Colossal: Más que monstruos y robots gigantes
Catalogada como comedia, tanto como cinta de Kaijus, Colossus no es ningún tropiezo de Nacho Vigalondo...
Por Lado B @ladobemx
23 de junio, 2017
Comparte

Héctor Jesús Cristino Lucas

En los últimos años la taquilla le ha pertenecido a los superhéroes –Wonder Woman, Guardians of the Galaxy 2– a las secuelas hasta cierto punto innecesarias –Trainspotting 2, Alien Covenant– y a universos expandidos de filmes que ya nadie recordaba… Split con Unbreakable y Avenida Cloverfield 10 con, pues, Cloverfield. Sin embargo, dentro de esta descomunal tanda de Blockbusters que acaparan audiencias, los monstruos han sido también el tema más recurrente en pantalla grande. Con la anunciada Dark Universe, por ejemplo, que arrancó hace un par de semanas con el estreno de la deficiente The Mummy de Alex Kurtzman, la cuestión era clara.

Seguiremos teniendo monstruos y más monstruos. ¿O acaso alguien no lo vio venir? De hecho, el ya desgastado y poco original intento de la Universal Studios de volver a traer a sus míticas y ya famosas criaturas no es el único proyecto actual que está apostando por algo similar. En el 2014 arrancó oficialmente el denominado MonsterVerse Films de la mano de  Warner Bros y la Legendary Entertainment con la medianamente aceptable Godzilla de Gareth Edwards. ¿La idea? Pues sí, traer de vuelta a los monstruos, pero no los pequeños, sino los más grandes: los gigantescos. Por eso la cuestión es aún más clara: seguiremos teniendo monstruos.

[quote_right]»Seguiremos teniendo monstruos y más monstruos. pero no los pequeños, sino los más grandes: los gigantescos. ¿O acaso alguien no lo vio venir?»[/quote_right]

No hace mucho se estrenó Kong: Skull Island con la idea de continuar el universo de monstruos gigantes. De hecho, la película asegura la posibilidad de ver a los dos colosos enfrentarse por fin para 2020 en una batalla épica que seguro hará retumbar las salas del cine. Pero antes, a esperar la secuela oficial de Godzilla que llevará por nombre King of The Monsters para la cual, por cierto, en esta semana se confirmaron tres de los más emblemáticos monstruos: el fascinante rey de los cielos Rodan, la emblemática Mothra y por supuesto, el mortífero King Ghidorah quienes le harán la vida imposible al ya mítico Kaiju.

Pues bien, dentro de esta oleada de monstruos ya sea gigantes o no, clásicos, cincuenteros, en blanco y negro o a color -escoge tu favorito- es que se estrena uno de los filmes más peculiares de los últimos años. Al lado de Kong y The Mummy, de esos pretenciosos universos con ganas de expandirse en pantalla grande es que aparece Colossal del director español Nacho Vigalondo. Así es, una curiosa y creativa propuesta de un español que desde hace bastantes años ha hecho hasta lo imposible por dejar una marca monumental en el cine fantástico. Incluso, el director y actor canadiense Jason Reitman lo llamó en algún momento como “El Woody Allen de la ciencia ficción”.

Si hay quienes no conocen todavía la carrera de Nacho Vigalondo, sin duda es menester hacerlo para disfrutar y comprender su más reciente film, porque sus productos tienen un específico público, y es para éste, como también para aquellos de mente abierta que es dedicado Colossal. Vigalondo es algo así como un Álex de la Iglesia o un Quentin Tarantino. Un arduo fanático del cine fantástico, horror y ciencia ficción que será muy complicado que lo ames a la primera. Su opera prima estrenada en el 2006, que por cierto, fue la responsable de catapultarlo hasta Hollywood, para mí, sigue siendo la mejor. El thriller de ciencia ficción por excelencia: Los Cronocrímenes.

De ahí, continuó con un producto bastante curioso y que por cierto recuerda mucho en estilo a Colossal. Extraterrestre con Michelle Jenner y Julián Villagrán es el metraje que según muchos, le dio un bajón significativo a toda su carrera. Pero no lo creo. Lo que pasa es que Vigalondo dejó muy en alto su listón con Los Cronocrímenes y superar o igualar aquella magnífica opera prima sería muy difícil. De hecho, creo que ninguna de sus postreras películas le ha llegado a los talones. Pero en fin, no fue hasta el 2014 que continuó con un peculiar thriller de ciberterrorismo llamado Open Windows, que por cierto es una versión más actualizada de la Rear Window de Hitchcock.

Y aunque la verdad la considero una gran película, también hay que aceptar que a la mayoría sólo le llamó la atención por incluir en su reparto al inigualable Elijah Wood y a la candente Sasha Grey.

Así pues, Colossal surge en medio de este insistente y poco galante uso de universos que unen a dos o más películas. Y cuando el MonsterVerse en específico pretende saciar al público arduo de Kaijus o Mechas gigantes con épicas batallas – luego de aquel impresionante trabajo de Del Toro con Pacific Rim– Nacho Vigalondo también pretende ayudar con un pequeño -Y “colosal”- granito de arena. La película protagonizada por Anne Hathaway, Dan Stevens y Jason Sudeikis es ahora una pieza memorable, y como mencionan por ahí, casi de culto. Y aunque muchos la han alabado, otros, como en Cinefagia México, la consideran “Un colosal tropiezo para Nacho Vigalondo”.

Es por ello que hice un importante hincapié al inicio de la crítica. Es necesario conocer el cine de Vigalondo para aceptar su estilo o sus reglas. Así como Tarantino, De la Iglesia o Rodriguez. La película no entra como tal en el género de los Kaijus, de hecho, el film independiente es catalogado como una simple comedia, aunque no por eso deja de encajar en el mismo género que el mítico Gojira. A lo que voy es que la mayoría no ha terminado de aceptar esta extraña combinación de risas y monstruos en una sola. Lo que no comprendo, ya que  hemos visto muchas combinaciones de este tipo anteriormente como en Tusk o Rubber por ejemplo.

[pull_quote_left]Vigalondo logra crear un interesante paralelismo entre los problemas humanos y los cósmicos. Nos hace comparar nuestras inquietudes con las del universo[/pull_quote_left]

Por un lado veremos la historia de una chica con problemas “tan humanos,  sencillos y comúnes” como lo es el alcoholismo, y por el otro, la aparición de un monstruoso Kaiju en medio de Seúl sin que nadie se lo explique. Pronto, ambas historias se unirán de la manera más extravagante posible: Al parecer, la chica con problemas “comúnes” está conectada de forma inexplicable con el monstruo. Aunque el argumento tiene finta de ser un rotundo fiasco de Serie B, lo cierto es que la historia es cautivadora, ingeniosa y sí, divertida. Pero divertida a su manera. Divertida para quienes ya conocen el peculiar pero bien trabajado estilo de Vigalondo.

Tanto puede ser catalogada como una comedia, como una cinta de Kaijus, pero nunca como “una comedia o un film de monstruos más”.  Porque sí, es mucho más que eso.

Y aunque acepto que la comedia y el uso de Kaijus en la cinta tiende a parecer un poco extraña y hasta conectada a martillazos, la verdad es que para mí termina encajando muy bien. Con ingenio es que Vigalondo logra crear un interesante paralelismo entre los problemas humanos y los cósmicos. Nos hace comparar nuestras inquietudes con las del universo. Y claro, la metáfora constante de que somos más de lo que aparentamos, o que nuestros problemas son el monstruo definitivo que hay que controlar resultan reflexiones bastante curiosas y hasta agradables. Mucho del mérito de Colossal es su ingenio para conectar la fantasía, el romance y la comedia en una historia funcional.

Aunque ciertamente hay críticos que la catalogan como un enorme timo al no mostrar épicas batallas con robots y monstruos, lo cierto es que Vigalondo jamás hizo promesas de ese tipo: él está ofreciendo algo más. Colossal es la película de Kaijus que jamás creíste ver. Salida del ingenio de un español que se abre camino por la monstruosa Hollywood, ésta logra destacar aún siendo un producto independiente tanto por un excelso guión y el trabajo de grandes actores como Jason Sudeikins o la misma Hathaway. De la misma manera, sus efectos especiales no le piden nada a los ya vistos en el MonsterVerse, porque al final de todo, el CGI no es lo verdaderamente importante.

No se dejen engañar, este no es ningún tropiezo ni mucho menos: Colossal es imponente. Una historia que parte de lo micro a lo macro, donde los pequeños conflictos de un puñado de personajes en un pequeño pueblo crecen a escala “colosal” y dañar a otros. Vigalondo deja su marca, de nueva cuenta, ofreciéndonos más que monstruos y robots gigantes.

Sinopsis:

“Gloria decide dejar Nueva York y regresar a su ciudad natal tras haber perdido su trabajo y su novio. Pero, cuando en las noticias informan de que un monstruo gigantesco está destruyendo la ciudad de Seúl, Gloria se va dando cuenta poco a poco que  a través de su mente, está conectada de forma extraña con estos acontecimientos”

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]