Lado B
La evaluación en la reforma educativa: ¿Avanzar o retroceder?
La intención de esta columna en ese tema crucial de la evaluación educativa está muy lejos de querer abonar el terreno de la oposición que se mantiene a pesar de los años que lleva aplicándose este instrumento.
Por Lado B @ladobemx
19 de junio, 2013
Comparte

“…Lento pero viene

el futuro real

el mismo que inventamos

nosotros y el azar

cada vez más nosotros

y menos el azar…”

Mario Benedetti.

Martín López Calva*

@M_Lopezcalva

La semana pasada reflexionamos aquí acerca del problema ético y político que por encima del problema técnico es el factor determinante que podría darnos la respuesta a la pregunta: ¿En qué momento de jodió ENLACE?

Planteamos en esa colaboración elementos que mostraban cómo una prueba que se diseñó e instrumentó para servir como elemento de evaluación formativa, es decir, como herramienta para conocer el nivel de logro de las competencias de los estudiantes en las distintas asignaturas y poder a partir de sus resultados mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje, se distorsionó y se empezó a prestar a prácticas no éticas a partir de que por decisiones políticas erróneas se vinculó al ingreso de los docentes mediante carrera magisterial.

Estas consideraciones podrían prestarse a pensar que la solución al problema de ENLACE  y al de la evaluación de la educación en nuestro país en lo general, estaría en dar marcha atrás y eliminar ENLACE del panorama de nuestro sistema educativo nacional.

De hecho los medios de comunicación dieron mucha relevancia a algunas declaraciones de los nuevos miembros de la junta directiva del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) acerca de la posibilidad de que esta prueba estandarizada aplicada a todos los alumnos de escuelas públicas y privadas del país desaparezca.

Sin embargo, la intención de esta columna en ese tema crucial de la evaluación educativa está muy lejos de querer abonar el terreno de la oposición que se mantiene a pesar de los años que lleva aplicándose este instrumento.

Por el contrario, es imprescindible continuar creando una cultura de evaluación y venciendo las resistencias por parte de los sectores que, bajo la apariencia de una vanguardia ideológica opuesta al  llamado sistema neoliberal, ocultan en realidad posturas altamente conservadoras que se niegan a cualquier avance en términos de calidad educativa.

En estos momentos cruciales de reforma educativa en marcha la evaluación es un aspecto fundamental para poder sentar las bases de un nuevo sistema educativo que garantice una formación de calidad para todos los niños y jóvenes mexicanos y contribuya de manera palpable al desarrollo del país y a la construcción de una sociedad más justa, equitativa, armónica y humana.

En el tema de la evaluación la opción es avanzar y no retroceder en el camino andado en nuestras escuelas y universidades. Por ello resulta importantísimo evitar los riesgos de un retroceso y plantear los elementos indispensables para un avance real y no de apariencia hacia el mejoramiento de la calidad educativa.

Decidir la eliminación de ENLACE y EXCALE (la evaluación que diseñó y aplicó durante diez años el anterior INEE) por las críticas, resistencias y prácticas no éticas denunciadas recientemente sería un grave retroceso para la educación del país.

Porque la solución a los problemas reales de diseño y aplicación de estos instrumentos no está en su cancelación sino en su revisión y mejora continua por parte del personal técnico especializado que está a cargo de ellos y de los actores del proceso educativo que deberán continuar siendo capacitados para aplicar adecuadamente e interpretar y dar seguimiento a los resultados en el sentido en que estas evaluaciones fueron pensadas y construidas.

Devolver a ENLACE su carácter original de evaluación formativa volviendo a separarla de carrera magisterial y desvinculándola de los estímulos económicos a los profesores sería un paso hacia delante en el proceso de instrumentación de una evaluación educativa que contribuya de manera eficiente a los objetivos de la reforma educativa del presente gobierno.

Informar y formar a los medios de comunicación, a los padres de familia, profesores, directores escolares y a la sociedad en su conjunto para terminar con la lectura “deportiva” de los resultados de ENLACE, dejando de ver la prueba como un torneo o competencia para ver quién queda en mejor lugar y orientando sobre la forma en que se deben interpretar los resultados para tomar decisiones de mejora de la calidad del proceso educativo sería otro modo de avanzar en el camino de la reforma.

Otro modo de retroceder en este camino de construcción de un sistema integral de evaluación de la educación está en la definición dentro de la legislación secundaria de la reforma educativa aún en proceso, de una evaluación docente meramente punitiva y basada exclusivamente en pruebas estandarizadas o peor aún, convertir a ENLACE en el mecanismo de evaluación docente para la toma de decisiones respecto a la promoción o remoción de los docentes.

Para construir mecanismos de movilidad dentro del nuevo sistema profesional de carrera docente resulta sin duda indispensable un sistema de evaluación docente, pero este sistema tiene que estar diseñado en sus instrumentos y aplicación en la lógica de servir para la toma de decisiones “duras” sobre estos aspectos, contemplando pruebas estandarizadas e instrumentos no estandarizados para evaluar a los profesores y separando completamente la evaluación formativa de la evaluación para la toma de decisiones ligada a incentivos económicos y toma de decisiones laborales.

De tal manera que el nuevo sistema de evaluación integral debería contener instrumentos y mecanismos de evaluación formativa del aprendizaje de los estudiantes y de desempeño docente –evaluación para mejorar los procesos y definir necesidades de formación docente- y mecanismos e instrumentos de evaluación docente ligados a incentivos y toma de decisiones laborales. Ambos tipos de evaluación aportarían información relevante y complementaria que deberá tomarse en cuenta distinguiendo su naturaleza y finalidades y sin mezclarlas, para la valoración del nivel de calidad educativa del sistema.

Esta sería la forma de avanzar en el tema de la evaluación educativa para garantizar la información necesaria para la toma de decisiones de mejora en el sistema educativo nacional.

Eliminar ENLACE, mantenerla como evaluación del desempeño docente ligada al ingreso económico de los profesores o establecer en la legislación secundaria de la reforma una evaluación docente exclusivamente con fines de sanción y control constituirían un enorme retroceso en este proceso de cambio que busca la reforma educativa aprobada.

Resulta deseable que todos los actores involucrados en la toma de decisiones sobre este aspecto fundamental en la reforma educativa miren hacia el futuro y pongan las condiciones para que lo construyamos cada vez más nosotros y menos el azar o los avatares político partidistas y dejen que los miembros del nuevo consejo del INEE aporten sus conocimientos, experiencia y visión para garantizar que la evaluación sea un puntal del cambio educativo verdadero que necesita con urgencia el México del cambio de época.

 

*Doctor en Educación por la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Ha hecho dos estancias postdoctorales como Lonergan Fellow en el Lonergan Institute de Boston College (1997-1998 y 2006-2007) y publicado dieciocho libros, cuarenta artículos y siete capítulos de libros. Actualmente es académico de tiempo completo en el doctorado en Pedagogía de la UPAEP. Fue coordinador del doctorado interinstitucional en Educación en la UIA Puebla (2007-2012) donde trabajó como académico de tiempo completo de 1988 a 2012 y sigue participando como tutor en el doctorado interinstitucional en Educación. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (nivel 1), del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE), de la Red Nacional de Investigadores en Educación y Valores que actualmente preside (2011-2014), de la Asociación Latinoamericana de Filosofía de la Educación y de la International Network of Philosophers of Education. Trabaja en las líneas de filosofía humanista y Educación, Ética profesional y “Sujetos y procesos educativos”.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»educacion-personalizante» posts_per_page=»-15″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Comparte
Autor Lado B
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx