Repensando nuestro quehacer universitario
Cuatro son las dimensiones esenciales de una universidad de la Compañía de Jesús: Utilitas, Iustitia, Humanitas, Fides; pero, ¿cómo las entendemos?
Por Lado B @ladobemx
18 de septiembre, 2018
Comparte
Mtro. José Teódulo Guzmán A., SJ.

En diversas ocasiones, autoridades universitarias y académicas de la IBERO Puebla se han referido a las cuatro dimensiones o características esenciales propias de una universidad de la Compañía de Jesús: UTILITAS, IUSTITIA, HUMANITAS, FIDES. Parece que las entendemos y nos entendemos cuando transitamos en torno a estos cuatro pilares que nos legaron nuestros ancestros. Sin embargo, yo me pregunto, ¿cómo entendemos estas dimensiones? ¿Las recitamos como el rosario en un velorio? ¿Nos preguntamos si van juntas o separadas? ¿Nos parece que las cuatro son de igual importancia? ¿Deberían insertarse y encarnarse en todos los programas académicos y en todas las asignaturas del diseño curricular universitario?

Pedro de Velasco Rivero, SJ, en un artículo de la Revista del ITESO Xipe totek (marzo de 2018), afirma que en su opinión la UTILITAS no parece tener, en su misma raíz y constitución, la IUSTITIA ni la HUMANITAS, ni la FIDES. Tal es que, en nuestra práctica como universitarios, usamos la HUMANITAS para endulzar la IUSTITIA y ornamentar la UTILITAS. Y proponemos una FIDES que bendiga y santifique todo el conjunto. De esta manera, una UTILITAS, continúa afirmando Pedro de Velasco, llámese técnica, científica o mediática, que no contribuye a crear justicia y a hacernos más humanos, no es realmente útil.

Asimismo, las cuatro dimensiones se sustentan en la FIDES, no tanto teológica sino sobre todo en la bondad radical que nos sustenta y relaciona como personas e hijos/as de Dios, con la misma dignidad y derechos fundamentales para disfrutar de la creación racional y fraternalmente.

Imagen relacionada

Foto tomada de Ecoaula

El mismo autor se pregunta cuál es el proyecto de mundo –y de sociedad– para el que trabaja realmente la universidad. ¿Puede ésta todavía escapar a su proyecto de empresa que produce profesionistas para la industria, el comercio y los medios de comunicación masiva?

“La universidad debería estar diseñada en función de bienes concretos, saberes, dinamismos, trabajos que cuiden y cultiven realmente el mundo y no solo produzcan acumulación, comodidad, seguridad, información, valores y empleos para algunos”.

¿Cómo mira y utiliza la universidad la tecno-ciencia? “Se postula como tarea académica, sin matices, el priorizar el uso de las tecnologías informáticas. Esto es algo sumamente ambiguo. Pero el quehacer de la universidad no puede reducirse a la transmisión y mejora de la tecno-ciencia”.

En último caso, se trataría de proyectar una universidad creadora de verdaderas comunidades del saber-pensar, del saber-hacer y del saber-amar; que pusiera el énfasis en el placer de enseñar y aprender para mejorar la vida humana de las personas y de las familias con menos recursos y capacidades; y dejara de pensar menos en evaluaciones de acreditadoras y en reconocimientos de la sociedad ilustrada.

Ciertamente, hay avances en nuestra Universidad y propuestas creativas para que la UTILITAS sirva a la IUSTITIA, y la HUMANITAS se alimente de la FIDES. Y ojalá, algún día, las materias del ARU no estén desgajadas del tronco común del currículum universitario.

*Foto de portada tomada de Punto a Punto

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]