Lado B
Army of the Dead: zombies + Snyder= ¡El hijo pródigo ha regresado!
Por Héctor Jesús Cristino Lucas @
27 de mayo, 2021
Comparte

Mientras algunos esperaban con locura que Zack Snyder estrenara su corte personal de la famosa Justice League —aquella película de 2017 que intentaba unir a los superhéroes más famosos de la DC pero que tras un accidente familiar no pudo concretarse dejándole el resto del trabajo a Joss Whedon—, con una ola de fanáticos que gritaban al unísono: #ReleaseTheSnyderCut! y que ahora se ha vuelto #ReleaseTheSnyderverse… yo, junto a otros cinéfilos de pacotilla, esperábamos realmente que regresara a sus orígenes. 

Viernes.png

Esperábamos que volviera a donde la magia comenzó, luego de que se anunciara, casi a principios del 2020, que Snyder volvería incursionar al peliagudo cine de terror.

Pese a que ahora es alabado por sus adaptaciones de cómic, con películas como Man of Steel (2013) y Batman V Superman (2016), o grandes obras maestras de la novela gráfica, como su polémica Watchmen (2009) o su sangrienta 300 (2006)… Snyder en realidad comenzó su carrera en 2004 con una película de horror. Pero no cualquier película de horror. 

Sino con un remake de una cinta de zombis de 1978, del famoso George A. Romero: Dawn of the Dead.

Una trepidante propuesta cinematográfica que optaba por tomar los mejores elementos del cine del padre de los muertos vivientes, pero modificándolos al nuevo siglo. Aún conservando la interesante crítica del consumismo de la cinta original, pero cambiando al monstruo torpe y lento por una veloz máquina de matar.  ¿El resultado? Todo un hito en el cine de género, una de las mejores películas de zombis de todos los tiempos y un envidiable éxito tanto en crítica como en taquilla. 

Además de que su propuesta, así como lo hizo 28 Days Later (2002) de Danny Boyle, sirvió como pieza indispensable a la hora de volver avivar el subgénero —que estaba muriendo en esos momentos— para ponerlo en marcha nuevamente. Un remake según algunos, que resultaba ser mil veces mejor que su versión original.  

Para la crítica de aquellos años, Zack Snyder estaba destinado al éxito absoluto en el cine de terror. Pero eso sería quedarse demasiado corto para una joven promesa como él. En su cabeza, seguro que se repetía constantemente que tenía tanto talento como para dominar cualquier género que se propusiera. Y así fue. Desde entonces, abandonó el cine de zombis; el apabullante cine de horror, para convertirse en una leyenda de los grandes blockbusters de acción y aventura, que si bien, convencen a muchos ñoños vírgenes como yo, a veces la crítica suele ensañarse injustamente con él.

No obstante, queridos padawans, seamos sinceros… todos lo extrañábamos. Todos esperábamos que volviera. Y luego de tantos años el sueño guajiro de volver a verlo tras las cámaras dirigiendo otra película de muertos vivientes a la Romero; dirigiendo una avalancha de gore y vísceras como en los viejos tiempos… ¡se volvió en toda una realidad!

Como si de la noche a la mañana Peter Jackson se propusiera a dejar aquel icónico legado que ganó tras adaptar con éxito la famosa trilogía de Lord of the Rings, para volver a dirigir una Bad Taste (1987) o una Braindead (1992), justo como dictaban sus orígenes. 

Damas, caballeros, cualquier otro género no binario que esté leyendo esto: ¡Snyder ha regresado! Publicad esto en primera plana, LADO B: ¡Zack fucking Snyder está otra vez en el negocio! Olvidaos su pretenciosa versión de Justice League (2021) con slow motion exagerado y salchichas voladoras. ¡El hijo pródigo ha regresado!

Army of the Dead (2021), producida por la plataforma Netflix, es la nueva película de aquel hombre destinado al éxito absoluto en el cine de género. Una cinta de zombis —¿de qué otra cosa pudiera ser?— con acción, aventuras y una avalancha exquisita de gore como bien dicta el legado de Romero. Sin embargo, hay algo mucho más interesante detrás de todo esto.  

Regresemos un momento al 2004. Resulta que con el éxito instantáneo de Dawn of the Dead, la Universal Studios pretendía crear una secuela directa que nos contara el origen de la pandemia a través de una nueva aventura con nuevos personajes. Un salto de varios años en el tiempo para narrarnos qué diablos sucedió después de los acontecimientos vistos en la primera cinta. 

Y aunque el guion se escribió, con la idea de una probable saga en un universo repleto de muertos vivientes, la Universal terminó por rechazarlo ya “que pudiera considerársele grotesca y ofensiva” debido a algunas ideas desarrolladas en el primer borrador. Como, por ejemplo, que los zombis alcanzaran cierto nivel de inteligencia como para poder reproducirse a través de la violación de mujeres vivas.

Army of the Dead (2021) es una película que recupera algunos esbozos del guion original. Eliminando por supuesto ciertas escenas que pudieran caer en el escándalo mediático y fungiendo a su manera como un nuevo universo que poco o nada tiene que ver con aquella Dawn of the Dead (2004).

Y aunque tantas críticas positivas han surgido tras su estreno en plataforma —e incluso en algunos cines de Estados Unidos— la pregunta del millón sería: ¿Lo está consiguiendo? ¿Este es realmente el espectacular regreso de Snyder al cine de zombis que tanto habíamos esperado? 

Bueno… la verdad es que sí. O al menos, eso parece. 

Snyder, para sorpresa de muchos, hace borrón y cuenta nueva con el único fin de crear toda un universo —con nuevas entregas y hasta una serie animada— que pudiera reavivar el subgénero del zombi justo como lo hizo a inicios de nuestro siglo. Y porque ya a nadie le parece entretenida una historia de cadáveres andantes que buscan hambrientos los cerebros de los vivos, era casi necesario mejorar la fórmula y hacerla evolucionar. 

Army of the Dead: zombies + Snyder= ¡El hijo pródigo ha regresado!

Fotograma de Army of the Dead (2021) / Foto: Netflix

Una propuesta que si bien, no es nada fresca ni original, sí resulta bastante funcional a la hora de abordar el subgénero. Y más aún cuando se propone a juguetear con la cosmogonía clásica de Romero para seguir su propia vertiente, justo como lo hizo con Dawn of the Dead (2004) en su momento, cambiando al zombi lento por el rápido y rediseñando las típicas historias apocalípticas de siempre. 

Señores, hoy en día ocurre lo mismo. Army of the Dead no es una película apocalíptica tampoco. Es una cinta distópica. Y estos, no son los típicos zombis torpes de siempre. Mejor aún, no los típicos zombis torpes RÁPIDOS de siempre. 

Esta es una aventura de mercenarios en busca de un gran motín pedido en Las Vegas, ya que el brote zombi no trascendió a pandemia mundial y quedó resguardada de manera meticulosa en ese sitio. Lo que nadie sospechaba es que mientras la humanidad hacía su vida, las criaturas come carne también estaban haciendo la suya. 

Lo sé, el argumento suena familiar. Hubo quien comparó la premisa de esta película con la de Train to Busan 2: Península (2020) e incluso quienes le llamaron “plagio descarado” sin saber que el guion ya estaba escribiéndose desde el año 2004. Por lo que debemos asegurar, para infortunio de los detractores, que esta no es una copia barata ni mucho menos. 

También puedes leer: Train to Busan 2, exploitation más allá de lo tolerable

De hecho, Army of the Dead parece más una suerte de Escape From New York (1981) de John Carpenter —con leves pinceladas de Land of the Dead (2005) de Romero— que una versión descafeinada de la película de Yeon Sang-ho. Solo que, en lugar de asesinos y prisioneros psicóticos, son zombis inteligentes, que han aprendido a comunicarse, los que resguardan este reino de pesadilla.

Nada menos que una gloriosa película llena de entretenimiento desbordante, acción de la más alta categoría y violencia clasificación R como bien definen las verdaderas películas de muertos vivientes. ¡Al carajo World War Z (2013) con todo y su Brad Pitt! 

Luego de tantos años, es impresionante saber que Zack Snyder —el amado por muchos, el odiado por otros— debe bajar de su pedestal para dar cátedra absoluta al género y demostrarles a todos cómo diablos se hacen las buenas películas de zombis.

No obstante, no todo en la vida es perfecto y al igual que estos malditos cadáveres, creo que no es válido perder la cabeza. Army of the Dead (2021) no es ni de cerca lo mejor que se haya hecho en los últimos años en materia de horror y tampoco creo que sea superior a su ópera prima. Me sigo quedando con Dawn of the Dead (200) y por mucho.

De hecho, comete el mismo error que su propia versión de Justice League: es grosera e innecesariamente larga. Casi dos horas y media de cháchara redundante pretendiendo desarrollar personajes y establecer un nuevo universo que si bien te hace sentir que se toma en serio a sí misma… en algún momento llega a ser cansina y hasta pretenciosa. Como si la larga duración de la cinta fuera una prueba fehaciente de que veremos una obra maestra o algo así. 

Y hablando de personajes, he de decirles que el nuevo team de mercenarios en esta misión de pesadilla está bastante conseguido. Cada uno con personalidad y habilidades clave que servirán de maravilla para el desarrollo de la trama. 

El problema empieza cuando los protagonistas de la misma, por un lado, Dave Bautista como Scott Ward —un asesor para el gobierno de los Estados Unidos— y Ella Purnell como Kate Ward —la adolescente rebelde con un profundo resentimiento hacia la figura paterna—, padre e hija en esta patética historia —sobre todo ellos—, son terriblemente malos a la hora de demostrarnos que se tienen afecto. 

No pretendo juzgarlos como actores —aunque siempre han dejado mucho que desear— pero en verdad que no puedo creerles absolutamente nada. En materia de actuación, Tig Notaro como Marianne (la piloto), Matthias Schweighöfer como Ludwing (el cerrajero), Omari Hardwick como Vanderohe e incluso nuestra paisana Ana de la Reguera como María Cruz —que por suerte no muere al principio de la película como otros latinos que no quiero mencionar— hacen un mucho mejor trabajo y es más fácil empatizar con ellos que con nuestros dos protagonistas principales. ¡Y por mucho!

Army of the Dead: zombies + Snyder= ¡El hijo pródigo ha regresado!

Fotograma de Army of the Dead (2021) / Foto: Netflix

Ya podrán imaginarse el nivel de disparidad en cuanto emociones que provoca esta cinta. Algo que por supuesto Dawn of the Dead (2004) manejaba de maravilla entregándonos excelentes actuaciones en sus respectivos giros de tuerca. Pero ya sabes lo que dicen. No puede tenerse todo en esta vida. 

Luego, habrá quienes digan que otro de sus puntos débiles son sus enormes lagunas argumentales. Ya que el origen de este nuevo virus, aunque es mencionado en un punto, poco o nada se desarrolla al respecto. E incluso, existen escenas extrañas donde hay fetos luminosos o zombis que en realidad no son zombis sino… ¿robots?

Las razones de no contestar tantas preguntas es que la cinta está pensada para ser apenas el primer eslabón de toda una saga. Y viendo el éxito que está cosechando esta primera parte, la posibilidad de una nueva entrega —que de hecho se ha confirmado será una precuela— ya se está barajeando ahora mismo. Sea como sea, es una película modestita y lo suficientemente entretenida como para pasar un domingo de lo más fascinante. Eso sí que te lo puedo asegurar.  

Yo me quedo con la grandeza de Snyder a la hora de tratar con el subgénero zombi. ¡Aún conserva el fucking toque y estilo! Luego de que la industria parece haberlo contado todo acerca de estas criaturas. Después de ningunearlas y abandonarlas en el olvido… este hombre las eleva de categoría y las deja justamente en la cima donde en realidad pertenecen.  

Aquí, los paralelismos simbólicos con la mitología griega no son gratuitos. Ver a estas criaturas en un casino de Las Vegas de nombre ‘Olympus’ y que el líder de todos ellos sea un poderoso zombi con fuerza descomunal llamado Zeus, cabalgando sobre un caballo y con una reina a su lado, es de lo más poético que he visto en mucho tiempo en cuanto películas de este tipo: los verdaderos dioses contemplando las ruinas del viejo mundo, para hacerse uno nuevo. Los verdaderos dioses del cine de horror.  

Y no me hagan mencionar la fascinante escena que tiene ese tigre cadavérico devorando al pobre “antagonista” de la cinta y que recuerda a grandes clásicos de la serie B donde mezclaban animales con muertos vivientes. Como aquella mítica escena de Zombi 2 (1979) donde una de estas criaturas —interpretado por nada menos que Ramón Bravo, autor de ‘Tintorera’— tenía una lucha a muerte versus un tiburón bajo el océano.  

Mirad que le compite sin ningún problema con aquella fascinante escena de The Revenant (2015) en la que Leonardo DiCaprio se enfrentaba a una mamá oso. Sí, sí. El tigre se ve demasiado falso. Sí, sí. Un horrible CGI que te cagas. Pero en The Revenant tampoco es que se haya visto demasiado realista que digamos. Y mirad que se llevó muchos Oscares.

Army of the Dead (2021), aunque hace malabares asombrosos por hacer una película humana repleta de trasfondo y profundidad al puro estilo de George A. Romero, irónicamente debe ser alabada mejor por la técnica, que por su mensaje. Por su  fotografía deslumbrante y por sus zombis inteligentes más que por sus actuaciones. 

Y aun así. Aun frente a sus enormes flaquezas que se regodean con cinismo frente a la pantalla y que nos recuerdan que todo en el cine de muertos vivientes ya parece haber sido contado, logra quedar quizá no como lo mejor del subgénero, pero sí como lo mejor que ha hecho Snyder luego de muchos años. Incluso luego de su interesante, aunque olvidable, faceta en cintas de superhéroes.

Esto es Army of the Dead, queridos padawans. La fórmula efectiva que tanto ansiábamos volver a ver:

Zombies + Snyder= ¡El hijo pródigo ha regresado!

Sinopsis: 

“Un grupo de mercenarios decide llevar a cabo el mayor atraco que jamás se haya realizado en la ciudad de Las Vegas justo después de que se produzca una epidemia de muertos vivientes. Para ello tendrán que adentrarse en una zona de cuarentena, con los riesgos que ello conlleva.”

Comparte
Autor Lado B
Héctor Jesús Cristino Lucas
Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com
Suscripcion