Lado B
Los territorios de Santiago Arau, una exposición que engloba a México
Santiago Arau expone su primera muestra individual en el Museo Amparo. Siete años de trabajo son capturados en fotografías que recorren diversos escenarios de México
Por Gene Cruz @
23 de septiembre, 2021
Comparte

Los sitios recónditos casi no existen. 

Todo ha sido previamente mapeado, 

pero aún son infinitas las miradas posibles

Sergio Rodríguez Blanco

Imágenes ostentan imponentes cráteres y cumbres, como la del Iztaccíhuatl, en grandes impresiones digitales a color; mientras, a sólo unos pasos de distancia, el volcán aparece todo en una fotografía de pequeño formato.

Viernes.png

De esta manera nos recibe la exhibición Territorios, planteando un interesante contraste: al tiempo que el detalle es ampliado —mostrando la magnificencia de estas concavidades topográficas—, la totalidad es reducida para volver más comprensible cómo estas montañas, que despiden gases y lava, yacen en el espacio.

La muestra, ubicada en el segundo piso del Museo Amparo, está compuesta por la obra del fotógrafo y cineasta mexicano Santiago Arau quien, desde el 11 de septiembre y hasta el 10 de enero del año próximo, comparte con el público un compendio de siete años de trabajo, durante los cuales retrató la biodiversidad, las crisis sociales, los desastres y la arquitectura de nuestro país.

museo-amparo-puebla-2.jpg

Foto: Museo Amparo Santiago Arau

La exposición está dividida en varias secciones. En la primera de ellas, Volcanes, El Chichón de Chiapas, El Paricutín de Michoacán y El Nevado de Toluca (“la cuarta montaña más alta de [la nación]”) visten la estancia. Entretanto, un video alusivo al terremoto del 19 de septiembre de 2017 se aprecia en la sala.

De forma documental, el video resume cómo iniciaría y finalizaría tan trágico día, reuniendo voces de locutores con imágenes de sitios que estaban intactos, pero que llegarían a la noche convertidos en ruinas, escondiendo entre sus escombros víctimas y sobrevivientes, cuyos gritos se oyen mientras la pantalla se funde de color negro, obligando al espectador a recordar (si es que vivió el siniestro) o a sentir como propio el terror, el dolor.

Ya sea presionando directamente el obturador de una cámara, o bien controlando drones, Arau —con su primera exposición individual— replantea “nuestra posición en el mundo”, inyectando curiosidad por conocerlo a fondo o desear descubrirlo en primera persona.

… Es la perspectiva del dron 

lo que transforma la ciudad en mausoleo

Vivian Abenshushan

La curaduría contextualiza las fotografías de Territorios con citas alusivas a los temas que se abordan en cada sección. Entre ellas relucen las de la escritora Vivian Abenshushan y las de Julia Carabias Lilo, investigadora de la Facultad de Ciencias de la UNAM. Así, el visitante pasa de advertir la tragedia en la capital, a atestiguar el usual dinamismo de las urbes en Ciudad.

museo-amparo-puebla-4.jpg

Foto: Museo Amparo Santiago Arau

Ahora, dos videos más, en esta ocasión un lento zoom out en ascenso y una grabación que yuxtapone fragmentos en alta velocidad, revelan, respectivamente, la exorbitante cantidad de basura que generamos y el frenético ritmo de vida que estimula semejante consumismo. 

Cerca de estas fotografías, una realizada con técnica de mosaico abona al tópico del consumo, enseñando una retícula en cuyos diminutos cuadrantes, si se observa con atención, se distinguen cabezas de ganado que, de acuerdo con Carabias, ocupan gran parte del territorio mexicano para satisfacer la demanda urbana de proteína animal, implicando un fuerte daño a los ecosistemas.

Puede interesarte: Por deforestación, la mariposa monarca podría dejar de migrar a México

Al recorrer esta misma sala, llama la atención un retrato del Joker (Guasón) en la Ciudad de México. Aquí, un hombre recargado al interior del tren metropolitano y ataviado con la vestimenta clásica del personaje, clava la mirada en quien se detenga frente a él. Esta fotografía de gran formato nos conecta inevitablemente a la película norteamericana que, en 2019 —mismo año en que fue tomada la fotografía—, nos mostró al villano en medio de una sociedad indolente e incluso promotora de la violencia, ambas características que se reflejan en nuestros días.

Características que se ven, en una toma aérea, en el Bordo de Xochiaca (Estado de México) y Ayotzinapa (Guerrero). Las fotos hablan por sí solas, remitiéndonos, la primera, al reto medioambiental y, la segunda, al caso de desaparición forzada —aún sin esclarecer— que ocurrió en la ciudad de Iguala de la Independencia a finales de septiembre de 2014. 

La exploración de México prosigue con fotografías de Fronteras, sección en la que nos reciben dos inmensos retratos: uno de un niño y otro de una niña, ambos de tez morena, procedentes de Ciudad Juárez y Ciudad Acuña. Mientras la pequeña esboza su sonrisa con el torso desnudo, las uñas pintadas de rojo y los brazos cruzados, el niño a su lado hace lo propio, cubierto con la capucha de una sudadera.  

En la frontera entre Estados Unidos y México 

existe un muro con una extensión de 1126 kilómetros que 

pasa por el Desierto de Sonora.

 Y más hacia el este hay estructuras de acero pesadas que 

cortan los largos kilómetros de extensiones de hierba 

como las marcas de un campo de batalla

Vivian Abenshushan

En otras imágenes, las líneas políticas que separan a nuestro país de Guatemala, al sur, y Estados Unidos, al norte, manifiestan su impacto en la percepción del espacio, distinguiendo colores, tipos de terreno y los peligros de la migración ilegal.

Arau aprovecha sitios como las dunas de Guerrero, el puerto de Sisal o Huitussi en Sinaloa, para ofrecernos obras abstractas. 

Así, el recorrido sigue con Pirámides, en donde Arau, con la vista aérea que domina, captura a la cultura maya, fotografiando las zonas arqueológicas de Yaxchilán, Calakmul, Chichén Itzá, Uxmal y Mayapán; ubica Monte Albán (cultura zapoteca) y localiza Cuicuilco (cultura mexica o tolteca) —prácticamente arrinconado por la dinámica citadina—, Teotihuacan —junto a su Calzada de los Muertos— y Paquimé, exponiendo su peculiar trazado como pocas veces se ha hecho.

La última sección, Pasado histórico, alberga, como un homenaje, nítidas fotografías realizadas por la “Compañía Mexicana Aerofoto, S.A.”, por ser una clara predecesora de Arau en su preocupación por reconocer desde los aires los puntos que integran nuestro país

Dichas imágenes vuelven evidente el cambio al que el hombre ha sometido su entorno, ya que no sólo demuestran el crecimiento urbano que Puebla, Veracruz, Oaxaca, Campeche y Ciudad de México han experimentado desde la década de los 30 ó 50, sino que exteriorizan la transformación del entorno natural, pues cumbres como la del Iztaccíhuatl (que nos había dado la bienvenida) han perdido casi la totalidad de la nieve que las cubría.

*Foto de portada: Museo Amparo Santiago Arau

Comparte
Autor Lado B
Gene Cruz
Suscripcion