Lado B
Cardumen Lab: un antídoto audiovisual contra el racismo en México
Cardumen Lab tiene el propósito de explicar los mecanismos del racismo sistemático que afecta, especialmente, a las comunidades afromexicanas, y al mismo tiempo propone reflexiones sobre cómo combatirlo
Por Gustavo Escalante @fumandoplanetas
22 de abril, 2021
Comparte

Con el propósito de ser un espacio para la creación artística y la difusión de proyectos con enfoque antirracista e inclusivo nació hace cinco años el proyecto Cardumen Lab, una comunidad virtual fundada por el cineasta afromexicano André Lo Sánchez, a la que se han sumado más de treinta artistas de distintas disciplinas

Viernes-1.png

La idea inicial del proyecto fue unir el talento de distintos artistas para crear una comunidad donde, con total libertad, se pudiera experimentar con ideas creativas—a manera de un laboratorio—, para posteriormente llevarlas a cabo con la participación de toda la comunidad. El objetivo era unir distintos talentos a fin de crear un todo más grande, así como sucede con los cardúmenes de peces, contó el fundador del proyecto a LADO B. 

Cardumen Lab se dedica a producir proyectos audiovisuales de carácter artístico, pero también se ocupa de promocionar el arte a través de las redes sociales, especialmente aquel hecho por artistas afrodescendientes, de igual forma busca visibilizar a las comunidades afromexicanas, cuestionar el racismo sistemático que impregna nuestra sociedad y promover redes de apoyo para la generación de nuevas ideas entre artistas.

Con cortometrajes, documentales, series fotográficas, videoreseñas sobre arte y productos de entretenimiento, un podcast y recientemente un canal de videos en Tik Tok acerca del racismo, Cardumen Lab muestra que en nuestra sociedad existen asuntos por resolver respecto a la segregación racial y la inclusión. 

A decir del director del proyecto, en la cotidianidad de las y los mexicanos no se reconoce que existen prácticas racistas que ponen en desventaja a ciertos sectores de la población, como las comunidades afrodescendientes, de ahí la importancia de trabajar los proyectos de Cardumen con un enfoque antirracista. 

El mestizaje como disfraz del racismo

Cardumen Lab

Foto: cardumenlab | Instagram

André Lo Sánchez afirma que el racismo en México está disfrazado por un discurso de estado-nación basado en el mestizaje, que sostiene la idea de que la sociedad debe ser entendida como algo homogéneo —pues al creer que todos somos mestizos se niega la existencia de la diversidad étnico-racial— y no como un todo diverso.

A través de chistes sobre el color de la piel, estereotipos asignados a las personas afrodescendientes, frases dogmáticas como «trabajar como negro», discursos audiovisuales que niegan la existencia de las personas de color, modelos aspiracionales basados en arquetipos de belleza blanca y actitudes discriminatorias, se esconden prácticas racistas que atraviesan todas las esferas de la vida cotidiana

Los elementos anteriores se han normalizado y conforman un racismo sistemático —es decir, que penetra en todo nuestro sistema social— que se refleja en relaciones de poder verticales basadas en la idea de que hay personas superiores a otras por su color de piel; dichas prácticas generan violencia y opresión hacia grupos vulnerables, afirma André Lo Sánchez. 

También podría interesarte: América Latina y el Caribe arrastran en silencio su racismo

Al respecto, en México, el 56 por ciento de las personas afromexicanas opinan que sus derechos no son respetados, según datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis) 2017 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en colaboración con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En el estado de Puebla el panorama también es desfavorable, pues, según la Enadis, esta es la entidad donde más prevalece la discriminación en razón de tono de piel, manera de hablar, aspecto físico, forma de vestir, sexo, edad y orientación sexual; le siguen los estados de Colima, Guerrero, Oaxaca y Morelos. 

El racismo sistémico afecta a todos los grupos sociales que estén fuera del canon establecido por el discurso del mestizaje y por la supremacía del color de piel. Estos sectores se vuelven ajenos y periféricos a un sistema que busca directa o indirectamente suprimirlos mediante prácticas discriminatorias.

Quizás te interese leer: América Latina debe reforzar derechos de sus afrodescendientes

Visibilizar a las personas afromexicanas es reconocer su existencia. En este ámbito se están logrando avances sustanciales, como la inclusión de la categoría de autoadscripción como persona afromexicana en el Censo de Población y Vivienda 2020 del Inegi y el reconocimiento constitucional de los pueblos afromexicanos, pero el camino para intervenir el problema apenas comienza, por ello Cardumen Lab apuesta por la difusión de arte e información que contribuya a avanzar en las soluciones.

Desaprendiendo el racismo en YouTube y Tik Tok

Cardumen Lab

Foto: Cardumen Lab | Facebook

Desde videos sencillos pero precisos para señalar prácticas discriminatorias difundidos en Tik Tok, hasta documentales que retratan la historia de vida de las personas afromexicanas, Cardumen Lab apuesta por el formato audiovisual para combatir el racismo.

André Lo Sánchez afirma que los contenidos audiovisuales son una gran oportunidad para educar a la población interesada en desaprender el racismo o en conocer sobre la diversidad que hay en nuestro país; no obstante, comenta, esta responsabilidad le corresponde al Estado, no a la comunidad afromexicana, que a falta de herramientas educativas provistas por las instituciones públicas —como libros de texto que hablen de la historia negra y la diversidad— ha tenido que asumir el rol de educar.

El proyecto más reciente de Cardumen Lab es una especie de antídoto audiovisual para hacer frente al racismo llamada «El kit básico antirracista», un video que explica la esencia del racismo, los métodos por los cuales se ha normalizado, sus consecuencias y una serie de herramientas para combatirlo.       

El director de Cardumen Lab considera que hay tres herramientas fundamentales —explicadas en el kit— para hacer frente al racismo: la visibilización, la empatía y el cuestionamiento.

Ser empáticos con las causas de las demás personas conlleva entender sus luchas, pero también tomar conciencia de la situación de vida de cada persona y tratar de entender desde la individualidad del otro, sin reducirlo a una categoría racializada.

También puedes leer: La lucha de las mujeres en el movimiento afromexicano

El cuestionamiento es un proceso complejo que inicia con uno mismo y que se expande hacia el exterior, compartió con LADO B André Lo Sánchez, pues para el artista antes de poder cuestionar al sistema debemos aprender a cuestionarnos como personas, cuestionar nuestras acciones y sus consecuencias, nuestros comportamientos. 

Cuando uno se cuestiona «comienza a tener un poco más claro quién es y qué desea de la vida y cómo se desea manejar ante ella», explica Lo Sánchez. El cuestionamiento interior nos permite cuestionar la información que nos llega del exterior, los mensajes audiovisuales, la publicidad, los discursos, las opiniones y, a partir de ahí, hacer un análisis de las implicaciones que tienen los mensajes que recibimos y las narrativas que los sustentan.

El ejercicio del cuestionamiento constituye el eje fundamental del contenido de Cardumen Lab en YouTube, pues es la plataforma donde difunden una serie de reseñas sobre productos artísticos y de entretenimiento, dedicadas a visibilizar las creaciones de las y los artistas afrodescendientes y también a cuestionar las representaciones mediáticas que se hacen de las comunidades y personas afro.

Trascender el discurso de la visibilización

Representar a las comunidades afromexicanas es incluirlas, pero la representación no debe quedarse estancada en una imagen de vulnerabilidad, explicó el artista afromexicano, más bien debe tender hacia una imagen empática que comunique más allá de los problemas que afectan a las comunidades racializadas; la representación debe aprender a contar las historias de las personas negras, pues contar las historias va más allá de contar los problemas.

Respecto al reto que implica trascender el discurso de la visibilización, los medios masivos de comunicación juegan un rol importante, pues los mensajes que transmiten generan un impacto en la realidad que representan a sus audiencias, por tal motivo los medios deben aprender a representar con responsabilidad y nosotros debemos aprender a cuestionarlos, indicó el director.

El próximo proyecto de Cardumen Lab pretende trascender el reto de contar historias sobre las personas afrodescendientes, y será un largometraje impulsado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y el «Fondo Miradas 2021» creado por la organización de cine Ambulante y Netflix.

El filme que llevará el nombre «Las historias de mi gente» seguirá la historia de seis jóvenes afrodescendientes que residen en México, ellos contarán cómo tejen sus sueños, luchas e identidades en un país que evita hablar de racismo, discriminación y exclusión. Se espera que el largometraje se estrene a finales de año.

***

Puedes conocer el trabajo de Cardumen Lab en sus redes sociales en Facebook, Instagram, YouTube, Twitter y Tik Tok.

Si te interesa saber más sobre cómo combatir el racismo puedes revisar el Kit Básico Antirracista que elaboró Cardumen Lab.

 

*Foto de portada: cardumenlab | Instagram

Comparte
Autor Lado B
Gustavo Escalante
Entusiasta del periodismo, buscador de nuevas historias.
Suscripcion