“Que venga lo que tenga que venir”
Una lucha sin mujeres no se puede entender, una crónica de Íñigo Arrendondo Vera
Por Lado B @ladobemx
28 de febrero, 2014
Comparte

¿Qué hubiera sido de los insurgentes sin Leona Vicario? ¿Qué serían los hermanos Serdan sin Carmen? ¿Cómo hubiera habido la huelga de Río Blanco sin las costureras de Puebla y Tlaxcala? las mujeres han estado ahí, en las luchas sociales, siempre codo a codo, siempre en la primera fila.

 

Íñigo Arredondo Vera

@vai90

El fuerte viento que corre en el Zócalo levanta una parte de la carpa. Una mujer está sentada, cocinando. Sólo la acompañan  mantas con mensajes de protesta, algunas casas de campaña y los utensilios de cocina.

Los maestros han salido a marchar por Reforma.

Enfrente de ella, cruzando una de las pequeñas calles que se forman en el plantón, dos mujeres recogen basura dentro de su carpa: papeles, botes de plástico, algunos cartones usados. Esto se repite dentro de los cientos  de lonas de colores que funcionan como hogares.  Son ellas, las mujeres, el sustento de esta movilización.

Las mujeres tienen esa carga del pasado, de sumisión y obediencia. De sólo fungir como acompañante y respaldo hacia la figura del hombre. No estar contemplada para los campos de la política, los negocios sino sólo a las labores de familia. Hay ejemplos contrastantes para cambiar la visión sobre la mujer, se adjudican la herencia de pensamiento de muchas sobre  el deseo de libertad, justicia social e igualdad con el hombre: Juana de Arco, Olympe de Gourges ,Valentina Tereshkova.

Las mujeres del Seneca Falls Convention pelearon con el raciocinio la labor de la mujer en sociedad, esto en el siglo XIX.

Margaret Thatcher quien mandó a un ejército completo, a invadir contempla el poder de mano dura. Ángela Merkel quien rige al país más importante de Europa significa el cerebro, la unión de fuerzas. Nina Simone que luchó contra dos estigmas, ser negra y mujer, expone cómo el talento rompe ideas dominantes. Frida Kahlo que con su arte creó conciencia que las ideas pueden más que las armas. María Asunción Aramburuzabala Larregui es un ejemplo de éxito.

“Enfrente de cada gran hombre camina una gran mujer, si somos sabios seguiremos su camino” frase con la que el escritor Adam Grant termina su artículo en el NYT titulado ¿ Por qué el hombre necesita a la mujer?  El punto de su artículo radica en el liderazgo de la mujer en las empresas: “ en el trabajo necesitamos urgentemente mas puestos para mujeres en cargos de liderazgo.”

Para decirlo el escritor se basa  en un dato: dentro de los años 1992 y 2006 las empresas que metieron mujeres en cargos de dirección aumentan en 1% el valor económico, esto significaría más de 40 millones de dólares a cada empresa. Esto, sin duda, pondría a más de uno a seguir los pasos de la mujer.

mujeres

Foto: Íñigo Arredondo Vera

El ultimátum por parte del Gobierno Federal ha llegado a la CNTE. Un profesor se encuentra parado debajo de una de las dos grandes carpas en a plaza de la constitución. A comparación de días anteriores, ésta, se encuentra despoblada. Quedan rastros de asentamientos: lonas azules, mecates largos y cortos, cocinas portátiles, pocos docentes acostados sobre cartón, algunos palos de madera que servían de soporte para las carpas han sido tomados del piso por miembros de la sección para tener con qué defenderse de los cientos de granaderos que entrarán en cuestión de minutos, 120, a recuperar la plaza. Mientras, un grupo de mujeres esperan sentadas sobre un cúmulo de cartón alguna indicación de su líder. Hablan entre ellas sobre la situación que les espera. La idea que tienen es que  su  obligación es estar ahí porque la lucha es de todos. En la esquina se puede ver una cocina funcionando. Varias personas comen ordenadamente, como esas comidas familiares en las que las jerarquías ya están dadas naturalmente. Poco a poco comen los guisos que las  cocineras han hecho.

La lluvia cae en tiempos irregulares, de momento suave y de pronto fuerte.  La luz dentro de la carpa es muy ligera, una gran sombra cubre el espacio, es frio, como una cueva. De las decenas de miles de maestros sólo quedan algunos cientos. Los colores se han ido del Zócalo.

La idea en general sobre las mujeres en las luchas sociales es de acompañante a los hombres, pero su labor no sólo es esa: “Son nuestras compañeras en la lucha. No estarán al frente pero están a nuestro lado” remarca un maestro de la sección 22.

“Ellas pueden prestar argumentos” dice mientras con la mano derecha hace un gesto de fuerza esperando  que entienda que se refiera a lo que comúnmente se diría: “ huevos”. Observa a los lados esperando que ninguna mujer haya visto su ademán y ríe, ríe  al confirmar que nadie lo vio.

¿Cómo podríamos explicarnos algunos hechos históricos de México sin la labor de mujeres?:

¿Qué hubiera sido de los insurgentes sin Leona Vicario? ¿ Qué hubiera sido Maximiliano sin Carlotta?

¿Qué serían los hermanos Serdan sin Carmen? ¿Cómo hubiera habido la huelga de Río Blanco sin las costureras de Puebla y Tlaxcala? ¿Cómo sobrevivirían los revolucionarios sin las Adelitas?

Los helicópteros de la policía vuelan bajo. Desde cierto ángulo podría hacerse una ilusión óptica donde el helicóptero se clave con el asta de la bandera monumental del Zócalo. La cual lleva casi un mes sin ondear.

La gente grita innumerables insultos a la provocación. Alzan palos, tubos alrededor de fogatas improvisadas. Sí, como si fuera una escena de National Geographic cuando descubren una comunidad virgen en la selva.

Ningún insulto se escucha por el sonido de las hélices. Como si hubieran puesto mute.  La imagen es más fuerte que cualquier insulto dado. Se ve el coraje, enojo, miedo de las personas en sus movimientos. La mujer encargada de la cocina, toma una sartén. Lo agita en el aire. Reclama la hombría de los policías. Busca un enfrentamiento directo.

Las mujeres en el México moderno no tienen el perfil que manejan algunos países de América Latina donde hay tres presidentas  y una primer ministro. En nuestro país, de las 18  secretarías, sólo en 3, hay una mujer al frente.  Sólo seis mujeres han sido gobernadoras.  Por otro lado, tenemos en los medios la clara intención de novelizar a los principales entes políticos como es el caso del Presidente Enrique Peña Nieto, donde su esposa, Angélica Rivera, saltó de la televisión a  ser el modelo perfecto de compañera( papel claro de la primera dama) como un rol más dentro de su biografía actoral. El papel de la mujer parece ser secundario en la sociedad mexicana.

Eufrosina Cruz Mendoza, es diputada Federal del PAN decía en entrevista con El País que de los 570 municipios del estado de Oaxaca (estado natal y eje del Movimiento de la CNTE),  428 se rigen por usos y costumbres: “en casi 100 las mujeres no tienen derecho a participar en los procesos democráticos, pero podemos cambiarlo. Los usos y costumbres son la lengua, la vestimenta… no la violación del desarrollo.” Mujeres como ella hay muchas y varias están en la CNTE.

¿Qué nos puede decir del papel de la mujer en México?

“Que venga lo que tenga que venir” cubierta también por esta gran carpa que pareciera la matriz de los desolados, la licenciada en español, perteneciente a la sección 22,  dice con un tono de molestia que llega a escucharse como incierto.

Ella se queda esperando al tiempo. Pensando en su hijo que está en Oaxaca, si realmente le estará dando el ejemplo que ella quiere: “Le enseño que no debe ser agachado, no ser sumiso. Que aprenda a defenderse”. Se queda petrificada, como una estatua de terracota.  Ve partir a algunos colegas por las escurridizas calles del centro histórico que están repletas de policías federales con gas lacrimógeno y tanquetas antidisturbios. Sólo que aquí, no tiene 7000 hombres atrás como en China, sino un grupo de mujeres sentadas, esperando.Lado B. Periodismo 3.0

logoSinSabor

*Íñigo Arrendondo Vera, estudiante de periodismo en la Escuela Carlos Septién García y uno de los responsables de sinsabor.com, un sitio de periodismo narrativo, crónica y géneros literarios que nació en 2013. Éste texto fue publicado originalmente en sinsabor.com

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]