Lado B
Rafael Pavlovich, ¿el enroque del despojo para minera Penmont?
El tío de la gobernadora de Sonora, Rafael Pavlovich, es acusado de haber falsificado, actas, firmas y sellos para despojar a ejidatarios y favorecer a la minera Penmont
Por Pie de Página @
20 de junio, 2021
Comparte

Kau Sirenio

Cuando la minera Penmont perdió el juicio con el ejido El Bajío, en 2015, apareció en la escena de despojo Rafael Pavlovich, tío de la actual gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich. Con documentos apócrifos que el Registro Agrario Nacional (RAN) hizo válidos, trató posesionarse de una parcela en el ejido. Así empezó la persecución en contra de los ejidatarios en Caborca, Sonora.

Whats.png

El presidente del comisariado Ejidal del ejido El Bajío, Javier Jesús Thomas González explica lo sucedido con el político sonorense:

“A nosotros, el RAN nos dificulta todo. Por ejemplo, el acta de asamblea falsa que Pavlovich presentó con firmas falsas, fechas falsas y sellos falsos, mal redactada. Pues esa sí la valida y registra; pero las actas de asamblea que presenta el ejido, no. Esto es una muestra de cómo la minera Penmont está en contubernio con el gobierno”.

Ejidatarios de El Bajío han enfrentado la inacción y complicidad de los funcionarios de la Procuraduría Agraria y el Registro Agrario Nacional. “Boicotean nuestras acciones en lo posible y en el Tribunal Unitario Agrario (TUA) número 28 de Hermosillo, Sonora, desfilaron ocho magistrados agrarios sin que hayan iniciado incidentes de ejecución de la sentencia”, explica Thomas González.

También puedes leer: 29 militares a juicio civil por ejecución de Damián Tercero

Para que Rafael Pavlovich se hiciera de 1 mil 824 hectáreas del ejido, presentó un acta de asamblea en la que supuestamente el ejido lo aceptó como ejidatario. Pero, “con ese documento tres ejidatarios fueron despojados de sus derechos con documentación y firmas falsas que el RAN dio por buenas”, asegura el comisariado ejidal.

 2014: Pavlovich llega al ejido

Rafael Pavlovich llegó al ejido en abril del 2014, de ahí empezó una ola de violencia en el desierto de Caborca. Mientras el magistrado del TUA 2, Benjamín Arellano Navarro, le otorgaba posesión de un predio de 1 mil 824 hectáreas de El Bajío.

Para 2016, ya con documentos avalados por el RAN y el TUA 28, Pavlovich Durazo denunció a los ejidatarios más visibles de El Bajío. Los acusó de  despojo agravado; ahí sí, en 14 días, la fiscalía de Sonora consiguió orden de aprehensión y encarceló a Erasmo Santiago Santiago, Simón Santiago, Baldomero Santiago y Raúl Ibarra de la Paz.

“El RAN solo hace una función, la de registrar actos jurídicos y resguardo documental cuando así le conviene. Pero, cuando queremos registrar nuestras actas, no las reciben. Buscan hasta el más mínimo detalle para no recibirlas; nos retrasa la impresión y entrega de certificados, nos obstaculiza y dificulta cualquier trámite. Sin embargo, no hizo eso con el acta falsa que le presentó Pavlovich; ni siquiera porque no llevaba ni una sola firma auténtica, pero, la validó”. Así lo resume Javier Jesús Thomas González.

Testaferros, actas falsas, asambleas falsas

Rafael Pavlovich presentó en el RAN un acta falsa donde el ejido acepta como ejidatario y a un testaferro de nombre José María Delgado Trujillo. “La aceptación es requisito primordial para que el RAN lo inscriba como ejidatario. Solo si el ejido lo acepta y los presentes firman el acta. Pero como ni lo conocemos, mucho menos lo aceptaríamos. Fue que hizo esa acta de asamblea apócrifa y falseó firmas de todos los ejidatarios y el comisariado ejidal. Esa asamblea nunca se realizó, no existió”.

Agrega el presidente del comisariado ejidal:

“El RAN sabiendo que era falsa, que las firmas no coincidían con las de la directiva, ni los sellos eran iguales a los del ejido, la dio por buena para inscribirlo como ejidatario y expedirle certificados parcelarios”.

Continuar leyendo en Pie de Página

*Foto de portada: Alexis de la Cruz 

Comparte
Autor Lado B
Pie de Página
Diseño sin título

INSOMNE REBELDE

CANIJO CONEJO

Relacionadas
Suscripcion