Uso temprano de antivirales universales podría reducir la incidencia de COVID-19
Aplicando un modelo computacional, investigadores españoles han simulado cuál sería el impacto en la pandemia con el uso temprano de antivirales, una vez se disponga de éstos en las farmacias
Por Agencia SINC @
15 de noviembre, 2020
Comparte

Un grupo científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) han desarrollado un modelo computacional que simula cuál sería el resultado del uso temprano de antivirales contra el COVID-19, una vez se disponga de ellos en las farmacias.

Los resultados, publicados en la revista Chaos, Solitons & Fractals, son concluyentes: estos medicamentos ayudarían a reducir significativamente la incidencia del virus y a evitar un colapso del sistema de salud.

“Hasta que se encuentre una vacuna eficaz, es necesario seguir cumpliendo estrictamente con las medidas de seguridad como mascarillas, distanciamiento social, higiene de manos, etc. Además, el uso de antivirales apropiados podría ser una buena opción para aliviar los síntomas, controlar la gravedad y prevenir la transmisión”, explica José María Benlloch, director del Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular (I3M), centro mixto de la UPV y el CSIC.

También puede interesarte: ¿Y si los animales salvajes se contagiaran de coronavirus?

Para llegar a estos datos, investigadores desarrollaron un modelo de red aleatoria computacional para estudiar la dinámica de transmisión del COVID-19 en España, aplicándolo posteriormente a la simulación de varios escenarios en los que se dispondría de antivirales eficaces, accesibles y baratos.

“Afortunadamente, hay muchos candidatos de antivirales identificados por varios grupos de investigación de todo el mundo que podrían cumplir esas condiciones que nosotros hemos llamado democráticas, que permitirían un acceso universal a estos medicamentos”, apunta Benlloch.

Sin antivirales, el pico más alto será en noviembre

Autores del estudio, analizaron cuál sería la evolución de la curva de la pandemia en cuatro escenarios diferentes. En el primero de ellos, simularon la incidencia del virus sin disponer de un antiviral universal, es decir, la situación actual. En este caso, el modelo computacional muestra que el número de contagios seguirá creciendo durante noviembre, hasta alcanzar su pico hacia finales de mes. Mientras, el número de personas hospitalizadas seguiría creciendo hasta los primeros días de diciembre; y el número de muertes por coronavirus hasta principios de 2021.

“Estas simulaciones las llevamos a cabo en el mes de junio y desgraciadamente, la realidad está confirmando los resultados que obtuvimos en ella. Y si la tendencia continúa, para los últimos días de este mes y principios de diciembre las cifras son preocupantes. De ahí la importancia de insistir, desde todos los ámbitos, en que la responsabilidad de todos para no alcanzar estos datos es clave”, señala Rafael Villanueva, investigador del Instituto de Matemática Multidisciplinar (IMM) de la UPV.

 

Continuar leyendo en Agencia SINC

*Foto de portada: Pixabay

Comparte
Agencia SINC