Lado B
La calle es nuestra y la rueda también
En Puebla, colectivas de mujeres transitan las calles con sus bicicletas, rompiendo estereotipos y apropiándose de los espacios. El Colectivo FemCiclista Chikciwaj y la Colectiva Somos Fuego nos cuentan sobre las formas en la ejercen su activismo con la bicicleta
Por Allison Madrid Perry @allison_madrid
16 de julio, 2021
Comparte

Para muchas mujeres en Puebla, transitar en bicicleta por la calles no es únicamente un medio recreativo o método de transporte, es un acto político que rompe con ese constructo social patriarcal de que las mujeres no pertenecemos en el espacio público y que no tenemos la condición física para hacer actividades extenuantes. 

Jueves.png

En entrevista para LADO B, Yao del Colectivo FemCiclista Chikciwaj, comenta que desde el momento en que una mujer decide subirse a la bicicleta ya está rompiendo con paradigmas o estereotipos que nos hacen creer que las mujeres no podemos transitar solas.

Y agrega que andar en bicicleta “las transforma. Y transforma a la sociedad. Porque entonces al buscar la normalización del uso de la bicicleta entre las mujeres o al buscar la visibilidad de esto es como tú incides (…) Es la deconstrucción de la necesidad de llevar a un hombre para sentirse seguras”.

Por su parte, Bella Fiera, integrante de Somos Fuego (otra colectiva que acciona desde la bicicleta), hace eco de esta idea cuando expresa que la bicicleta es una compañera de vida que, más allá de transportarla de un lugar a otro, le permite ser autónoma y libre. 

“Con mi bici —comenta Fiera— respiro aire fresco, como que pongo más atención a todo lo que está a mi alrededor, como que soy. Me integró a la ciudad con ella, no sólo me transporta sino que me hace ser parte de [mi alrededor]”.

Un espacio para cuidarse entre todas

ECF3B9FB-C1B0-4587-910F-FFBE218AB1D6.jpeg

Foto: Marlene Martínez

El colectivo surge como una idea al aire en febrero de este año, durante un desayuno entre amigas después de rodar juntas. Y bien podría haber quedado ahí de no ser porque Yao decidió lanzar un post en un grupo de mujeres en Facebook que decía que quería «armar una colectiva de mujeres ciclistas para salir a rodar”.

Las solicitudes empezaron a llegar en masa hasta que de repente ya habían 400 mujeres en un grupo de Facebook y 50 mujeres activas dentro del colectivo. Hoy se autodefinen como un grupo de mujeres diversas que buscan el empoderamiento de la mujer a través de la bicicleta. 

Hacen rodadas cada domingo en diversas partes de la ciudad y, si bien son feministas, su activismo está más centrado en visibilizar y garantizar la seguridad de las ciclistas. 

Se escucha muy bonito, pero no es nada fácil. Para la tercera rodada (a inicios de marzo) una de las chicas fue atropellada por un sujeto que después huyó de la escena, “obviamente yo me sentí súper culpable —menciona Yao—. Fue una sensación muy, muy fea. Una sensación de rabia, de impotencia. Pasó una patrulla de pura casualidad y casi me le aviento para que parara; nos hicieron el favor de traer una ambulancia que llegó hora y media después pero, pues bueno, no sucedió nada [más grave]. (…) En mi mente pensé: ‘esto no se puede quedar así’ y de ahí arranqué y por eso dentro de la colectiva está esa otra línea del activismo”.

Esta necesidad las llevó a ayudar a configurar (de la mano de Somos Fuego y otros colectivos en Puebla)  la rodada masiva “Libera la Rueda”, que se realizó el 27 de junio y esperan replicar cada dos meses); a partir de esto se ha podido conformar el Consejo Ciclista Poblano (Cadena), desde el cual esperan ayudar a garantizar la seguridad de la comunidad ciclista en Puebla.

Te sugerimos leer: Libera la rueda: una rodada para visibilizar el transporte no motorizado

Y agrega: “siempre está el riesgo y siempre va una con miedo. O tal vez no miedo pero sí llevas esa idea plantada de: ‘hoy puede ser la última [rodada]’. (…) Por eso yo siempre les insisto a las chavas que deben conocer los reglamentos por cualquier situación, porque luego justo los de tránsito ni saben y tú debes saber que tu derecho es ir en el carril derecho completo”.

A falta de estos protocolos formales, las chicas de Chikciwaj utilizan herramientas para difundir los reglamentos, como una cuenta de Tik Tok desde la cual dan consejos para mujeres ciclistas. De igual forma esperan próximamente publicar un protocolo de emergencia para ciclistas.

Y es que el objetivo primordial es el empoderamiento de la mujer a través de la bici. Yao menciona que muchas mujeres llegan con miedo, queriendo traer al marido, al novio o al papá, siempre con la duda de que no van a aguantar el ritmo y que se quedarán varadas en algún lugar de la ciudad, no obstante, Yao asegura que este nunca es el caso, “aquí todas las que salen somos las que regresamos. Entre todas nos vamos cuidando”.

Para Yao el propósito de las rodadas es mostrarle a las mujeres que pueden salir solas y agrega: “El que tú de repente digas: ‘hoy voy a salir y me voy apropiar de mi carril’, claro, necesitas tener los ovarios bien puestos porque obviamente el carro de atrás te va a ir acelerando el motor, te va a ir gritando, se te van a cerrar con tal de joderte. (…) Pero entonces desde ese momento, es donde dices: ‘hoy se chingan’: el corazón va a mil, [estás llena de] euforia, adrenalina y te sientes Mujer Maravilla”.

Una herramienta para enajenarse del sistema

BE9F0796-1CCE-4AA2-A4AC-F37E550CB183.jpeg

Foto: Marlene Martínez

Por otro lado, también se encuentra la colectiva Somos Fuego. Marlin, su co-fundadora, cuenta que son un grupo trans incluyente que también integra a las infancias, y que se reconocen como “mujeres prietas y pobres, anticapitalistas y, si se puede, antirracistas”.

Al igual que las Chikciwaj, para Somos Fuego accionar desde la bicicleta es importante ya que históricamente ha sido un medio anticapitalista que representa la independencia para quien tiene la oportunidad de tener una.  

“Para nosotras —comenta Marlin— fue la herramienta que nos permitió enajenarnos un poquito del sistema. Poder movernos y sin gastar un peso, poder movernos sin que nos limiten, movernos para nuestros trabajos siendo madres, siendo estudiantes, etcétera”.

Nacen como colectiva hace dos años; sin embargo, no fue hasta el 6 de diciembre del año pasado que tuvieron la oportunidad de poner en práctica el proyecto de las rodadas durante la toma del Congreso en Puebla por parte de colectivos feministas. 

Te podría interesar: Hacia una nueva movilidad: privilegiar el uso de bicicletas y los traslados a pie

Y menciona: “las compañeras feministas nos acuerparon y apoyaron nuestro proyecto. Después vino la manifestación del 8 de marzo donde se integraron más de 30-35 morritas en bicicleta, lo cual sí hizo llorar bien fuerte nuestro corazón porque sentimos que vamos por buen camino”.

Recientemente accionaron en la Rodada Nacional “Morras para Morras”, un evento también significativo para visibilizar que hay mujeres que están tomando la bicicleta todos los días y merecen estar seguras.

Además de generar seguridad en el movimiento de las mujeres y disidencias ciclistas, el propósito de Somos Fuego también radica en compartir y generar vínculos y conocimientos con más personas. 

Es por eso que dentro de las mismas rodadas dominicales también han organizado  diversos talleres gestionados por las mismas integrantes, dentro de estos se encuentran: taller de alimentación consciente, stencil, canto, teatro, títeres, asistencia legal y también han realizado actividades como reforestación, parchado de llantas, picnics, modelaje, etcétera. 

“Visionamos a Somos Fuego como un espacio autónomo y de resguardo para las compas, nos miramos aprendiendo nuevas cosas entre todas y, desde luego, teniendo mejor y más condición para la bici, nos miramos recorriendo destinos más lejanos e integrando cada vez más y más chicas”.

Este es un sentimiento que Bella Fiera comparte al expresar: “yo sí sueño con una sociedad más amigable para las bicicletas, sueño con que cada vez la banda se vaya uniendo más, empiece a optar por este medio de transporte y haya más vialidades adecuadas para nosotros les ciclistas”. Porque, para ella, y su colectiva: “Rodar es resistir”.

***

Si quieres ingresar a la página de Facebook de Somos Fuego da click aquí

Si quieres ingresar a la página de Facebook del colectivo Chikciwaj da click aquí

 

*Foto de portada: Marlene Martínez

Comparte
Autor Lado B
Allison Madrid Perry
Suscripcion