Lado B
Chimpancés y humanos comparten un ancestro común que vivió a finales del Mioceno
Un estudio con participación española ha revisado los principales descubrimientos sobre los orígenes de los homínidos desde los trabajos de Darwin hace 150 años
Por Agencia SINC @
06 de mayo, 2021
Comparte

Eva Rodríguez

Para entender los orígenes de nuestro linaje es necesario reconstruir la morfología, el comportamiento y el entorno del último ancestro común entre los humanos modernos y otros simios. Sin embargo, no hay consenso científico sobre las posiciones filogenéticas de los diversos y ampliamente distribuidos simios del Mioceno.

Estos simios fósiles suelen estar en el centro del debate, ya que algunos científicos descartan su importancia en los orígenes del linaje humano (los «homininos») y otros les confieren un papel estelar en la evolución.

Según un estudio publicado en la revista Science, estos restos prehistóricos pueden informarnos sobre aspectos esenciales de la evolución, incluida la naturaleza de nuestro último ancestro común: una especie de simio diferente a cualquiera actualmente viva.

Los investigadores revisaron las teorías principales sobre el origen del linaje humano en el Mioceno, así como el rol evolutivo de los simios de ese período, desde la publicación de “El Origen del Hombre” hace 150 años (Darwin, 1871). El trabajo incluye descubrimientos en los campos de la anatomía comparada, paleontología, geología, genética, métodos filogenéticos y morfología funcional, entre otros.

También puedes leer: Por qué el dedo gordo del pie fue el último en evolucionar cuando nos volvimos bípedos

“Toda especie extinta es una ventana al pasado. Chimpancés y humanos comparten un ancestro común que vivió hacia finales del Mioceno. Para inferir como era este último ancestro común entre simios y humanos es esencial entender cómo eran los simios que vivieron antes de la divergencia”, dice a SINC el paleontólogo español Sergio Almecija, del Museo Americano de Historia Natural, que lidera la investigación. En el estudio también participa el del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont y el Instituto Tecnológico de Nueva York (EE UU).

Descifrar el origen de nuestro linaje 

Hay dos enfoques principales para resolver el problema de los orígenes humanos: el “descendente”, que se basa en el análisis de los simios vivos, especialmente los chimpancés; y el «ascendente», que da importancia al árbol más grande de los simios, en su mayoría extintos.

De esta forma, algunos científicos suponen que los homínidos surgieron a partir de un antepasado que caminaba con los nudillos, parecido a los chimpancés. Otros sostienen que  fue a partir de un ancestro más parecido, en algunos rasgos, a parte de los extraños simios del Mioceno.

«Darwin especuló que los humanos se originaron en África a partir de un ancestro diferente de cualquier especie viva. Sin embargo, se mantuvo cauteloso dada la escasez de fósiles en ese momento», explica Almécija.

 

Continuar leyendo en Agencia SINC

 

*Foto de portada: El último ancestro común de chimpancés y humanos representa el punto de partida de la evolución humana y de los chimpancés. Los simios fósiles desempeñan un papel esencial a la hora de reconstruir la naturaleza de nuestra ascendencia / Foto:  © Christopher M. Smith

 

Comparte
Autor Lado B
Agencia SINC
Suscripcion