Lado B
Nunca más solas; realizan VI Brigada Nacional de Búsqueda de Personas
La VI Brigada Nacional de Búsqueda de Personas desaparecidas terminó su primer semana de actividades en el estado de Morelos, donde buscará hasta el 24 de octubre y trabajará para sensibilizar a la sociedad y autoridades antes las interminables desapariciones
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
17 de octubre, 2021
Comparte

Graciela lleva 12 años buscando sola a su hijo Juan Manuel Chávez Gutiérrez, desaparecido en su trayecto del Estado de México hacia Jalisco en 2009. En esos años apenas se hablaba de las personas desaparecidas, todavía ni siquiera existía el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), que fue la primera movilización de víctimas de la violencia en el país. Después de más de una década caminando sola, el martes 13 de octubre vio en las noticias a cientos de personas de 26 estados de la República buscando a sus seres queridos en la VI Brigada Nacional de Búsqueda de Personas en Morelos, y supo que debía estar allí.

Jueves 1

La brigada, impulsada por la Red de Enlaces Nacionales, se divide en distintos ejes de trabajo: búsqueda en campo, búsqueda en vida, escuelas, iglesias, identificación forense y sensibilización; cada día tienen actividades distintas. No solo buscan fosas clandestinas o restos humanos en el eje de búsqueda en campo, también van a penales a buscar familiares o tratar de obtener información, hablan con autoridades para sensibilizarlas ante las desapariciones, van a escuelas a hablar con estudiantes para la prevención de la violencia y se acercan a las comunidades de fe. Con todo esto no solo generan empatía y conciencia sino que buscan información de lugares donde puedan estar sus seres queridos.

También puedes leer: Brigada Nacional de Búsqueda quiere romper la normalización de la violencia

Para Graciela, el encontrar a la comunidad de la Red de Enlaces fue una sorpresa, pero el movimiento lleva organizándose desde 2013 sumando colectivos de distintos lugares y realidades. Hay quienes llegan de manera independiente, quienes van en colectivos pequeños, con apenas 10 familiares, u otros muy grandes, como Familiares en Búsqueda María Herrera Poza Rica, donde hay al menos 150 familias.

La brigada es un organismo vivo que crece y evoluciona, en el cual convergen personas muy distintas y muchas emociones, pero todas unidas por la ausencia de un ser querido.

Para llegar hasta Yautepec —donde se hizo búsqueda de campo—, la señora Chela, junto con una de sus hijas, tuvo que tomar tres camiones desde su natal Estado de México. Allí, mientras un grupo iniciaba la búsqueda en un terreno a orilla de carretera, mamás, hermanas, papás, hermanos y personas solidarias escucharon su historia y la abrazaron: ya nunca más volverá a buscar sola.

Solo buscamos a nuestros hijos e hijas

Brigada-de-busqueda-5.jpeg

Foto: Gabriel Martínez

Una de las acciones más fuertes es la sensibilización con autoridades, especialmente con las fuerzas policiacas. El lunes 11 de octubre un grupo de 20 familiares se sentó en una mesa redonda frente a 10 policías que acababan de terminar su turno, y funcionarias y funcionarios del Ayuntamiento de Jojutla. 

También puedes leer: Buscando nos encontramos: una escuela para buscar personas desaparecidas

La voz de Alicia Gallegos, mamá de Natán Hernández Gallegos, secuestrado el 28 de febrero de 2018, retumbó con fuerza y dolor en el amplio auditorio. 

La mujer de cabello corto y canoso, con lentes, llevaba colgada una lona con el rostro de su hijo que parecía una suerte de poncho. Primero contó cuando privaron de la libertad a Natán, cómo le cambió la realidad. 

Yo no estoy viva, dijo. Camina muerta en vida. “¡No quiero caminar sin tí, Natán!”, gritó Lichita con una voz que se convirtió en un grito de dolor, un grito que espera que llegue hasta los corazones de las autoridades que muchas veces son cómplices, o están involucradas en las más de 91 mil desapariciones del país.

Después fue momento de las búsquedas en vida, donde las familias asisten a penales, centros de rehabilitación, anexo y otras instituciones donde se enfrentan directamente a personas que pueden tener información, o buscan en los rostros de las personas internadas allí una seña particular de la cara de alguno de sus desaparecidos.

El martes 12 de octubre visitaron el penal de Jojutla, un sitio relativamente pequeño con una población de alrededor de 600 personas, construido como un panóptico redondo. Las mamás se sentaron en la zona de mesas de comida, frente a las celdas; a sus pies pusieron las lonas y fotos de hombres y mujeres de todo el país cuyo paradero se desconoce. Las personas privadas de su libertad pasaron en grupos de cinco en cinco, mirando lentamente las imágenes.

Algunas de las señoras como Angélica Rodríguez, mamá de Viridiana Morales, desaparecida en agosto de 2012 en Morelos, tomaron el micrófono pidiéndoles que por favor vieran los rostros, y que, en caso de tener alguna información para dar con el paradero de sus seres queridos, la compartieran. “No buscamos culpables, solo buscamos encontrar a nuestros hijos e hijas”.

Las búsquedas interminables

Brigada-de-busqueda-3.jpeg

Foto: Gabriel Martínez

La VI Brigada fue en Morelos, estado donde hace seis años se destapó la crisis forense en México con el hallazgo de fosas clandestinas de la propia Fiscalía del Estado. En vez de resguardar los cuerpos en el Servicio Médico Forense (Semefo), la Fiscalía los enterraba en una fosa común irregular, sin registros ni trato digno. La primera en ser descubierta fue la de Tetelcingo y después la de Jojutla, en 2015 y 2017, respectivamente.

Los colectivos de Morelos, principalmente “Regresando a casa Morelos”, fueron quienes impulsaron el que la VI Brigada se hiciera en su estado, después de años de trabajar revisando el tema de la identificación de cuerpos y restos humanos.

También puedes leer: México rebasa las 4 mil fosas clandestinas, 40% se encontraron en este sexenio

Hay quienes aunque ya encontraron a sus seres queridos, como Edith, cuyo hermano fue hallado en la fosa de Tetelcingo, siguen trabajando y buscando con los colectivos. Lo mismo pasa con Blanca, originaria de Tepic, Nayarit, quien pudo también encontrar a su hermano, pero sigue yendo a las brigadas locales, regionales y a las nacionales.

Las anteriores brigadas se hicieron en Veracruz en tres ocasiones, Guerrero y Sinaloa, para finalmente llegar durante dos semanas a Morelos, donde la primera semana cerró con el hallazgo de un resto humano que iniciará el proceso de identificación.

Todavía queda una semana entera de búsqueda y organización, pero el trabajo no termina con el cierre de la VI brigada el 24 de octubre: la lucha sigue, hasta encontrarles.

*Foto de portada: Gabriel Martínez

Comparte
Autor Lado B
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”
Suscripcion