Amiga de mi sombra: el reflejo de nuestra presencia
A la artista argentina Savia Flor autorretratarse con su sombra le genera alivio. Con su proyecto, Amiga de mi sombra, busca compartir esa sensación
Por Lado B @ladobemx
14 de abril, 2020
Comparte

Foto: Instagram (@savia.flor)

Julio Sandoval

@jota_sand

La luz del sol atraviesa la ventana de la cocina. Dentro, la silueta de una mujer con un sombrero del que sale la sombra de una planta, se estampa en la pared. La fotografía que captura este momento deja ver –casi en su totalidad– una sombra, apenas se puede observar el color del muro y la mano de quien toma la foto. 

Ese fue el primer autorretrato que Savia Flor, una artista argentina, hizo en su actual casa, cuando se mudó en 2015. En esos primeros días que pasó en su nuevo hogar, descubrió ese rincón en la cocina, en el que la luz solar que entra por la ventana hace que cualquier cuerpo sólido que se cruce se refleje en la pared con una oscuridad bien definida. 

“Estaba todo el tiempo pensando en cómo entraba la naturaleza a la casa, en el diálogo del afuera con el adentro. En esa foto se unía todo, en la sombra yo podía unir esas dos cosas que estaban separadas en mi vida cotidiana. La maceta fue como una extensión de mi cuerpo”, expresa Savia en entrevista para LADO B.

Tal vez te interese leer: Trans-formaciones: identidad a la deriva

Aquel rincón y aquella sombra humanoide con cabellos de planta fueron el inicio de un registro constante de autorretratos en los que la sombra es la protagonista, a diferencia de los autorretratos regulares, en los que el cuerpo físico o los rasgos de quien lo realiza son un elemento indispensable.  

Savia piensa que en nuestra sombra está nuestra presencia. En cada lugar en el que aparece, explica, se convierte en un  registro de dónde estamos, de con quién estamos y de qué espacios habitamos; en otras palabras, de quiénes somos.

Al observarla, dice, podemos reconstruir parte de nuestra identidad, pues realizamos una práctica de autoconocimiento y  reconocimiento de nuestro cuerpo.

“La sombra siempre va a ser un lugar íntimo para nosotros. Es un lugar en el que siempre estamos transitando”.

Cuando sale por las tardes, Savia acostumbra poner mucha atención a su sombra; a sus formas, a sus tenues movimientos  y a los lugares en los que aparece. Cuando está en su habitación pasa lo mismo, suele mirar el techo en busca de esos reflejos oscuros. La artista menciona que lo interesante de esto es observar la multiplicidad de esas formas reflejadas.

El Siluetazo

Para Savia su vínculo con las sombras tiene su raíz en el Siluetazo, un movimiento artístico, surgido en 1983, que buscaba simbolizar la presencia de las personas desaparecidas por la dictadura militar argentina, que en ese momento estaba en su ocaso. 

Te recomendamos: La persona que amas puede desaparecer, cantó Charly García

En la Plaza de Mayo en Buenos Aires, lugar en donde se reunían las madres y abuelas de las personas desaparecidas para exigir pacíficamente que sus familiares aparecieran con vida, el 21 de septiembre de 1983, varios artistas dibujaron siluetas de cuerpos humanos sobre hojas de papel y las pegaron en los muros, para hacer presentes esos cuerpos que estaban ausentes.

La simpatía por el movimiento fue tal, que las personas presentes en la plaza se unieron a la iniciativa y comenzaron a utilizar sus cuerpos para dibujar las siluetas sobre el papel, e incluso dejaron algunas marcadas sobre el suelo. 

Savia vincula a las sombras de su proyecto con las siluetas marcadas aquel día, porque en ambos casos simbolizar la presencia de alguien era el objetivo principal, aunque en el Siluetazo esas presencias estaban perdidas en la incertidumbre.

“Siento que ser de Argentina tiene una implicancia bastante fuerte en el proyecto. Para mí la figura humana del cuerpo habla de una presencia. En el Siluetazo era más potente, porque se decía ‘con este cuerpo que yo marco, estoy marcando la presencia de los que están desaparecidos’. Entonces era bastante fuerte la imagen. Para mí, algo de la silueta y de la sombra tiene que ver con esta historia que a mí me atraviesa, más allá de que nací en otra época”.

Amigarnos con nuestra sombra

Autorretratarse con su sombra le genera a Savia mucho alivio. A veces siente la necesidad de oponer su cuerpo a la luz. En esos momentos, la calidad o exactitud de la foto o el video que captura la sombra es lo de menos, pues asegura que aceptar lo que se ve en el autorretrato es lo importante del proceso.

La artista argentina registra su sombra desde el 2015, al principio sólo de manera individual. Este año, ese registro pasó a ser colectivo. Savia creó Amiga de mi sombra, una cuenta de Instagram que recoge autorretratos de otras personas que tienen su base en la sombra.

También puedes leer: Jimena Sinner Saint, «la mirada narcisista nos hace sexys» 

“Era un proyecto más individual, pero luego pasó a ser colectivo. Se pensó de esta forma para que cualquier persona pueda apropiarse de esta idea de amigarse con su sombra. Si bien pienso que es algo que hacemos muchas personas, creo que pude encontrar la forma de sistematizarlo para tener un archivo. Creo que el nombre es totalmente simbólico y poético”.

Foto: Instagram (@_.marto)

Amiga de mi sombra se volvió un proyecto colectivo cuando a Savia la invitaron a participar en una exposición para conmemorar el 24 de marzo, Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia en Argentina. 

“El Susurro del Fuego” –nombre de la muestra– buscaba que ese día una serie de artistas de la ciudad La Plata expusieran sus trabajos realizados a partir de las diversas concepciones de la memoria y de su relación de esta con los conceptos de verdad y justicia.

Savia creó entonces el perfil de Amiga de mi sombra, en el que desde febrero de este año ha recibido cientos de fotografías y videos con las sombras de quienes las envían. Con este espacio virtual también buscaba que las personas que visitaran la obra pudieran unirse en tiempo real al proyecto. Sin embargo, la contingencia sanitaria por el COVID-19 evitó que la exposición se pudiera desarrollar.

“Menos mal que empecé desde antes, porque se suspendió la muestra por la contingencia. El archivo quedó ahí, casi como si lo hubiésemos previsto”, bromea.

Te recomendamos: Habitaciones propias, el proyecto que muestras los espacios creativos de las mujeres

La fusión de las identidades

Hasta el día de hoy, la cuenta ha publicado casi 300 fotos y videos de sombras. Sombras con una diversidad absoluta: reflejadas en paredes, suelos, autos, puertas, carreteras, árboles; sombras que fusionan a humanos con humanos, con objetos, con plantas, con mascotas.

Fotos: Instagram (@juanbalaguer_ph, @rosa.china, @mumy_tibaudin)

“Me resulta re gratificante que las personas que me envían sus imágenes también me manden poemas, como los de Alejandra Pizarnik, que tiene un personaje llamado Mi sombra, o cosas que ellos mismos escriben. Es re lindo que me agradezcan por haber abierto este espacio”.

Quienes le escriben también le mencionan que ahora están más atentos a sus sombras; algunos dicen que desde hace años capturan esas formas oscuras y destacan su labor por crear este espacio en el que se intercambian sombras y se observan las multiplicidades en las que se pueden capturar.

Savia duda que con sus autorretratos la gente realmente pueda conocerla, pero asegura que con estos las personas pueden acercarse a las situaciones o los momentos que vive. 

A ella le pasa justo eso con las fotografías y videos que envían las personas. Siente que ella podría ser esa sombra que en realidad es de alguien más. La reconstrucción de las identidades de los demás también le ayuda a reconstruir la suya.

“Es como si ocurriera una fusión de identidades”, explica. 

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]