísticas abiertas al público en general también se encuentra detenida debido a la contingencia sanitaria, lo que ha supuesto un reto para Burrolandia, comenta Raúl. Como alternativa, la asociación ofrece visitas privadas limitadas, con reservación previa, para conocer algunas áreas del santuario y las actividades que se realizan.

Sin el ingreso de los visitantes de manera normal, la manutención de los animales resulta más complicada, así que Burrolandia impulsó un programa de apadrinamiento. Este consiste en que una persona elija a alguno de los 50 burritos que viven en el santuario y lo apoye con alimentos, medicamentos, equipo para el establo o con una aportación económica destinada a cubrir las necesidades de los animales, los programas de apadrinamiento duran de tres meses a un año y los padrinos pueden elegir apoyar económicamente (sin un monto mínimo) o con alimento. 

Foto: Burrolandia México A.C. | Facebook

A cambio, la asociación mantiene al padrino o madrina constantemente informado con fotos y videos sobre la situación en la que se encuentra el burrito ahijado. Además, los padrinos pueden visitar a los burros apadrinados directamente en el santuario sin cubrir el donativo de acceso, de 100 pesos.

Raúl comenta que el programa de apadrinamiento de burros no se trata de que el padrino se encargue completamente de la alimentación y los cuidados del burro, sino que tiene la intención de hacer más fácil el cuidado de los animales del santuario a través de pequeños donativos en efectivo o en especie, pues debido a la pandemia hay una escasez de alimentos y medicamentos.

Respecto al futuro de la conservación de los asnos, el administrador asegura que Burrolandia tiene la intención de dar en adopción a las nuevas generaciones nacidas en el santuario, con el objetivo de que se extienda la población de burros en México.

***

Puedes contactar a  Burrolandia México para conocer su trabajo, información relacionada con el bienestar de los burros y apoyar con donación de alimentos o medicamentos en sus redes sociales en Facebook e Instagram.

Comparte
Gustavo Escalante