Lado B
Consumo colaborativo, modelo humano ante la crisis en España
 
Por Lado B @ladobemx
28 de enero, 2013
Comparte
Imagen: http://www.periodistadigital.com

Imagen: http://www.periodistadigital.com

Lado B

@ladobemx

En 2012, España vivió un tiempo de protestas contra las medidas de austeridad adoptadas por el gobierno de Mariano Rajoy, las cuales actualmente no han terminado, debido a que la crisis económica ha dejado a un gran número de españoles en el desempleo, así como otros más han sufrido el desahucio luego de no poder pagar los costos de la renta de sus viviendas.

Hoy en día el panorama no ha cambiado mucho, es más se ha recrudecido la crisis económica afectando el sector Salud, situación que a finales de 2012 generó la huelga de “batas blancas”.

Tanto profesionistas como personas con estudios de niveles más bajos se han topado con la crisis, generando acciones de solidaridad para lograr sobrevivir ante los embates de la situación por la que atraviesa España.

Gloria, mujer morena de 60 años, jubilada de la empresa Iberia  en la que trabajó como azafata, se ha convertido en el hogar en el que personas que han quedado sin techo y trabajo pueden llegar.

Con el “consumo colaborativo” que lleva a cabo, ha conseguido que en trece años que leva trabajando bajo este modelo 160 hombres sin techo hayan trabajado en las tiendas en las restauran y venden muebles de aquellas personas que fueron desahuciadas para venderlas a un menor precio.

“Lo que les ofrezco es un sitio donde dormir y, sobre todo, cariño. A alguno le he tenido que escolarizar… les suelo apuntar a todos los cursos que salen, de Internet, de idiomas… Me encargo de que salgan adelante. A lo largo de los 13 años he tenido a 160 viviendo conmigo. Y todo hombres. Es muy raro que tenga una plaza libre”, comenta.

De su pensión y de las ganancias de los dos mercadillos de muebles de segunda mano que ha montado gracias a las donaciones de la gente que abandona sus enseres viejos. “Sus chicos”, como ella les llama, van con la furgoneta por las casas recogiéndolos para después restaurar y vender pero también hacen chapuzas a buen precio, pintan si se tercia, taladran si se ofrece y lo que sea con tal de llevar algo de dinero a la casa en la que viven todos. La casa que Gloria alquila para todos. La casa en la que comen, tratan las enfermedades de su cuerpo y de su alma, que son las que más duelen, viven y sueñan. Sueñan con que pasará la crisis y algún día el mundo será mejor. De momento, desde que Gloria les acogió en su casa, para ellos ya lo es.

Continúe leyendo el reportaje publicado en Periodismo Humano en el siguiente link.

Comparte
Autor Lado B
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]
Suscripcion