Lado B
Secuestro en Haití: atrapados en el miedo
Desde diciembre de 2019, los haitianos son testigos y víctimas del aumento del secuestro. La expansión de este fenómeno en lo que va del 2021 no tiene precedentes. El pánico es colectivo, pues cualquier persona puede ser secuestrada en cualquier lugar. ¿Cómo se siente vivir en un estado constante de miedo?
Por Connectas . @
19 de octubre, 2021
Comparte

Milo Milfort

El 20 de mayo de 2021, los bandidos armados del grupo 400 Mawozo, una de las pandillas más temidas del centro del país, ingresaron a la casa del ingeniero Dave Augustin, ubicada en la zona de Tabarre, a 10 minutos de la Embajada de Estados Unidos en Haití. Augustin, de clase media, tiene un negocio de reparación y venta de piezas de automóviles que funciona en la parte trasera de su casa, nada inusual en la economía predominantemente informal de Puerto Príncipe.

Por eso, no sospechó cuando llegó y vio a los bandidos en su casa, pues los confundió con clientes. Luego oyó un ruido afuera y vio que golpeaban a su padre. Fue entonces que salió de la casa y se lo llevaron. En principio los pandilleros exigieron casi un millón de dólares por su liberación. Unos días después redujeron el rescate a unos 150 mil dólares.

“Es una absoluta desolación para la familia. Golpearon a su padre y a su madre, lo que les produjo una psicosis de miedo. Perdieron el apetito, pasaron cinco días sin comer. Es una situación difícil para la familia en general, y también para los amigos”, dijo Jean Batard, quien vive en Francia y dice ser como un hermano del ingeniero Dave Augustin, finalmente liberado el miércoles 16 de junio.

También puedes leer: La reconstrucción de Haití requiere aprender de errores pasados

El secuestro resurgió a finales de 2019 en Haití. Desde entonces se viene acoplando a la vida cotidiana de los haitianos junto con los apagones, la escasez de combustible, la basura en las calles, los robos y los ataques armados. Tanto así que poco a poco ha dejado de ser noticia. La diferencia con el secuestro es que no hay que salir a la calle para correr peligro.

Cada vez son más los casos de personas secuestradas en su propia casa, en su dormitorio. Incluso quienes se dedican a la labor social como Dachouvne Sévère, una monja de la Congregación de Santa Teresita del Niño Jesús que fue raptada la noche del 8 de enero de este año en la residencia que las religiosas tienen en Carrefour, una comuna a 17 km de Puerto Príncipe.

“Las cosas se están deteriorando. Uno puede ser atacado en cualquier parte, en casa como en las calles”, dice Joseph Michel, un vendedor informal de materiales de construcción de Pétion-Ville, una comuna en las afueras de Puerto Príncipe. La misma donde se ubica la casa de Jovenel Moïse, el presidente que fue asesinado mientras dormía en la madrugada del 7 de julio.

También puedes leer: Para ponerle fin al miedo y la violencia

Según Joseph Michel, la desolación que se siente en las calles afecta su negocio, pues muchos de sus potenciales clientes se abstienen de salir por miedo a secuestros y enfrentamientos armados. “Ahora ya no escucho la radio, porque te despiertas y siempre escuchas malas noticias. Cada vez que enciendes la radio escuchas a una madre o un padre llorando por su hijo. Eso me perturba muchísimo”.

“Vivimos en una psicosis de miedo generalizada. Y eso es anormal”, dijo para este reportaje Marie Auguste Ducéna, directora de programas de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH) de Haití. “Es inexplicable que mientras las personas progresan en sus países nosotros estemos viviendo una situación así en la actualidad. Sales, y no sabes si vas a volver. Llevas a tu hijo a la escuela, y no sabes si llegará”.

Esta psicosis incluye, por ejemplo, el miedo a cierto tipo de vehículos. Como explicó Marie Yolène Gilles, directora ejecutiva de la Fundación Je Klere (FJKL), desde que comenzó el aumento de los secuestros, la gente entra en pánico cuando ve una Ford Ranger doble cabina, “porque siempre hay alguna involucrada en los secuestros”.

También puedes leer: El arte de Rivelino presenta el rastro de la violencia en Víctimas y Victimarios

Ante la incapacidad de las autoridades de atajar este delito, los haitianos parecen no tener forma de escapar del secuestro y, en muchos casos, de una muerte violenta. El Dr. Ernst Paddy, de 63 años, fue asesinado a tiros el 28 de febrero frente la clínica donde trabajaba, en Chemin des Dalles, a menos de 15 minutos del Palacio Nacional. Unos bandidos le dispararon en la cabeza.

Fuertemente armados, los bandidos bajaron de al menos dos coches y se acercaron al del médico, ordenándole que saliera inmediatamente. Un vídeo de la acción circuló por las redes sociales. Al menos una decena de personas que se resistieron a ser secuestradas fueron asesinadas por los bandidos desde diciembre de 2019 hasta julio de 2021, según revisión realizada para este reportaje.

Las tácticas profesionales desplegadas por los pistoleros que secuestraron a Paddy llevaron a especular que se trataba de agentes policiales. De hecho, varias víctimas del secuestro han afirmado que fueron raptadas por hombres con uniforme de policía. Al ser cuestionada al respecto por medios de comunicación locales, la Policía no ha negado esta posibilidad.

Enquet’Action y CONNECTAS también preguntaron a la PNH sobre la posible participación de miembros de la organización en secuestros, pero no se obtuvo respuesta.

También puedes leer: Reconocimiento de territorio y cese de violencia: la visión de vida de los pueblos indígenas

En otras ocasiones, son los familiares de los secuestrados quienes se encuentran con la muerte. Velinda Charpentier fue secuestrada el 21 de mayo con su novio, cuando salían de un restaurante en Pétion-Ville. Aunque Velinda fue liberada nueve días después, su madre, de 60 años, propietaria de una farmacia en bancarrota, nunca pudo volver a verla; murió cuando se enteró del secuestro de su hija. “No tomó mucho tiempo. Se sintió acalorada y pidió que la llevaran al hospital. A su llegada, murió en menos de 5 minutos con oxígeno porque no podía respirar”, explicó una prima de Velinda Charpentier, quien habló bajo condición de anonimato.

Entre enero y agosto de 2021, en Haití se presentaron no menos de 433 casos de secuestro, según la Unidad de Observación de Delitos del Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos (CARDH), alrededor de unos 60 secuestros cada mes. Sin embargo, según esta organización, son numerosos los casos que no son reportados, por lo que estima que la cifra es mucho mayor. Tan solo para el mes de abril calcula que se habrían presentado cerca de 100 secuestros, con un aumento del 300% con respecto al mes anterior. Desde enero de 2020 hasta agosto de 2021, Haití registró 1.229 casos.

También puedes leer: «No hay trato humano» exclaman migrantes haitianos en México

“Algunas pandillas secuestran, ya sea por encargo de terceros o por cuenta propia. La solicitud puede provenir de una persona involucrada directa o indirectamente con el mundo criminal pero también puede obedecer a razones políticas o por la lucha entre monopolios económicos. Según quién sea la víctima, los secuestradores pueden “negociarla y transferirla” a otras más organizadas, dice la CARDH.

“En lo que respecta al secuestro, lo que podemos ver es que en realidad las pandillas se entienden muy bien. Las que saben secuestrar no son las mismas que retienen a la persona. Después acuerdan en conjunto cómo buscarán los rescates”, afirma Ducéna.

El aumento acelerado de los secuestros en 2021 ha ido acompañado de un empeoramiento de la inestabilidad política y un deterioro de la seguridad general en Haití. Unos meses antes del 7 de febrero de 2021 se estaban dando acalorados debates entre el gobierno y la oposición sobre el final exacto del período presidencial. Según la oposición, diversos actores de la sociedad e incluso el Consejo Superior de la Policía Judicial (CSPJ), el mandato del presidente Jovenel Moïse finalizó el 7 de febrero, de acuerdo con el artículo 134-2 de la Constitución de 1987.

 

Continuar leyendo en Connectas

*Foto de portada: Un manifestante exhibe una pancarta con algunos de los fallecidos en medio de la creciente inseguridad en Haití. Numerosas protestas se han presentado durante los últimos cuatro años por la ola de secuestros y masacres que azotan al país. / Jean-Marc Hervé Abélard | K2D

Comparte
Autor Lado B
Connectas .
Diseño sin título

INSOMNE REBELDE

CANIJO CONEJO

Relacionadas
Suscripcion